Reducir la sal en el pan sin perder sabor

A excepción del pan sin sal, la sal se emplea en todas las masas fermentadas. Es un ingrediente muy importante que actúa como saborizante, regulador de la fuerza y equilibrio de la masa y como factor determinante de la calidad.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Reducir la sal en el pan. El pan en la historia

La dosificación de la sal ha pasado por varias etapas a lo largo de la historia de la panificación. A principios del siglo XIX, cuando se utilizaba, se añadía una dosis pequeña, entre 4 y 6 gramos por kilo de harina. Es a partir de 1960 cuando se produce el cambio fundamental que ocasiona la falta o ausencia del sabor en el pan. La velocidad de la amasadora se duplica y el tiempo de amasado sigue igual o aumenta.

El superamasado produjo algunas modificaciones como, la sobreoxigenación (blanqueamiento) de la masa, y el acortamiento de la fermentación. Esto hizo que el panadero corrigiera esta ausencia de sabor aumentando la dosificación de la sal hasta un 2% sobre el peso de la harina, o lo que es lo mismo, 20 gramos de sal por cada kilo de harina, exceptuando el pan sin sal de régimen, con lo cual no se conseguía reducir la sal en el pan sino todo lo contrario.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cómo reducir la sal en el pan sin perder sabor

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Reducir la sal en el pan. Un poco menos de sal

A pesar de que la sal no es un ingrediente recomendable a integrar en nuestro pan casero, podemos reducir la sal en el pan sin perder ningún sabor. ¿Cómo? Os lo comentamos a continuación.

Según los científicos, si quieres disfrutar del mismo sabor de tus panes y reducir la sal en el pan, tan solo debes hacer que su textura sea menos densa. Al menos eso es lo que indican en la publicación Journal of Agricultural and Food Chemistry, que sostiene que con algo tan simple como cambiar la dimensión de los poros se puede conseguir que el pan mantenga su salinidad con una menor cantidad de sal.

Esta noticia solo nos aporta beneficios, ya que podremos conseguir reducir los riesgos de hipertensión o dolencias cardiacas sin renunciar al sabor de nuestro pan de siempre. ¡Así sí!

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR