Tipos de té que deberías probar

Seguro que ya sabes que el es una bebida muy saludable. Quizás hayas oído hablar de varios tipos de té y sus beneficios para tu cuerpo. Incluso puede que hasta lo hayas leído en este misma Web. Sin embargo, aún no habíamos hablado de nuestro “top” de tipos de té para que puedas experimentar con ellos durante, por qué no, la próxima semana.

Podemos encontrar multitud de variedades de té variando su concentración, marca, añadidos, etc., pero, en realidad, tan sólo existen seis tipos de té diferentes: negro, verde, oolong, pu-erh, blanco y amarillo. Para que os hagáis una idea de las variedades dentro de estos tipos, se estima la existencia de unas 20.000 variedades de té.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té negro

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té negro

El té negro es negro por una razón muy simple: la oxidación producida durante su proceso de elaboración. ¿Alguna vez un plátano se te ha madurado tanto que ha cambiado de amarillo a negro? Pues un proceso muy similar es el que ocurre con la oxidación de este té negro.

Siguiendo con el ejemplo, es por esta razón por la que el té negro puede variar desde el color cobrizo hasta el marrón muy oscuro. Igualmente puede pasar de un sabor muy suave a uno bastante fuerte. En este mundo de los tés, todo depende de gustos. En lo que coinciden los expertos es en hervirlo a una temperatura entre 90 y 96 ºC.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té verde

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té verde

El té verde proporciona un sabor muy diferente al té negro. Por supuesto, este tipo de té no está oxidado. Con esto no queremos decir que sea más simple o menos completo que el té negro. Es más, podemos encontrar sabores minerales y vegetales más que interesantes en nuestra taza de té.

Si en el caso anterior la temperatura del agua era importante, aquí es fundamental, ya que si lo calentamos demasiado podemos encontrarnos con un té verde demasiado amargo y perdiendo parte de sus propiedades. La temperatura recomendada está entre 76 y 85 ºC.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té oolong

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Oolong

Entre el té negro completamente oxidado y el té verde sin oxidar, encontramos este té oolong o té azul que presenta una oxidación de entre un 10 y un 80 por ciento. Sin lugar a dudas, el té más complicado de cultivar, y es que hay que tener mucho ojo, tacto y olfato para obtener un gran té oolong.

Si aún no has probado este tipo de té, sería un buen día para hacerlo. Disfrutarás del tipo de té más parecido a un té artesano que puedas encontrar. Mi tipo de té favorito y muy recomendable.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té pu-erh

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Pu-erh

El té pu-erh o té rojo es el tipo de té más intenso. Si te van los sabores fuertes, este té que debe su sabor al proceso de fermentación te sorprenderá con un gusto que los expertos han catalogado de sabor a tierra, carne o tabaco.

La fermentación del té pu-erh se realiza de manera tradicional durante largos periodos de tiempo que pueden llegar a más de 30 años para desarrollar todo el fuerte sabor que presenta. Lógicamente, cuanto más tiempo lleve fermentando, más alto será su precio. De todas formas, sea cual sea el precio al que lo compréis, el té pu-erh vale mucho.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té blanco

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té blanco

El té blanco es el más reciente de todos los tipos de té con “tan sólo” algo más de 300 años de vida. Podríamos decir que es el hermano del té verde, ya que, al igual que este, se produce de manera bastante simple.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurre con el té verde, el té blanco puede estar ligeramente oxidado, haciendo que el sabor resultante sea más suave que el del té verde. Si quieres probar lo último en el mundo del té, el té blanco es lo tuyo.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té amarillo

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té amarillo

¿Nunca habías oído hablar del amarillo? Desde luego, de todos los tipos de té, es el té más difícil de encontrar y, por tanto, de probar. Antes de que te pongas a buscarlo como loco, decirte que es un té similar al té verde con la diferencia de suavizarlo ligeramente en su proceso de elaboración.

Los productores de té amarillo cubren el té de manera que este reabsorba sus propios aromas. De esto modo tan sencillo se consigue un té más dulce y aromático que el té verde. Sin embargo, este paso adicional requiere de personas dispuestas a comprarlo, por lo que algunos expertos lo consideran en peligro de extinción. Si estás interesado en él… corre.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

La verdad es que el mundo del té es muy amplio, complejo e interesante, pero hemos querido daros unos pequeños apuntes para entrar en él. Si queréis ir un poco más allá, os recomendamos el libroThe Tea Enthusiast’s Handbook“, que os hará ir un paso más allá en el universo de los tipos de té. ¡Que los disfrutéis!

Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté. Paco Cardenal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR