Categorías
¿Sabías que...?

Patata. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La patata es un tubérculo proveniente de tierras sudamericanas, en concreto de los Andes. Precisamente fueron nuestros exploradores los que trajeron la patata a Europa en una de sus muchas expediciones a esas tierras allá por el siglo XVI. Quizás te sorprenda saber que, aunque ahora la patata goza de gran popularidad, hubo un tiempo en el que se pensó que la patata no era comestible o, incluso, que era venenosa.

La patata, junto al tomate y la berenjena, forma parte de la familia de las solanáceas, en la que (aquí sí), hay especies realmente venenosas. Lejos de esta asociación tóxica, hoy en día la patata es uno de los alimentos más universales y baratos que podemos encontrar a lo largo de todo el año.

La patata rompe esquemas. Y es que se suele decir que una alimentación equilibrada en cuanto a vitaminas y minerales se consigue gracias a una dieta compuesta por “todos los colores” proporcionados por frutas y verduras. Cuanto más color, mejor. Sin embargo, esta filosofía dejaría a la patata en fuera de juego, ya que, en muchos casos, no presenta color alguno y, según esa teoría, no tendría prácticamente nutrientes, siendo en realidad todo lo contrario.

Y es que la patata siempre ha sido subestimada en cuanto a beneficios nutricionales. Quizás por el interés cada vez mayor por alimentos bajos en hidratos de carbono, quizás por la búsqueda de aquellos con un menor índice glucémico, la patata ha adquirido una mala reputación totalmente injusta. Esto lleva a creer a muchas personas que debe ser uno de los primeros integrantes en salir de su dieta. Seguro que muchos no lo harían si supieran que este tubérculo está cargado de nutrientes, con una gran variedad de vitaminas, minerales y fitoquímicos, que nos ayudan a prevenir enfermedades y benefician a nuestra salud.

Cómo con el resto de monográficos, aquí vamos a repasar las propiedades nutricionales de la patata y echar un vistazo en profundidad a los posibles beneficios para nuestra salud, cómo podemos incorporar la patata a nuestra dieta y los posibles riesgos derivados de su consumo.

Patata. Valores nutricionales

Una patata de tamaño medio contiene 164 calorías, 37 gramos de hidratos de carbono, 4.7 gramos de fibra, 4.3 gramos de proteína, 0.2 gramos de grasa y 0 gramos de colesterol. Esta ración sería suficiente para cumplir la cantidad diaria recomendada en un 51% de vitamina C, 30% de vitamina B-6, 25% de potasio, 12% de magnesio, 9% de hierro y 2% de calcio. Además las patatas nos proporcionan fósforo, niacina, folato, colina y zinc.

Olvídate de patatas procesadas, alías patatas fritas o chips, y vete a por la patata al natural que, al contrario que las otras, tiene muy poco sodio (13 miligramos), correspondiente a menos del 1% de la cantidad diaria recomendada.

Las patatas también contienen un componente conocido como ácido alfa lipoico, que ayuda a nuestro organismo a convertir la glucosa en energía.

Algunas evidencias sugieren que ese ácido alfa lipoico puede ayudar a controlar el nivel de glucosa en sangre, mejorar la vasodilatación y proteger a pacientes diabéticos contra retinopatía, además de ayudar a mantener nuestro tejido cerebral y nervioso.

La quercetina, un flavonoide que se encuentre en la piel de la patata, posee grandes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que protegen a las células del daño provocado por los radicales libres.

Patata. Beneficios para nuestra salud

Muchos de los estilos de vida actuales provocan riesgos de sufrir obesidad, diabetes, cardiopatías y mortalidad. Este riesgo puede reducirse gracias al consumo de frutas y vegetales entre las que se encuentra la patata. Además, te ayudará a disminuir tu peso corporal, incrementar tu energía y, para los más presumidos, lucir un pelo sano. ¿Quieres más? Pues atento.

Salud ósea

El hierro, fósforo, calcio, magnesio y zinc de las patatas contribuye a la correcta formación y mantenimiento de estructura ósea.

El hierro y el zinc juegan un papel fundamental en la producción y maduración del colágeno. Aunque el fósforo y el calcio son importantes en la estructura de nuestros huesos, el equilibro entre los dos minerales es necesario para el correcto desarrollo y mantenimiento de los mismos y consumir demasiado fósforo o muy poco calcio puede provocar perdida de masa ósea.

Presión arterial

Mantener una baja ingesta de sodio es esencial para disminuir la presión arterial. Sin embargo, incrementar la ingesta de potasio puede ser igual de importante debido a sus efectos vasodilatadores.

Además, el potasio, calcio y magnesio (todos ellos presentes en la humilde patata) han sido relacionados con la disminución de manera natural de la presión arterial.

Salud cardiaca

La fibra, el potasio, la vitamina C y la vitamina B6 presentes en la patata, unidos a la ausencia de colesterol, ayudan a mantener una correcta salud cardiaca.

Las patatas contienen una cantidad significante de fibra que ayuda a disminuir la cantidad total de colesterol en sangre y, de este forma, disminuir el riesgo de sufrir cardiopatias. En un estudio, aquellos que consumían 4069 mg de potasio al día, tenían un 49% menos de riesgo de morir por una cardiopatia isquémica comparados con aquellos que consumían unos 1000 mg diarios.

La vitamina B6 previene el desarrollo de un componente conocido como homocisteina. Buena noticia, ya que cuando altas cantidades de esta homocisteina se acumulan en nuestro organismo, pueden dañar los vasos sanguíneos y provocar problemas cardiacos.

Inflamación

La colina es un nutriente muy importante y versátil de las patatas que ayuda a conciliar el sueño, al movimiento muscular, el aprendizaje y la memoria. La colina también ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, ayuda en la transmisión de impulsos nerviosos, asiste en la absorción de grasa y reduce la inflamación crónica.

Cáncer

Las patatas contienen folato, que juega un papel fundamental en la síntesis y reparación del ADN, lo que previene la formación de células cancerígenas por mutaciones en el ADN.

El consumo de fibra de frutas y vegetales como las patatas, está asociado a una disminución del riesgo de sufrir cáncer colorectal. La vitamina C y la quercitina tienen una importante función como antioxidantes que ayudan a proteger las celulas contra los radicales libres.

Digestión y regularidad

Debido a su contenido en fibra, las patatas ayudan a prevenir el estreñimiento y promueven la regularidad de nuestro aparato digestivo.

Control de peso y saciedad

La fibra es uno de los factores reconocidos como más importantes en el control de peso y su pérdida y que mejor se encargan de regular el sistema digestivo. Estos componente incrementan la saciedad y reducen el apetito, haciéndote sentir lleno por más tiempo y, por tanto, reduciendo tu consumo de calorías diario.

Metabolismo

Las patatas son una gran fuente de vitamina B6, que juega un papel vital en nuestro metabolismo descomponiendo los hidratos de carbono y las proteínas en glucosa y aminoácidos. Estos pequeños componentes pueden ser utilizados más fácilmente para proporcionar energía a nuestro organismo.

Piel

El colágeno, el sistema de soporte de nuestra piel, requiere de la vitamina C como un nutriente esencial que trabaja en nuestro cuerpo como un antioxidante para ayudar a prevenir el daño causado por el sol, la polución y el tabaco. Gracias a la vitamina C, el colágeno desarrolla su capacidad de eliminar arrugas y mejorar la textura de la piel.

Patata. Cómo incorporarla a nuestra dieta

Elige las patatas que sean firmes, que no estén magulladas y relativamente suaves y redondas. Evita patatas que presenten muestras de decadencia, que puede aparecer en forma de humedad o sequedad. Asegúrate que las patatas no presenten brotes o tengan decoloración verde, que son indicadores de la presencia del componente tóxico solanina. Es mejor comprar patatas que no estén ni empaquetadas ni lavadas (el lavado prematuro elimina la capa protectora de la piel de la patata) para evitar la formación de bacterias.

Las patatas deben almacenarse a unos 10ºC en un lugar oscuro y seco. La exposición al sol puede resultar en la formación de solanina. Igualmente es desaconsejable almacenar las patatas en el frigorífico, ya que provoca que su contenido en almidón se convierta en azúcar, con un cambio a mal de sus sabor. Las patatas tampoco deberían almacenarse cerca de las cebollas ya que ambos vegetales emiten gases naturales que provocan el empeoramiento del otro. Una patata adulta tiene una vida media de unos dos meses, pero una patata estropeada afecta negativamente a las que la rodean. Asegúrate de eliminar las patatas estropeadas del resto para prevenir más bajas.

Desde que se sabe que muchas de las vitaminas, minerales y fibra presentes en las patatas se encuentran en su piel, es mejor consumir las patatas con piel. Remoja las patatas en agua y elimina cualquier imperfección de su superficie. Lo mejor es utilizar un cuchillo de acero inoxidable para evitar que otros materiales reaccionen con los fitoquímicos del vegetal, lo que causaría decoloración.

Algunos consejos para disfrutar más de la patata son:

  • Asa o sofríe las patatas con tus hierbas y especias favoritas.
  • Corta una patata cocida a la mitad y saca toda la carne, dejando solo la piel con un poco de patata. Condimenta la piel de la patata y, tras cocinarla, llénala de los ingredientes que más te gusten. Prueba yogur griego como sustituto de cremas para obtener un extra de proteína.
  • Cuece patatas y machácalas bien para después añadir crema de queso y ajo para aumentar su sabor.
  • Utiliza harina de patata como un sustituto para cocinar sin gluten.
  • Hornea una patata entera y cúbrela con chili y queso rallado.
  • Cuece patatas, córtalas en dados y mézclala con huevos, apio, cebolla y mayonesa para una deliciosa ensalada de patata.

 

Patata. Riesgos y precauciones

Es importante no consumir patatas que tengan raíces o decoloraciones verdes. Estas características son indicadoras de la presencia de solanina, un componente tóxico que ha sido relacionado con problemas circulatorios y respiratorios, así como dolores de cabeza, calambres musculares y diarrea.

Varios estudios han demostrado que las patatas, cuando son cocinadas por encima de 120 grados centígrados, producen un químico conocido como acrilamida. Este componente, que se encuentra en plásticos, pegamentos, tintes y cigarrillos, ha sido relacionado con el desarrollo de muchos tipos de cáncer. La acrilamida contiene propiedades neurotóxicas y también puede tener efectos negativos en genes y salud reproductiva. Productos procesados de patatas fritas o patatas chips, son relativamente altos en acrilamidas y sodio, así que es mejor evitar estos alimentos todo lo posible.

Los beta bloqueantes, un tipo de medicación comúnmente prescrita para cardiopatías, puede provocar que los niveles de potasio se incrementen en sangre. Los alimentos ricos en potasio como las patatas deberían ser consumidos con moderación si hay un tratamiento con beta bloqueantes de por medio.

Altos niveles de potasio en el organismo pueden ser un serio riesgo para aquellos con un riñón dañado o riñones que no sean completamente funcionales. Riñones dañados pueden ser incapaces de filtrar el exceso de potasio en sangre, lo que puede ser fatal.

Cómo siempre y como pasa con cualquier alimento, hay que estar atentos a cualquier reacción ante el consumo de patata por la posible aparición de alergias alimentarias.

Recuerda que lo más importante para evitar enfermedades y conseguir una buena salud, es tener una dieta variada y equilibrada en lugar de centrarse en unos pocos alimentos.

En definitiva, la patata es un alimento barato y completo que debemos ver con buenos ojos y, ni muchos menos, eliminarla de nuestra dieta sin conocer sus beneficios. ¡Que aproveche!

Categorías
Consejos

Cómo cortar fruta fácil y rápido

Somos muchos los que nos peleamos con la comida para limpiarla, trocearla o prepararla para cocinar. Por eso, en este artículo vamos a ver cómo cortar fruta fácil y rápido centrándonos en seis alimentos: kiwi, granada, mango, naranja, fresa y sandía.

Además de seguir el procedimiento detallado para cada fruta, puedes comprobar el paso a paso y el resultado del vídeo que acompaña a esta entrada. Vamos allá.

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Kiwi

La forma de disfrutar del kiwi es muy sencilla. Tan sólo tienes que cortar sus extremos con un cuchillo bien afilado para acceder a su contenido que retirarás con una cucharilla. Más fácil imposible.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Granada

La granada es una fruta muy engorrosa de limpiar si lo hacemos a mano, ya que tendremos que ir desgranando su fruto con unas manos llenas de zumo y con el peligro de mancharnos por sus salpicaduras.
Para evitarlo, lo mejor es cortar la granada a la mitad y, tras separar ligeramente sus porciones, golpear su piel con una cuchara grande para que suelte el contenido en un bol o plato hondo.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Mango

El mango es una de nuestras frutas favoritas y quizás la más completa que existe.
Para disfrutarlo no tienes que cortar toda su piel, sino cortarlo en tres pedazos que deslizarás por los bordes de un vaso para depositar dentro la carne del mango y retirar el resto. Sencillo y limpio.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Naranja

Una de las frutas que más utilizamos a lo largo del año es la naranja. Son varios los métodos para retirar su piel y acceder a sus deliciosos gajos, pero el más sencillo es el que indicamos a continuación.
Tan sólo debes cortar su piel por la parte central sin llegar a cortar sus gajos. Después, retírala con tus dedos como si se tratara de un calcetín. Nunca lo habrás hecho más rápido.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Fresa

La mayoría de las personas comienzan a limpiar la fresa cortando la parte de la hoja donde se une con la planta. Se puede retirar más fácilmente.
Simplemente utiliza una pajita que utilices para cocktails, zumos, batidos o para que tus niños beban la leche de su desayuno para, deslizando desde la parte contraria a la hoja, empujar y retirar el tallo.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Sandía

Quizás el método más sorprendente y que más tiempo nos puede ahorrar es el de cortar una sandía. Cómo es mejor una imagen que mil palabras, sólo decirte que debes comenzar cortando la sandía a la mitad de manera transversal. A partir de ahí… mejor echa un vistazo al vídeo.

En definitiva, seis métodos de cómo cortar fruta fácil y rápido para facilitarte la vida que espero te sean útiles en tu día a día con estas seis deliciosas y nutritivas frutas. Esto sí que es comida rápida… y sana. Como te había prometido, aquí tienes el vídeo de nuestros amigos de BuzzFeedBlue.

Categorías
Noticias

Alubias negras, el antioxidante contra la hipertensión

Las alubias son uno de los componentes principales de las dietas de varios países debido a sus valores nutricionales. De hecho, son muchos los estudios que indican la relación entre su consumo y la reducción de enfermedades crónicas degenerativas, problemas cardiovasculares, obesidad y diabetes.

De hecho, la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN-ENCB) situado en Méjico (uno de los diez países mayores productores de alubias a nivel mundial), ha realizado una investigación para evaluar la actividad antioxidante y el efecto sobre la hipertensión en la variedad Jamapa de las alubias negras, y ha encontrado que, además de esas propiedades, las proteínas encontradas en las alubias pueden eliminar metales pesados del organismo.

Alubias negras. El estudio

El estudio encabezado por la doctora Gloria Dávila Ortiz ha identificado que los péptidos bioactivos de esta legumbre tienen un efecto beneficioso contra la hipertensión y como antioxidante, que puede favorecer el desarrollo de productos para la prevención y tratamiento de problemas cardiovasculares, con un efecto específico sobre la tensión arterial y el estrés oxidativo.

Para que entiendas la importancia de este estudio, la investigación ha sido galardonada con el premio nacional en ciencia y tecnología de los alimentos otorgado por el  CONACYT mejicano. Un concurso en el que, entre otras empresas, colabora Coca Cola.

Además de estos resultados beneficiosos para nuestro organismo, se ha demostrado que las propiedades y nutrientes de la alubias negras ayudan a disminuir nuestros niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos.

Antioxidante, regulador de nuestra tensión arterial y una buena ayuda para controlar glucosa, colesterol y triglicéridos. Esas son las alubias negras. ¿Gustas?

Categorías
¿Sabías que...?

Cebolla. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La cebolla es parte principal de muchas cocinas. Lleva siglos siendo cultivada y no sólo por sus característico sabor, sino también por sus propiedades medicinales.

La cebolla puede variar en tamaño, forma, color y sabor. Los tipos más comunes son cebolla roja, amarilla y blanca. Los sabores pueden variar desde dulce y jugosa hasta picante, en muchas ocasiones dependiendo de la temporada en la que se cultive y consuma. Se estima que cerca de 50 millones de kilogramos de cebollas son cosechadas cada año en todo el mundo.

Los posibles beneficios para la salud de consumir cebolla incluyen reducir el riesgo de numerosos tipos de cáncer, mejorar el estado de ánimo y mantener saludable la salud de nuestra piel y cabello.

Cebolla. Valores nutricionales

La cebolla es un alimento repleto de nutrientes. Mientras es baja en calorías, nos aporta altas cantidades de nutrientes beneficiosos para nuestra salud tales como vitaminas, minerales y antioxidantes.

En concreto, una porción equivalente a una taza de cebolla troceada contiene aproximadamente: 64 calorías, 15 gramos de hidratos de carbono, 7 gramos de azúcar, 3 gramos de fibra, 2 gramos de proteína y un 10% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Además no contiene cantidad alguna de grasa ni colesterol.

La cebolla también contiene una ligera cantidad de calcio, hierro, folato, magnesio, fósforo, potasio y los antioxidantes quercetina y azufre.

Cebolla. Beneficios para nuestra salud

Es bien sabido que el consumo de frutas y verduras está asociado a la reducción del riesgo que tenemos por seguir ciertos estilos de vida poco recomendables para nuestra salud física. Son varios los estudios que han concluido que incrementando el consumo de estos alimentos nos proporciona una disminución en el riesgo de fallecimiento por cualquier causa, además de problemas de obesidad, diabetes y cardiopatías. Menos importante, pero también beneficioso, es que su consumo nos permite lucir un pelo saludable, incrementa nuestra energía y disminuye nuestro peso.

Cáncer

La cebolla es uno de los alimentos que más atención ha centrado en lo que a estudios referentes a cáncer se refiere, con especial enfoque a los de estómago y colorectales. Sus beneficios y efectos preventivos son debidos en parte a sus componentes ricos en organosulfurados.

A pesar de que el mecanismo concreto por el que estos componentes impiden la aparición de casos de cáncer es desconocido, la hipótesis probable nos llevaría a la inhibición del crecimiento del tumor y la prevención de la formación de los radicales libres.

La cebolla también es fuente importante de vitamina C, un antioxidante que ayuda a combatir la formación de radicales libres, que se consideran los causantes de los episodios de cáncer.

Cáncer de colon

La disminución del riesgo de sufrir cáncer colorectal viene dado por ingerir grandes cantidades de fibra procedente de frutas y verduras.

Cáncer de prostata

Un estudio del Journal of the National Cancer Institute demuestra la relación de los vegetales del género allium (cebollas, cebollinos, cebolletas, ajos y puerros) con el cáncer de próstata. En concreto, el resultado de la investigación fue que los hombres que ingieren más vegetales de este género, tienen menos riesgo de sufrir cáncer de próstata.

Cáncer de estómago y esófago

Siguiente con los vegetales del género allium, se ha encontrado relación entre estos y el riesgo de sufrir cáncer de esófago y estómago. Una relación de manera inversamente proporcional que nos indican numerosos estudios realizados sobre seres humanos que han demostrado los efectos protectores para nuestro organismo que provoca el consumo de este tipo de vegetales.

Por si esto no fuero poco, varios estudios realizados sobre animales concluyen que este tipo de vegetales pueden prevenir la aparición de cierto tipo de tumores.

Sueño y estado de ánimo

Como hemos comentado anteriormente, las cebollas contienen un ingrediente llamado folato. Pues bién, es este folato el que puede ayudar en casos de depresión previniendo un exceso de homicisteína en nuestro organismo, que podría impedir que tanto sangre como nutrientes alcancen correctamente nuestro cerebro.

El exceso de homocisteína interfiere en la producción de dos hormonas: la serotonina, que nos hace sentir bien, y la norepinefrina, que regula nuestro estado de ánimo, sueño y apetito.

Cabello y piel

De nuevo es la vitamina C la responsable de construir y mantener el colágeno, un componente básico para el correcto desarrollo de nuestra piel y cabello.

Cebolla. Cómo incorporarla a nuestra dieta

Antes de nada, hay que tener en cuenta de elegir en nuestro supermercado de confianza aquellas cebollas que estén secas y firmes y que no huelan prácticamente nada antes de ser peladas.

En cuanto a la forma de utilizarla en nuestra cocina, es muy amplia, ya que la cebolla es un alimento genial de añadir sabor a un plato sin añadir calorías extra, grasas o sal.

Son un recurso en muchas cocinas y un buen acompañamiento para muchos platos. No te equivocarás al preparar cebolla salteada, al horno, en grill, caramelizada, utilizada como parte de bocadillos o ensaladas o añadidas a salsas y aderezos.

Cebolla. Riesgos y precauciones

Como todos los alimentos, la cebolla también puede provocar alergias alimentarias. Si notáramos algún tipo de molestia tras su ingesta, es recomendable visitar a nuestro médico.
En realidad, lo realmente importante es tener una dieta equilibrada para prevenir enfermedades y lograr una buena salud. Es mejor tomar una dieta variada que concentrarse en unos pocos alimentos. Esa es la clave para mejorar nuestra salud.

En definitiva, la cebolla es un vegetal que nos hará llorar, pero solamente al cortarla, ya que incorporarla a nuestra dieta es motivo de muchas alegrías.

Categorías
Noticias

Tartas y quesos light deliciosos será posible

Tartas y quesos light deliciosos al igual que sus equivalentes con mayor porcentaje de grasa podrían convertirse en realidad gracias a estudios recientes centrados en cómo pueden reemplazar las proteinas a las grasas sin afectar al sabor y la textura de los alimentos.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tartas y quesos light deliciosos. Sustituir grasas por proteínas

El estudio ha sido llevado a cabo por un equipo compuesto en parte por la Heriot-Watt University y por la University of Edinburgh y subvencionado por la EPSRC. En él se han producido proteínas modificadas que pueden imitar muy de cerca el comportamiento de las grasas como parte de los ingredientes de nuestros alimentos. Esto es posible gracias a que pueden descomponerse fácilmente en micro-partículas y así permiten a los fabricantes de alimentos eliminar gran parte de las grasas sin que varíe para nada la calidad del producto final.

Esta idea de sustituir grasa por proteína no es algo nuevo, pero hasta ahora tan sólo se utilizaba en yogures, mientras que los quesos y las tartas se habían quedado un paso atrás, ya que no se podía asegurar un sabor y una textura similares a las versiones grasas. Todo esto provocado principalmente por el objeto del estudio que os comentamos: las proteínas no podían comportarse de una forma tan parecida a las grasas como era deseable.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tartas y quesos light deliciosos. La investigación

El equipo investigador ha estudiado a fondo la estructura química de las proteínas, desarrollando las bases para la utilización de proteínas modificadas como sustitutas de las grasas. De esta forma, no sólo tartas y quesos podrían beneficiarse, sino una gran variedad de alimentos bajos en grasas que nos ayudarán a comer más saludablemente y reducir los problemas de obesidad.

Más concretamente, los integrantes de este proyecto han conseguido utilizar proteínas para reemplazar huevos. De esta forma, se podría sustituir este ingrediente utilizado como gelificante en gran cantidad de productos de repostería, bajando así el contenido en grasa además de reducir el precio final del producto.

La siguiente fase de este estudio vendrá de la mano de Nandi Proteins, que se centrará en utilizar todo lo descubierto hasta ahora para incorporarlo a multitud de nuevos productos bajos en grasas que, previsiblemente, llegarían a las estanterías de nuestros supermercados en un par de años. Además, y para mejorar los resultados, el equipo investigador está desarrollando un modelo informático para ayudar a los fabricantes de alimentos a obtener el nivel óptimo de proteínas para reemplazar a las grasas en determinados productos.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tartas y quesos light deliciosos. Las declaraciones

En cuanto a declaraciones importantes sobre esta investigación, tenemos la del Dr Steve Euston de la Heriot-Watt University, que dirige el proyecto:

Estamos preparando el camino para el desarrollo de proteínas modificadas que, imitando a las grasas, podrán ser utilizadas para producir un amplio rango de comidas bajas en grasas. El resultado podría tener importantes beneficios, además de reducir la carga en el sistema nacional de salud causado por obesidad y otros problemas de salud relacionados con el sobrepeso.

Por su parte, Lydia Campbell, de Nandi Proteins ha concluido:

La financiación de EPSRC permite la investigación científica y los resultados añadirán confianza sobre esta tecnología que podrá ser desplegada internacionalmente. Los resultados de esta investigación servirán para expandir nuestra variedad de productos y competir con las compañías internacionales.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

¿Controlar nuestro peso a base de tartas y quesos light deliciosos? Viendo estas noticias, yo no me atrevería a decir que no. El tiempo lo dirá.

Categorías
Noticias

Lavar pollo crudo incrementa el riesgo de intoxicación alimentaria

Lavar pollo crudo puede llevar a incrementar de forma peligrosa la intoxicación alimentaria causada por la bacteria Campylobacter, que se propaga por manos, ropa, utensilios de cocina y superficies de trabajo debido a las gotas de agua salpicadas de la carne cruda. Más allá de ayudar, lavar pollo crudo es un riesgo para la salud que ha hecho que la Food Standars Agency de Reino Unido haya pedido a la población que deje de lavar pollo crudo en un esfuerzo de reducir las cerca de 280.000 personas infectadas por la bacteria Campylobacter cada año.

La Food Standars Agency (FSA a partir de ahora) ha realizado una serie de encuestas que reflejan que el 44% de las personas en Reino Unido proceden a lavar pollo crudo antes de cocinarlo. Las razones principales por las que la gente piensa que debe lavar pollo crudo son: eliminar la suciedad (36%), eliminar los gérmenes (36%) y por costumbre (33%).

La FSA no sólo se ha referido a la población sino también a productores de programas de televisión dedicados a la cocina. De esta forma quiere asegurarse de que no se olviden de que deben evitar lavar pollo crudo en sus shows. De igual manera se ha puesto en contacto con granjeros y productores para reducir la infección en granjas de engorde y mataderos de aves. La agencia ha hecho la petición en forma de carta que ha sido firmada por varias de las compañías de alimentos más importantes del país.

Lavar pollo crudo y la bacteria Campylobacter

La bacteria Campylobacter causa una enfermedad infeciosa llamada campylobacteriosis que provoca diarrea (en ocasiones con sangre, nauseas y vómitos), dolor abdominal, calambres y fiebre tras entre 2 y 5 días de exposición. Hay que aclarar que también hay personas que no presentan ninguno de estos síntomas.

El mayor peligro viene en aquellos que tienen un sistema inmune más débil, como menores de cinco años y personas mayores. En este caso, la bacteria puede propagarse al torrente sanguíneo y producir una infección muy seria que incluso puede poner en peligro la vida del afectado.

Las declaraciones de Catherine Brown, una de las responsables de la FSA, nos da algún dato y recomendación adicional. En concreto incide en que son muchas las personas que se lavan las manos después de tocar el pollo crudo y además se aseguran de cocinarlo correctamente para evitar problemas, tal y como dictan las recomendaciones de seguridad. El problema es que también son muchas las personas que, intentando evitar contagios, consiguen exactamente lo contrario al lavar pollo crudo, que, como ya os indicamos, no es en absoluto recomendable.

“Es por eso por lo que avisamos a la gente para que deje de lavar pollo crudo y también avisarles de los riesgos para la salud de contraer Campylobacter como resultado de la contaminación cruzada”, explica Catherine.

Lavar pollo crudo y el síndrome Guillain-Barré

Los problemas derivados de la infección por Campylobacter son variados y peligrosos. En primer lugar, puede llevarnos a desarrollar el síndrome del colon irritable, problemas de artritis reactiva o, incluso, el síndrome Guillain-Barré, un importante problema de salud relacionado con el sistema nervioso.

Aquí os dejamos un vídeo (en inglés, pero con posibilidad de activar subtítulos en castellano) en el que vemos a Ann Edwards. Ann es una habitante de 67 años de Reino Unido que vive en la localidad de Hertfordshire y que nos cuenta como se infectó con Campylobacter en el año 1997. Lamentablemente, desarrolló el síndrome Guillain-Barré, que la dejó paralizada de pecho para abajo. Por suerte ahora mismo ya no está paralizada, pero aún vive con las consecuencias de ese síndrome, ya que no tiene movimiento en sus dedos y camina con ayuda de un bastón.

Lavar pollo crudo y el conocimiento de los consumidores

Y es que la Campylobacter es una de las causas más comunes de enfermedades diarréicas, con un porcentaje que llega a unos 14 casos por cada 100.000 habitantes en algunos países y que serían más si tenemos en cuenta que muchos casos no son diagnosticados o anunciados.

En el Reino Unido, la Campylobacter es la reina de las causas de intoxicación alimentaria, afectando a cerca de 280.000 personas cada año. Otro dato alarmante es que, según la FSA, un 80% de estos contagios provienen de aves contaminadas. Aparte de los problemas para la salud, el coste para la economía de este país es de cientos de millones de libras debido tanto al absentismo laboral como a la carga en el sistema de salud pública.

¿Vosotros habéis oído hablar de la salmonela? ¿Y del E. coli? Y por último, ¿conocéis la Campylobacter? Si las respuestas son sí, sí, no, estáis en el mismo caso que los ciudadanos de Reino Unido. Y es que este estudio de la FSA demostró que la opinión pública no se preocupa demasiado por la Campylobacter. El resultado fue que más del 90% de las personas encuestadas habían oído hablar de la salmonela y del E. coli, pero tan sólo el 28% lo habían hecho con la Campylobacter. Si vamos aún más allá, tan sólo una tercera parte de aquellos que decían conocer la Campylobacter sabían que las aves son el principal foco de infección.

De acuerdo a estudios de la CDC estadounidense, incluso una gota desprendida de pollo crudo contiene suficientes bacterias para infectar a una persona. Y las personas no se pueden infectar solamente por lavar pollo crudo, sino también por utilizar tablas de cortar mal lavadas o reutilizar utensilios de cocina para cortar vegetales u otros alimentos después de hacerlo con el pollo crudo.

Si necesitáis información adicional, la propia FSA nos ofrece una guía para saber cómo manejar el pollo crudo de forma correcta.

En resumen, y según la FSA, lavar pollo crudo puede conducir a infectarnos por Campylobacter. Advertidos estáis.

Categorías
¿Sabías que...?

Piña. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La piña fue trasladada a Europa por Cristobal Colón tras una de sus expediciones a sudamérica, de donde se piensa que es originaria. Desde entonces, la piña es conocida en algunos lugares más como un alimento exótico y extravagante que una fruta que tomar de manera habitual, cosa que esperemos cambie debido a los datos que indicamos a continuación.

Hoy en día, la piña se puede encontrar fácilmente en cualquier frutería y en muchos hogares de todo el mundo. En centro y sudamérica, la piña no es solo reclamada por su sabor dulce, sino que ha sido utilizada durante siglos para solucionar problemas digestivos e inflamatorios.

En este artículo vamos a repasar los beneficios para nuestra salud de la piña, sus valores nutricionales y cómo podemos incorporarla a nuestra dieta diaria, así como los posibles riesgos que pueda presentar su consumo.

Piña. Valores nutricionales

Una ración media de piña fresca nos aporta aproximadamente 82 calorías, 0 gramos de grasa, 0 gramos de colesterol, 2 miligramos de sodio, 22 gramos de carbohidratos (incluyendo 16 gramos de azúcar), 2.3 gramos de fibra y 1 gramo de proteína.

Esta misma ración nos proporciona un 131% de la vitamina C diaria recomendada, 2% de la vitamina A y otro 2% tanto de calcio como de hierro.

La piña también es una fuente importante de vitaminas y minerales como la tiamina, riboflavina, vitamina B6, folato, ácido pantoténico, magnesio, manganeso, potasio y antioxidantes y polifenoles como beta-caroteno.

La piña fresca es la única fuente conocida de una enzima denominada bromelina, que ha sido utilizada en múltiples estudios para determinar sus efectos en aliviar problemas de artritis, procesos inflamatorios, aliviar el dolor, impedir el crecimiento de tumores y reducir el tiempo de recuperación en operaciones de cirugía plástica.

Piña. Beneficios para nuestra salud

Consumir frutas y vegetales de cualquier tipo ha sido asociado a una reducción del riesgo para nuestra salud que presentan muchos estilos de vida. Varios estudios han sugerido que incrementar el consumo de frutas como la piña reduce el riesgo de obesidad, mortalidad, diabetes y enfermedades cardiacas. Además proporciona un incremento de energía, pérdida de peso y mejora de nuestro cabello.

Degeneración macular asociada a la edad

Un incremento en la ingesta de frutas (3 piezas o más al día) ha sido relacionado con la disminución del riesgo y la progresión de la degeneración macular asociada a la edad, una enfermedad del ojo que se produce por deterioro en la mácula, una parte del ojo que se encuentra en su parte posterior, en el centro de la retina.

Prevención del asma

Los riesgos de desarrollar asma son menores en aquellas personas que consumen altas cantidades de ciertos nutrientes. Uno de esos nutrientes es el beta-caroteno, que se encuentra en alimentos como la piña, el mango, la papaya, el brócoli, el albaricoque, el melón, la calabaza y las zanahorias.

Presión arterial

El incremento en el consumo de potasio gracias a la ingesta de frutas y vegetales altos en potasio puede ayudar a reducir la presión arterial. De acuerdo a un estudio del National Health and Nutrition Examination Survey estadounidense, menos del 2% de los adultos de ese país cumplen la cantidad diaria recomendada de potasio que asciende a 4700 mg.

Como dato adicional, decir que una dieta rica en potasio está asociada a la disminución de un 20% en el riesgo de muerte por cualquier causa.

Cáncer

Como excelente fuente de la gran antioxidante vitamina C, la piña puede ayudar a combatir la formación de radicales libres, que son los responsables de provocar casos de cáncer.

Las dietas ricas en beta-caroteno también pueden jugar un papel protagonista contra los casos de cáncer de próstata, de acuerdo a un estudio realizado en el departamento de nutrición de la Harvard School of Public Health, y se ha encontrado su relación inversa con el desarrollo de cáncer de colon en estudios realizados en territorio japonés.

Un alto consumo de fibra proveniente de frutas y vegetales está asociado a una disminución del riesgo de sufrir cáncer colorectal. Además, existen estudios que indican que la bromelina que se encuentra en la piña y otras enzimas similares podrían ser utilizadas en tratamientos contra el cáncer para reducir efectos secundarios como la inflamación de boca y garganta provocada por tratamientos de radicación.

Diabetes

Son varios los estudios que muestran que aquellos diabéticos tipo 1 que mantienen dietas ricas en fibra tienen unos niveles de glucosa en sangre menores y que los diabéticos tipo 2 han mejorado sus niveles de azúcar en sangre, lípidos y niveles de insulina. Una piña de tamaño medio aporta unos 13 gramos de fibra, mientras que la cantidad diaria recomendada está en torno a 21-25 gramos para las mujeres y 30-38 gramos para los hombres.

Digestión

La piña, debido a su alto contenido en fibra y agua, ayuda a prevenir el estreñimiento y a alcanzar una buena salud intestinal y regularidad.

Fertilidad

Las dietas ricas en antioxidantes ayudan a mejorar la fertilidad. Debido a que los radicales libres también pueden dañar el sistema reproductivo, los alimentos con alta actividad antioxidante como las piñas, que combaten los radicales libres, están recomendados para aquellos que estén intentando tener un niño. Los antioxidantes en la piña tales como la vitamina C, beta-caroteno y los minerales como cobre, zinc y los folatos tienen propiedades que afectan a la fertilidad tanto masculina como femenina.

Curación e inflamación

Algunos estudios han demostrado que la bromelina, la enzima que se encuentra en la piña, puede reducir la infamación, hematomas, tiempo de recuperación y dolor asociados a lesiones e intervenciones quirúrgicas. La bromelina es utilizada actualmente para tratar y reducir la inflamación provocada por tendinitis, esguinces, desgarros y otras lesiones musculares, así como para cirugía de oído, nariz o garganta.

Salud cardiaca

La fibra, potasio y vitamina C que se encuentra en la piña ayudan a nuestra salud cardiaca.

En un estudio, aquellos que consumían 4069 mg de potasio al día tenían un riesgo 49% menor de morir por cardiopatía isquémica comparados con aquellos que consumían una menor cantidad de potasio (unos 1000 mg por día).

Las dietas ricas en potasio también han sido indicadas para reducir el riesgo de derrame cerebral, proteger contra la pérdida muscular, preservar la densidad ósea y reducir la formación de piedras en el riñón.

Piel

La vitamina C es un gran antioxidante que, tomado en forma natural (como ocurre en el caso de la piña) o aplicada directamente, puede ayudar a luchar contra los daños en la piel provocados por el sol y la polución, reduciendo las arrugas y la textura de la piel. La vitamina C también juega un papel fundamental en la formación de colágeno, que es la base de nuestra piel.

Piña. Cómo incorporarla a nuestra dieta

Debes elegir una piña con un cuerpo firme y gordito sin zonas blandas y con hojas verdes en la parte superior. La piña debe recolectarse cuando está en el punto óptimo de madurez y lista para su consumo. Tanto entera como cortada, la piña debe mantenerse en el frigorífico.

Si consumes piña envasada o enlatada, asegúrate de comprar aquellas que están envasadas solamente en el jugo de la propia piña y no con néctares o azúcares añadidos.

Guarda un bol de fruta fresca troceada en el centro de tu nevera

Con el sólo hecho de ver la fruta disponible, aumentarán las probabilidades de elegirla como tu snack diario en lugar de otros alimentos menos saludables.

Añade piña a tus kebabs favoritos

Prueba con gambas o pollo con cebolla roja, piña y tomates cherry.

Prepara una ensalada

Prepara una ensalada de fruta con frambuesas, piña, mandarina y uvas. Espolvorealo con un poco de coco rallado para darle un toque diferente y fresco.

Trozos de piña en tu ensalada

Añade algunos trozos de piña a tu ensalada para comer o cenar. Complétalo con nueces, queso fresco y vinagre de manzana o balsámico.

Zumo de piña

Puedes hacer tu propio zumo de piña para tomar un zumo fresco por la mañana. Haciéndolo tu mismo no tienes que preocuparte de que se añadan conservantes o edulcorantes.

Salsa fresca con piña

Prepara una salsa fresca con piña, mango, jalapeño y chile para acompañar a tus tacos o fajitas.

Piña. Riesgos y precauciones

Los betabloqueantes son un tipo de medicación que suele ser recetada comúnmente en casos de enfermedades cardiacas y que puede provocar que los niveles de potasio en sangre aumenten. De esta forma, los alimentos ricos en potasio deben consumirse con moderación en el caso de personas que se estén medicando con estos betabloqueantes.

Consumir potasio en exceso puede ser perjudicial para aquellos cuyos riñones no sean completamente funcionales. Si tus riñones no son capaces de eliminar el exceso de potasio de la sangre, podría ser fatal.

Aquellas personas diagnosticadas con reflujo gastrointestinal pueden presentar un incremento en síntomas como acidez y regurgitación cuando consumen alimentos ácidos, aunque las reacciones varían según la persona.

Por supuesto, podrían presentarse alergias alimentarias derivadas del consumo de piña. En cualquier caso, siempre es mejor tener una dieta rica y variada que concentrar toda nuestra dieta en un solo alimento.

Una fruta dulce y deliciosa con multitud de beneficios para nuestra salud y que se puede encontrar a lo largo de todo el año. Así que no sería mala idea el dejar de reservarla para banquetes y celebraciones y añadirla a nuestra dieta habitual.

Categorías
Consejos

Tipos de té que deberías probar

Seguro que ya sabes que el es una bebida muy saludable. Quizás hayas oído hablar de varios tipos de té y sus beneficios para tu cuerpo. Incluso puede que hasta lo hayas leído en este misma Web. Sin embargo, aún no habíamos hablado de nuestro “top” de tipos de té para que puedas experimentar con ellos durante, por qué no, la próxima semana.

Podemos encontrar multitud de variedades de té variando su concentración, marca, añadidos, etc., pero, en realidad, tan sólo existen seis tipos de té diferentes: negro, verde, oolong, pu-erh, blanco y amarillo. Para que os hagáis una idea de las variedades dentro de estos tipos, se estima la existencia de unas 20.000 variedades de té.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té negro

El té negro es negro por una razón muy simple: la oxidación producida durante su proceso de elaboración. ¿Alguna vez un plátano se te ha madurado tanto que ha cambiado de amarillo a negro? Pues un proceso muy similar es el que ocurre con la oxidación de este té negro.

Siguiendo con el ejemplo, es por esta razón por la que el té negro puede variar desde el color cobrizo hasta el marrón muy oscuro. Igualmente puede pasar de un sabor muy suave a uno bastante fuerte. En este mundo de los tés, todo depende de gustos. En lo que coinciden los expertos es en hervirlo a una temperatura entre 90 y 96 ºC.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té verde

El té verde proporciona un sabor muy diferente al té negro. Por supuesto, este tipo de té no está oxidado. Con esto no queremos decir que sea más simple o menos completo que el té negro. Es más, podemos encontrar sabores minerales y vegetales más que interesantes en nuestra taza de té.

Si en el caso anterior la temperatura del agua era importante, aquí es fundamental, ya que si lo calentamos demasiado podemos encontrarnos con un té verde demasiado amargo y perdiendo parte de sus propiedades. La temperatura recomendada está entre 76 y 85 ºC.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Oolong

Entre el té negro completamente oxidado y el té verde sin oxidar, encontramos este té oolong o té azul que presenta una oxidación de entre un 10 y un 80 por ciento. Sin lugar a dudas, el té más complicado de cultivar, y es que hay que tener mucho ojo, tacto y olfato para obtener un gran té oolong.

Si aún no has probado este tipo de té, sería un buen día para hacerlo. Disfrutarás del tipo de té más parecido a un té artesano que puedas encontrar. Mi tipo de té favorito y muy recomendable.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Pu-erh

El té pu-erh o té rojo es el tipo de té más intenso. Si te van los sabores fuertes, este té que debe su sabor al proceso de fermentación te sorprenderá con un gusto que los expertos han catalogado de sabor a tierra, carne o tabaco.

La fermentación del té pu-erh se realiza de manera tradicional durante largos periodos de tiempo que pueden llegar a más de 30 años para desarrollar todo el fuerte sabor que presenta. Lógicamente, cuanto más tiempo lleve fermentando, más alto será su precio. De todas formas, sea cual sea el precio al que lo compréis, el té pu-erh vale mucho.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té blanco

El té blanco es el más reciente de todos los tipos de té con “tan sólo” algo más de 300 años de vida. Podríamos decir que es el hermano del té verde, ya que, al igual que este, se produce de manera bastante simple.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurre con el té verde, el té blanco puede estar ligeramente oxidado, haciendo que el sabor resultante sea más suave que el del té verde. Si quieres probar lo último en el mundo del té, el té blanco es lo tuyo.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tipos de té. Té amarillo

¿Nunca habías oído hablar del amarillo? Desde luego, de todos los tipos de té, es el té más difícil de encontrar y, por tanto, de probar. Antes de que te pongas a buscarlo como loco, decirte que es un té similar al té verde con la diferencia de suavizarlo ligeramente en su proceso de elaboración.

Los productores de té amarillo cubren el té de manera que este reabsorba sus propios aromas. De esto modo tan sencillo se consigue un té más dulce y aromático que el té verde. Sin embargo, este paso adicional requiere de personas dispuestas a comprarlo, por lo que algunos expertos lo consideran en peligro de extinción. Si estás interesado en él… corre.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

La verdad es que el mundo del té es muy amplio, complejo e interesante, pero hemos querido daros unos pequeños apuntes para entrar en él. Si queréis ir un poco más allá, os recomendamos el libroThe Tea Enthusiast’s Handbook“, que os hará ir un paso más allá en el universo de los tipos de té. ¡Que los disfrutéis!

Categorías
Noticias

Dieta mediterránea y obesidad infantil

Un último estudio relaciona dos conceptos: dieta mediterránea y obesidad infantil y concluye que aquellos niños que siguen una dieta mediterránea tienen un 15% menos de probabilidad de desarrollar obesidad.

Después de atribuir varios beneficios a esta dieta mediterránea entre los que podemos citar la reducción del riesgo de sufrir diabetes tipo 2 o problemas arteriales, ahora debemos añadir una nueva buena noticia: los niños que siguen esta dieta tienen menos posibilidades de desarrollar sobrepeso u obesidad.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. El estudio

El estudio fue desarrollado por la University of Gothenburg en Suecia y presentado en el European Congress on Obesity de Sofia, en Bulgaria. En él se tomaron datos de ocho países europeos: España, Suecia, Alemania, Italia, Chipre, Bélgica, Estonia y Hungría.

Como seguro sabréis, la dieta mediterránea se basa en verduras, vegetales, cereales y legumbres, además de apoyar al pescado sobre la carne, especialmente la roja. A esto debemos añadirle una ligera actividad física diaria y la no menos importante compañía de amigos y familiares durante nuestras comidas.

El estudio se centró en una serie de entrevistas a los padres de los niños en el que se les preguntaba cuantas veces consumían una serie de alimentos. Tras hablar también con los hijos, se les realizaron unas medidas de peso, altura, perímetro abdominal y porcentaje de grasa corporal para determinar los resultados.

Tras esto, se estableció un sistema de puntuación dando mayor importancia a los alimentos típicos de la dieta mediterránea que antes hemos mencionado. De esta forma elaboraron un ranking con esta puntuación y obtuvieron unos resultados cuanto menos sorprendentes.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. Los resultados

Y es que resulta que el país que obtuvo una mayor puntuación gracias a la alimentación de sus niños fue Suecia, mientras que un país en pleno Mediterraneo ocupó la última posición. En concreto fueron los chipriotas los encargados de situarse a la cola de la clasificación.

El resultado definitivo del estudio fue que los niños que siguen la dieta mediterránea tenían un 15% menos de probabilidades de sufrir sobrepeso u obesidad y menos posibilidades de aumentar de peso (entre un 10 y un 15 por ciento), así como de incrementar perímetro abdominal y grasa corporal.

Añadir que no se descubrió ninguna relación o diferencia por edad, sexo, país o clase social. Así que si tenéis niños y siguen una dieta mediterránea, enhorabuena. Y sino, no es mal momento para comenzar.

Categorías
¿Sabías que...?

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Diccionario de aditivos alimentarios

Los mono y diglicéridos de ácidos grasos son ni más ni menos que lo que su propio nombre indica. Se trata de grasas añadidas a los alimentos para cumplir la función principal de mezclar líquidos con grasas. Esta misión ya se cumple de forma natural en los alimentos y constituye cerca del uno por ciento de las grasas totales presentes en el producto.

También actúan como emulsionantes, desespumantes y para mantener tiernos por más tiempo los productos horneados. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos por el código E-471, mono y diglicéridos, glicéridos o mono y diglicéridos de ácidos grasos.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Dónde encontrarlo

Su utilización es masiva y, para que os hagáis una idea de la cantidad de productos en los que podemos encontrar estos mono y diglicéridos de ácidos grasos, podemos citar helados, margarina, alimentos precocinados, pan de molde, pastelería, panadería, batidos, cereales, leche, mermeladas, cremas, chocolates, embutidos, salchichas, arroz, puré y diferentes toppings.

Un par de buenos y conocidos ejemplos los tenemos en dos marcas más que reconocidas. Hablamos, por un lado, de la famosa margarina Flora Oliva y, por otro, del popular helado Maxibon de Frigo.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Peligrosidad

Más allá de ser una fuente de grasa, no se ha encontrado ningún estudio científico en humanos que demuestre que los glicéridos son peligrosos para nuestra salud.

Sin embargo, en grandes dosis se demostró resultar en una pobre asimilación de ácidos grasos esenciales aumentando el tamaño tanto del hígado como de los riñones de animales de laboratorio. Además debemos tener en cuenta que este aditivos suele obtenerse por hidrólisis de ácidos grasos que, generalmente, son de origen transgénico.

Esperando conocer el resultado de las pruebas en humanos no podemos más que recomendar precaución y más cuando no suele especificarse su origen (animal o vegetal).