Grasas interesterificadas – Diccionario de aditivos alimentarios

Estas grasas interesterificadas de nombre impronunciable se desarrollaron como alternativa a las denostadas grasas trans. Su creación se consigue químicamente mezclando aceites hidrogenados y no hidrogenados.

Además de como grasas interesterificadas, pueden aparecer en nuestros alimentos como aceites interesterificados, aceites transesterificados, aceites parcialmente transesterificados, aceites totalmente interesterificados, grasa vegetal interesterificada, grasa vegetal transesterificada, aceite vegetal endurecido o aceite fraccionado.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasas interesterificadas. Dónde encontrarlas

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en pastas, margarinas, comidas preparadas, cereales, galletas y sopas, principalmente.

Un ejemplo lo tenemos en las Milano Cookies de Pepperidge Farm que podemos encontrar en supermercados como El Corte Inglés o Hipercor. Otra vez vuelve a aparecer en nuestro diccionario de aditivos alimentarios la marca Kellogg’s, en este ocasión con sus cereales Kellogg’s Extra Sabor Chocolate, que incluye las grasas que aquí nos ocupan.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasas interesterificadas - Kellogg's Extra

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasas interesterificadas. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Las pruebas realizadas en estas grasas no han sido demasiado extensas, pero lo que se ha descubierto hasta el momento no es nada alentador. Un estudio realizado en Malasia demostró que una dieta de cuatro semana en la que se incluye un 12 por ciento de grasas interesterificadas aumentan la cantidad de LDL (colesterol malo) respecto al HDL (colesterol bueno). Este mismo estudio también demostró que los niveles de glucosa en sangre aumentaban y la respuesta a la insulina disminuía.

Con varias opiniones indicando que este tipo de grasas o aceites son peores para nuestra salud que las mismísimas grasas trans, no podemos hacer otra cosa que desaconsejar su consumo. El único problema para decidir es que en muchos países no es obligatorio el indicar la inclusión de este tipo de grasas interesterificadas, por lo que ni siquiera tenemos la opción de elegir.

Un ingrediente que los fabricantes incluyen en sus alimentos y, ante la posibilidad de indicarlo o no, son muchos los que eligen ocultar su inclusión. ¿Por qué?

[/symple_box]

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR