Glutamato monosódico. Diccionario de aditivos alimentarios

Glutamato monosódico. Gustosines

El glutamato monosódico se utiliza para realzar el sabor de los alimentos. En realidad, no se sabe exactamente cómo este aminoácido puede aumentar el sabor de otros alimentos, ya que el glutamato monosódico tiene muy poco sabor. Además, su sabor es diferente al salado, dulce, ácido o amargo, por lo que recibe el nombre de Umami (sabroso en japonés).

Actualmente se obtiene mediante fermentación y refinado de ciertos alimentos (como caña de azúcar y cereales) y se corresponde con la sal de sodio del ácido glutámico presente de forma natural en ellos.

El consumo de este aditivo invita a seguir comiendo (se estima que un 40% más) y se asocia popularmente con comida de baja calidad o productos industriales. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos con los nombres de glutamato monosódico, potenciador del sabor o E-621.

Glutamato monosódico. Dónde encontrarlo

El glutamato monosódico es muy utilizado en la cocina asiática. No en vano, China es el mayor productor y consumidor del mundo de este aditivo.

Es empleado en snacks, patatas fritas, sopas en polvo, patés, cubitos de caldo, pizzas, condimentos, pastas, alimentos precocinados, productos de carne, productos dietéticos, etc.

Lo podemos encontrar en los gusanitos de Matutano Cheetos Gustosines o en el paté La Piara.

Glutamato monosódico. Paté La Piara

Glutamato monosódico. Peligrosidad

El glutamato monosódico permite a las compañías reducir la cantidad de ingredientes reales utilizados en sus alimentos. En la década de los 60, se descubrió que grandes cantidades de glutamato monosódico destruían las células nerviosas del cerebro de ratones bebé. Tras la publicación de este descubrimiento, la presión pública forzó a las compañías de productos infantiles a dejar de utilizar el glutamato monosódico en sus productos (que se utilizaba para que los padres notaran un sabor más agradable).

En dosis bajas es un neurotóxico capaz de destruir rápidamente nuestras neuronas. En grandes dosis puede provocar reacciones alérgicas y ataques de asma.

Estudios más detallados han demostrado que algunas personas son sensibles a este glutamato monosódico. Las reacciones incluyen dolores de cabeza, nausea, debilidad y sensación de quemazón en espalda, nuca y antebrazos. Además, son varias las personas que presentan cambios en la frecuencia cardiaca y dificultad respiratoria.

Algunas personas son sensibles a cantidades muy pequeñas de glutamato monosódico, pero no hay estudios concluyentes que hayan determinado cómo afecta este aditivo a ese colectivo de personas. Para proteger la salud pública, los fabricantes deberían utilizar una cantidad menor o eliminar el glutamato monosódico de sus alimentos. Igualmente, su cantidad debería constar en las etiquetas de ingredientes e información nutricional.

Está contraindicado en personas con enfermedades neurológicas tales como trastorno bipolar, parkinson, alzheimer, epilepsia o esquizofrenia. Un estudio de la Universidad de Michigan descubrió que niveles altos de glutamato monosódico en el cerebro puede favorecer la aparición de pensamientos suicidas.

Con todos estos indicios, estudios y resultados, no podemos más que recomendar evitar su consumo.

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Ferrante dice:

    Exagerado y fuera de contexto. Creo que todos los ingredientes son “reales”, pero está bien, el problema del MSG es que enmascara el uso de ingredientes de baja calidad, solo en casos contados estaría justificado su uso. El resto de las afirmaciones son falsas o muy exageradas. Nunca se ha demostrado la sensibilidad al MSG, y desde luego no es ningún problema de sanidad pública.
    Por favor, si las proteínas contienen glutamato, y se libera en el intestino cuando las digerimos!

  2. Ferrante dice:

    A propósito, principalmente se produce a partir de fermentación bacteriana. Ni en eso es correcto el artículo.

    • Comidiendo dice:

      Hola Ferrante. Antes de nada, agradecer tu comentario. Comenzando por el final, el artículo sí indica que proviene de fermentación y sí es cierto que el glutamato monosódico se produce en el organismo de forma natural, pero nosotros nos referimos a fuentes externas. En cuanto a la demostración de la sensibilidad de ciertas personas al glutamato monosódico, está reconocida por los propios científicos, y una búsqueda por webs de centros reconocidos (Clínica Mayo, por ejemplo) te permitirá verificarlo.
      Admitimos perfectamente tu visión de que el artículo sea “…exagerado y fuera de contexto…”, aún no siendo nuestra intención. Ten en cuenta que esta no es una Web oficial ni pertenece a ningún organismo sanitario, sino que es un blog donde se expresan opiniones personales basadas en estudios profesionales. Por lo tanto tienes que verlo como una opinión tan válida como la tuya o cualquiera de nuestros lectores, que compartimos con vosotros.
      No pretendemos llevar la razón ni dejar de llevarla, tan sólo crear una comunidad que nos permita mejorar nuestra alimentación. Es por esto por lo que reiteramos el agradecimiento por tu comentario y animarte para seguir colaborando con opiniones, datos, enlaces o comentarios adicionales. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR