Carragenanos – Diccionario de aditivos alimentarios

Un espesante, estabilizante y emulsionante extraído de algas marinas. El nombre de carragenanos en plural se debe a que son una mezcla de polisacáridos. A poco que miréis en vuestra despensa o nevera, seguro que encontráis algún producto que incluya carragenanos, ya que es muy complicado evitarlos.

Los carragenanos aparecen en las etiquetas de nuestros alimentos como carragenano, carragenina, o el código asignado a este producto en la Unión Europea E-407. Incluso algunos fabricantes intentan ocultarlos bajo la denominación de algas Eucheuma transformadas, ya que la procedencia de los carragenanos es de varias familias de algas rojas marinas. Con esto nos aseguramos que su origen es natural, pero, como comprobaremos más adelante, no nos asegura el ser seguro y/o saludable.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Carragenanos. Dónde encontrarlos

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en gelatinas, mermeladas, helados, yogures, salsas, pasteles, productos cárnicos y batidos.
Dos claros ejemplos de productos que incluyen carragenanos los tenemos en los helados Nestle Gold o Ben & Jerry’s.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Carragenanos - Nestle Gold

Carragenanos. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

En estudios efectuados sobre animales, se ha comprobado que el carragenano produce úlceras, inflamación del colon y cánceres digestivos. Sin embargo, estos estudios han sido realizados con los denominados carragenanos degradados, que son aquellos que se han tratado con calor y químicos y que se utilizan en un porcentaje ínfimo en la industria por estar extremadamente restringidos en muchos países.

Sin embargo, un estudio de la Universidad de Iowa concluyó que incluso los carragenanos que no están degradados (que son los utilizados en la industria alimentaria) podrían convertirse en carragenanos degradados en el sistema digestivo humano.

Es curioso que, tras desaconsejar la OMS (Organización Mundial de la Salud) su inclusión en alimentos infantiles, lo podamos encontrar tan fácilmente en un producto tan consumido por los niños como es el helado. Recomendamos evitarlos siempre que sea posible, algo que, como comentábamos al principio y podréis comprobar por vuestra cuenta, no es fácil en absoluto.

[/symple_box]

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. margarita trujillo alonso dice:

    es importante velar por nuestra salud,y debemos exiger a las autoridades mundiales la transparencia en temas tan delicados como la industria alimentaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies