Jarabe de maíz – Diccionario de aditivos alimentarios

Un edulcorante líquido que también funciona como espesante y que se consigue gracias a la descomposición del almidón presente en el maíz en azúcares más pequeños tras un proceso artificial y muy largo.

Al ser la industria del maíz tan popular y numerosa, este ingrediente se encuentra en muchos de nuestros alimentos, especialmente en dulces o productos de pastelería. Si queréis conocer más sobre el mundo del maíz os recomendamos el documental King Corn.

También conocido en otros países como sirope de maíz, puede aparecer en los ingredientes de las etiquetas informativas en cualquiera de estos dos términos, o como corn syrup si se presenta en su denominación en inglés. Son numerosas las ocasiones en que se esconde bajo otros nombres, así que estad atentos también a los ingredientes glucosa-fructosa, sólidos de jarabe de maíz, azúcar de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa, high fructose corn syrup o HCFS. No os dejéis engañar porque en todos los casos estamos hablando del mismo ingrediente.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Jarabe de maíz. Donde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Lo puedes encontrar en cualquier tipo de alimento que te puedas imaginar. Por citar algunos y para hacernos una idea hasta dónde puede llegar las largas garras del sirope de maíz, decir que está presente en pan, sopa, salsas, comidas preparadas, alimentos precocinados, dulces, etc.

Un ejemplo de dónde encontrar el sirope de maíz lo tenemos en el refresco de cola más famoso del mundo, la Coca Cola. Aunque curiosamente solo en algunos países como, por ejemplo, México. En España no incluye este ingrediente como edulcorante. Otro caso lo tenemos en el Ketchup Heinz.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Jarabe de maíz - Diccionario de aditivos alimentarios - Coca Cola México

Jarabe de maíz. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Lo primero que queremos dejar claro es que el sirope de maíz no tiene valor nutricional alguno excepto en un campo: las calorías. Un estudio de la Universidad de Princeton asoció directamente la epidemia de obesidad que se sufre en varios países desarrollados con el consumo de este jarabe de maíz.

Según los estudios existentes sobre su influencia en nuestro organismo, si lo tomamos con moderación, no debería suponer ningún riesgo más allá de aumentar la nuestra ya castigada en estas fechas “tripita”. Sin embargo, siguen apareciendo tests que indican que en los niños podría provocar  hiperactividad, déficit de atención, dolores de cabeza y afectar a su sentido del gusto reduciéndolo a los sabores salado, dulce y grasiento.

Además podría aumentar nuestros niveles de colesterol malo (LDL), contribuir al desarrollo de diabetes, hipertensión y afectar a nuestro metabolismo. Por lo tanto con tal variedad de seguidores y detractores, aconsejamos evitarlo en la medida de lo posible.

[/symple_box]

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR