Aceite vegetal hidrogenado – Diccionario de aditivos alimentarios

El aceite vegetal hidrogenado es un aceite de una dureza muy elevada, muy similar a la cera, que se consigue mediante la adicción de tanto hidrógeno como sea posible en el núcleo de las moléculas de grasa. Para obtener una consistencia más manejable, los fabricantes suelen ablandarlas con grasas líquidas no hidrogenadas.

Podemos encontrarlo también como aceites vegetales hidrogenados o grasas vegetales hidrogenadas. A pesar de no tener ningún valor nutricional, se siguen utilizando en varios alimentos porque con este ingrediente aumentan su longevidad y no tienen un sabor grasiento o aceitoso, además de ser un componente barato.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Aceite vegetal hidrogenado. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en multitud de productos horneados, comidas preparadas, margarinas, patatas fritas, helados o palomitas de maíz para microondas.

Como ejemplo de inclusión del aceite vegetal hidrogenado, podemos encontrarlo en los populares Donuts y muchos de los productos de la compañía Panrico y en las no menos conocidas barritas con chocolate Huesitos.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Aceite vegetal hidrogenado - Huesitos

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Aceite vegetal hidrogenado. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

En teoría, los aceites totalmente hidrogenados, al contrario de los parcialmente hidrogenados, no debieran contar con grasas trans. Pero el proceso de hidrogenización no es perfecto, lo que significa que las grasas trans van a estar presentes en pequeñas cantidades en el aceite vegetal hidrogenado.

La aparición de estas grasas nos lleva a aumentar nuestros niveles de colesterol y triglicéridos, lo que podría desencadenar en desarrollar enfermedades vasculares como hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y arteriosclerosis. Se ha demostrado que el consumo de grasas trans es perjudicial para la salud y se recomienda su total eliminación de nuestra dieta o proceder a una reducción de las mismas.

Además es curioso que, desde el 2006, la FDA requiera etiquetas visibles en nuestros alimentos en los que se indique el contenido de grasas trans cuando contienen aceites vegetales parcialmente hidrogenados pero que pueden ser etiquetados como “cero grasas trans” si la cantidad es inferior al 0,5 por ciento del producto total.

Supongo que con todo esto ya lo habréis adivinado, pero nuestro consejo es el evitar el aceite vegetal hidrogenado siempre que nos sea posible. Muy especialmente en los casos de personas con altos niveles de colesterol o de triglicéridos o aquellos que tengan alguna dolencia cardiovascular.

[/symple_box]

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Camila Bosco dice:

    Así es… lamentablemente hay que tener cuidado con lo que consumimos, actualmente en la mayoría de las golosinas encontramos este tipo de aceites y uno no se da cuenta… se las damos a los niños… hay que informarse!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR