Extracto de cochinilla o carmín – Diccionario de aditivos alimentarios

Un pigmento extraído de los huevos y cuerpos de la hembra de la cochinilla (Dactylopius coccus), un insecto parásito de plantas que suele habitar en cactus. Se suelen cultivar y añadir a la comida por su color carmesí oscuro. Curioso comprobar que uno de los lugares de cultivo más importante de este insecto lo tenemos en nuestro país, concretamente en Canarias.

En las etiquetas de ingredientes de los productos de supermercado puede aparecer como cochinilla, extracto de cochinilla, carmín, carmina, acido carmínico o, el más camuflado E-120. También podría aparecer como colorante rojo natural nº 4. Según la OMS, el consumo máximo está fijado en 5 mg/kg/día.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Extracto de cochinilla. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en los sucedáneos de cangrejo, zumos de frutas, aperitivos de fruta congelados, golosinas y yogures. Además lo podemos encontrar en otras bebidas como por ejemplo en sidras o vermouths y aparecer también en otras variedades de aperitivos.

Un ejemplo lo tenemos en uno de los alimentos preferidos por los más pequeños de la familia. Se trata de los petit-suisse Danonino de sabor fresa, donde aparece con la denominación de carmín.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Extracto de cochinilla - Cochinilla

Extracto de cochinilla. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

El extracto de cochinilla está compuesto en un 90% de partes de insectos machacados. Aunque la FDA recibe muy pocas quejas sobre este aditivo, algunas organizaciones han solicitado una etiqueta que avise e indique claramente la inclusión de este aditivo en nuestros alimentos.

Además de poder producir rechazo por la manera de obtenerlo, el consumo de extracto de cochinilla es especialmente desaconsejable en niños. Curioso comprobar como los fabricantes se empeñan en utilizarlo en sus alimentos y más en aquellos destinados a un público de menor edad.

El extracto de cochinilla puede provocar hiperactividad, asma, alergias e insomnio. A pesar de que no hay ningún estudio lo suficientemente amplio para demostrarlo, se sospecha de su relación con casos de cáncer o como mutágeno. Por todo ello no podemos recomendar sino evitarlo siempre que sea posible.

[/symple_box]

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies