Categorías
Consejos

Agua embotellada. Todos sus secretos

Imagina que en los supermercados vendieran aire en garrafas. Un aire muy puro, proveniente de la misma cima del Everest y que tendría un nombre llamativo y sofisticado para conseguir más ventas. ¿Lo comprarías? Pues el agua embotellada se vende, y mucho.

¿Moda, salud, desconocimiento, urgencia, comodidad? Para aclararlo vamos con el siguiente consejo.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Agua embotellada. ¿Qué es realmente?

El agua embotellada no es más que agua potable envasada en botellas individuales preparadas para su consumo. El agua puede ser de manantial, de pozo, purificada o incluso glacial, pero también puede ser agua de abastecimiento público, es decir, agua del grifo.

Lo habitual es que los gobiernos garanticen la calidad del agua mediante estándares que certifiquen su seguridad y contenido del envase. Aún así, hay algunos aspectos que no se detallan en las etiquetas y que vamos a comentar a continuación.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Agua embotellada. Cuatro puntos a tener en cuenta

Voy a dar mi opinión sobre este producto cada vez más de moda en cuatro sentencias simples y concisas:

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

  1. No sabe mejor: varios estudios han demostrado que no es el agua embotellada la elegida en los tests. Es la concentración de minerales la que da un sabor u otro al agua, no la pureza de la misma.
  2. No es necesariamente pura: tras pruebas realizadas con diferentes marcas de agua embotellada, los resultados han sido que el 22% de las marcas contenían contaminantes químicos por encima de los niveles recomendables.
  3. No proviene de cataratas: algunas incluso tienen el mismo origen que el agua del grifo. Lo único que se hace es purificar el agua añadiendo minerales. Agua del grifo gratis o agua del grifo embotellada y con minerales pagando. Tu eliges.
  4. Dañan nuestro planeta: la mayoría de las botellas están hechas de un plástico llamado PET, que necesita de crudo para producirse. Una vez utilizadas,  no todas se reciclan y muchas terminan esperando a su descomposición que puede llevar hasta 1.000 años en producirse.

[/symple_box]

Poco más que decir. Voy a por un vaso de agua. Del grifo, claro.

Por Paco Cardenal

Me encanta comer. No mucho, sino bien. Y sobre todo me gusta saber lo que como y que no me den gato por liebre. Documentación, investigación, análisis, pruebas y todo lo necesario para conseguir conocer con todo detalle cada componente, fabricante o información nutricional por muy oculta que esté.
Paco Cardenal

Ver el archivo

Una respuesta a «Agua embotellada. Todos sus secretos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *