Categorías
Consejos

Efectos secundarios de los refrescos. Sus efectos ocultos

Seguro que si has leído artículos al respecto en Webs o revistas especializadas en salud o has acudido al médico con algún problema de dolores de estómago, sabrás que los refrescos no son precisamente buenos. Aquí vamos a comentar algunos de los efectos secundarios de los refrescos.

La verdad es que son poco más que agua azucarada sin ningún valor nutricional, con lo que lo único que puedes conseguir con su consumo es incrementar tus probabilidades de convertirte en una persona obesa o diabética.

Pero no son esas las únicas malas noticias, ya que los efectos de los edulcorantes artificiales que contienen, como la sucralosa, y el añadido de algún ingrediente sorpresa podrían conseguir hasta que olvides lo que estás leyendo ahora mismo. Te contamos los efectos más interesantes derivados de su consumo.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Acumulación de grasa en lugares no habituales

Investigadores daneses descubrieron que beber refrescos que no fueran light incrementaban en un alto porcentaje la grasa que rodea a tu hígado y a los músculos que rodean el esqueleto, que, curiosamente, podrían derivar en el desarrollo de diabetes.

En concreto, el experimento demostró que aquellos que bebían un refresco diario durante seis meses incrementaron la grasa que rodea a su hígado entre un 132 y un 142 %, entre un 117 y un 221 % en la que acompaña a nuestro esqueleto y en torno a un 30 % en triglicéridos y grasas de otros órganos.

Por si esto no fuera poco, los niveles de colesterol aumentaban un 11%. Todo esto en comparación con aquellos que tomaban otras bebidas como leche o simplemente agua. Uno de los efectos secundarios de los refrescos que nadie desea.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. La tripita de los refrescos light

Vale, es normal que si tomas una bebida repleta de azúcar ganes peso, pero ¿y si te decimos que también ocurre con los refrescos light?

Pues bien, investigadores de la Universidad de Texas desarrollaron un estudio basado en 475 personas adultas durante 10 años. Los resultados fueron que aquellos que bebían refrescos light aumentaron el perímetro de su cintura un 70 % más que aquellos que no bebían refresco alguno.

Añadir que aquellos que tomaban más de dos refrescos light diarios incrementaron el diámetro ¡un 500 %!. Un estudio adicional de los mismos investigadores sobre ratones determinó que la causa podría ser el aspartamo, que, incrementando los niveles de glucosa, hace que el hígado tenga exceso de la misma y la convierta en grasa corporal.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Cáncer causado por el caramelo

Corría el año 2011 cuando el Center for Science in the Public Interest solicitó que se prohibiera el colorante artificial de caramelo que se utilizaba en Coca Cola y Pepsi (entre otras).

Las razones eran dos componentes de ese colorante: 2-metilimidazol y 4-metilimidazol, que se ha demostrado que causan cáncer en animales y, por lo tanto, se trataría de un riesgo innecesario teniendo en cuenta que su función es simplemente cosmética.

De hecho, en el estado de California, tan solo 16 microgramos por persona y día de 4-metilimidazol es suficiente para considerarse riesgo cancerígeno, y la mayoría de las colas actuales, tanto light como normales, contienen 100 microgramos en un envase de 350 ml. Uno de los efectos secundarios de los refrescos más alarmantes.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Envejecimiento prematuro

Tanto las bebidas light como las normales contienen fosfatos, o ácido fosfórico, que permite a los refrescos de cola realzar su sabor y mejorar su vida útil. Aunque este ácido está presente en muchos otros alimentos como carne o nueces, demasiada cantidad puede derivar en problemas de corazón o riñón, pérdida muscular, osteoporosis y envejecimiento prematuro.

Esto último se demuestra en un estudio publicado en el 2010 por la revista FASEB, que indica que los altos niveles de fosfato encontrados en los refrescos hicieron que las ratas que eran sujeto del experimento murieran cinco semanas antes que aquellas que se mantenían en unos niveles normales de fosfatos.

Si esto ya podía preocuparnos, tan solo añadir que los fabricantes de refrescos han incrementado los niveles de ácido fosfórico en sus productos en las últimas décadas.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Contaminación del agua

Los edulcorantes artificiales utilizados en los refrescos light no terminan en nuestros cuerpos y tampoco sufren tratamiento alguno en las plantas habilitadas a tal efecto una vez entran en las redes de saneamiento.

En 2009, unos investigadores suizos efectuaron varios tests con muestras de agua tomadas en plantas de tratamiento, ríos y lagos de Suiza y detectaron niveles de: acesulfamo K, sucralosa y sacarina. Todos ellos están o han estado formando parte de los refrescos light.

Añadir que una investigación de 19 municipios en EE.UU. ha revelado la presencia de sucralosa en todos y cada uno de ellos. Todavía no se ha demostrado el efecto de esta pequeña cantidad en humanos, pero se ha encontrado que la sucralosa presente en ríos y lagos interfiere en los hábitos alimentarios de varias especies.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Caries dentales y BVO

Si 9 de cada 10 dentistas recomienda el consumo de tal o cual pasta dentífrica, seguro que ninguno de esos diez te recomendará tomar refrescos. Y es que lo altos niveles de azúcar presentes en la versión normal de estas bebidas causa estragos en nuestras bocas, muy especialmente en la de nuestros niños.

Además, la presencia de un ingrediente llamado aceite vegetal bromado (BVO), que es añadido para añadir sabor a algunos refrescos, es un químico industrial utilizado como retardante en los plásticos. También lo podemos encontrar en bebidas deportivas y ha sido asociado a la pérdida de memoria y desordenes nerviosos cuando se consume en altas cantidades.

Además, los investigadores sospechan que este BVO pueda provocar problemas de comportamiento, infertilidad y lesiones musculares o cardiacas.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Alteración hormonal

No solamente son los propios refrescos los que pueden producir problemas. Casi todas las latas de aluminio que se utilizan para envasarlos contienen una resina epoxi llamada bisfenol A (BPA), utilizado para evitar que los ácidos del refresco reaccionen con el metal.

El problema es que está demostrado que el BPA interfiere con las hormonas y ha sido ligado a cuestiones de infertilidad, obesidad, diabetes y cánceres reproductivos. Los Centers of Disease Control and Prevention han indicado que las latas de refresco presentes en restaurantes, escuelas o establecimientos de comida rápida y restaurantes son la mayor fuente de exposición a este químico.

Así las cosas, mientras Pepsi y Coca Cola no terminan de decidirse en quién es la primera en desarrollar una planta de botellas de plástico 100 % libre de BPA, ninguna de las dos ha comunicado nada al respecto de fabricar latas de aluminio sin este químico.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Muerte de aves

Tanto las mallas que unen las latas de refresco como los tapones de las botellas de plástico de los mismos son causantes de la muerte de miles de animales tales como aves, tortugas marinas y demás fauna marina.

Los animales piensan que esos tapones son comida y, tras tragarlos, son incapaces de digerirlos, lo que les lleva a morir por desnutrición. Otros casos son provocados por asfixia debido a las mallas. Se podrían poner multitud de fotografías impactantes sobre estas muertes, pero prefiero dar simplemente un consejo. Reciclad todos los plásticos, por favor. Así evitaríamos en lo posible uno de los efectos secundarios de los refrescos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Maíz transgénico

Haz una prueba. Echa un vistazo a los ingredientes de tu refresco y verás que hay muchas probabilidades que alguno de esos ingredientes sean derivados del maíz. A eso súmale que gran parte de esas bebidas son estadounidenses y que en ese país el 88 % de su producción está modificado genéticamente para resistir pesticidas.

Sin estudios que puedan probar los efectos de este maíz en nuestro organismo, algunos científicos independientes han encontrado que este maíz modificado genéticamente (o GMO) está relacionado con daños en el tracto digestivo, envejecimiento prematuro e, incluso, infertilidad.

Además, últimos estudios franceses efectuados en ratas demuestran que aquellas alimentadas con maíz transgénico durante toda su vida desarrollaron cáncer de mama y murieron antes que aquellas que tomaron maíz natural.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Efectos secundarios de los refrescos. Conclusión

Son nueve razones de peso para replantearse el consumo de refrescos hasta que no se clarifiquen la mayor parte de estas cuestiones, cambien sus ingredientes o reduzcan su concentración. Quizás una bebida que se toma más por tradición o afición pero no por sus beneficios y que dudo mucho que se reduzca y mucho menos se limite su consumo. Si conocéis algo para añadir a esta lista de efectos secundarios de los refrescos, estaríamos encantados de recibirlo en comentarios.

Yo por mi parte me voy a refrescar con una de las bebidas a las que no parecen ligarse efecto negativo alguno: un vaso de agua fresquita.

Categorías
¿Sabías que...?

Saborizante artificial – Diccionario de aditivos alimentarios

Los saborizantes son preparados de sustancias que pueden ser de origen natural o artificial y que son capaces de actuar sobre los sentidos del gusto y del olfato para reforzar el propio olor o sabor de un alimento determinado  con el fin principal de hacerlo más apetitoso.

Marcando su posible origen en la década de los 50, cuando la industria alimentaria descubrió que se podían obtener en los laboratorios sabores similares a los de la carne utilizando proteína barata y abriendo la puerta para su amplia utilización en la actualidad.

Presente también como sabor artificial, sabores artificiales, saborizante o saborizante artificial. Se refieren a los cientos de químicos permitidos en los alimentos como el butanol, etanoato o acetato de fenilo. Los químicos concretos utilizados para dar sabor a los alimentos son propiedad exclusiva de sus fabricantes, y se utilizan para imitar sabores de mantequilla, especias, frutas, etc.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Saborizante artificial. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Pues “solamente” en miles y miles de alimentos como cereales, bebidas o galletas.

El ejemplo más famoso lo podríamos tener en unas galletas que puedes destapar, chupar, mojar en leche y probar su delicioso saborizante artificial. Nos referimos a las archiconocidas galletas Oreo.

Otro ejemplo de saborizante artificial lo tenemos en el chocolate más crujiente de la casa Nestle, el chocolate Crunch.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Peligrosidad

[symple_box color=”yellow” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La FDA ha aprobado todos y cada uno de los elementos del listado de químicos permitidos, pero, debido a que estos saborizantes pueden dejar componentes sin especificar escondidos dentro del conjunto

Por ello son varios los que encuentran a los saborizantes artificiales como una trampa mortal que se vale del placer que se considera la comida para hacer más apetitosos sus productos sin importar los efectos que estos ingredientes artificiales pudieran tener para nuestra salud.

No hay forma de determinar los efectos que podrían tener en nuestro organismo, por lo que se deberían tomar con mucho cuidado y moderación.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Alfa Tocoferol

También presente como A-Tocoferolα-tocoferol o E-307, se trata de un antioxidante de origen natural. Es la forma más habitual de añadir vitamina E a los alimentos, estando científicamente preparada para su rápida absorción y almacenaje en nuestro organismo.

Es un nutriente esencial, que ayuda a prevenir la oxidación de las células y juega un papel fundamental en la salud de nuestra cada vez más dañada piel y para la prevención de enfermedades.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

En carnes, alimentos con grasas añadidas y aquellos que indiquen un suplemento de vitamina E. En su forma natural, está presente en nueces, vegetales de hoja verde, aceites vegetales, semillas y grano.

Un ejemplo de la aparición del E 307 la encontramos en el producto dietético biManán Pro Crema de 9 Verduras o en el complemento nutricional ampliamente anunciado en TV, Pediasure.

[/symple_box]

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

En la cantidad en que se añade a los alimentos, no parece tener ningún riesgo para nuestra salud, pero suplementos con alta concentración de este aditivo podrían derivar en calambres, debilidad o visión doble.

Por lo tanto, de momento, y si no se demuestra lo contrario, podemos estar bastante tranquilos con este alfa tocoferol.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Acesulfamo K

No os equivoquéis, los alimentos que compramos en supermercados y consumimos tranquilamente en nuestro hogar no están creados por cocineros, sino por científicos. Estos intentan conseguir un producto con mejor sabor, aspecto o tiempo de conservación. Para conseguir este objetivo utilizan los aditivos alimentarios.

Estos aditivos de, en ocasiones, impronunciables nombres, suelen tener dos tipos de efectos en nuestro organismo: aquellos que conocemos y los que no. La verdad es que no se cuál de los dos es más peligroso.

Esta es la razón de comenzar esta serie de artículos comentando los principales aditivos que podemos encontrar en nuestros supermercados. Muchos aditivos y muchos alimentos que los contiene que intentaremos explicar para que podáis decidir si tomarlos o no. Antes de ir al grano, tan sólo un consejo: si no lo puedes pronunciar, ten cuidado.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Acesulfamo K

Conocido también por otros nombres como Acesulfame-K, Acesulfamo potásico, Acesulfame potásico o el más críptico E-950, se trata de un edulcorante artificial sin calorías utilizado habitualmente con otros edulcorantes para esconder su ligero sabor amargo.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Se encuentra en miles de productos en todo el mundo, con especial predilección para las bebidas y los helados sin azúcar.

Por ejemplo, se puede encontrar en la Coca Cola Zero o en el yogur bebible Activia Zero

[/symple_box]

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

La FDA (U.S. Food and Drug Administration) ha aprobado este aditivo para su uso en muchos alimentos, pero algunos grupos han reaccionado reclamando que esa decisión estaba basada en tests poco útiles y representativos.

Sin embargo, los estudios realizados en animales han relacionado el consumo de este edulcorante con tumores de pulmón y pecho.

[/symple_box]

Categorías
Análisis

Ketchup Light Carrefour

Si tenéis peques seguro que están encantados con unas patatitas fritas acompañadas con un bote de ketchup. Entre los muchos existentes en el mercado, hemos escogido el Ketchup Light Carrefour para ofreceros una nueva review.

Anunciando en letras bien grandes en su etiqueta frontal que no contiene conservante alguno, ¿podemos optar por él como una opción segura y saludable?

El ketchup se ha convertido en una de las salsas más populares. Con una especial preferencia entre niños y jóvenes y una asociación casi directa con la comida rápida, se ha introducido rápidamente en el mercado español como compañía de multitud de platos. ¿O acaso nunca habéis comido unas patatas fritas con ketchup?

Una salsa cuyo componente principal es el tomate y que suele tener un sabor suave y dulce por su contenido en azúcar. Su principal problema es la cantidad de conservantes y/o colorantes que varias marcas incluyen en sus botes de ketchup.

Ketchup Light Carrefour

Seguro que todos conocéis los hipermercados Carrefour. Además ellos son los fabricantes de varios productos que llevan una de las múltiples marcas con las que etiquetan sus artículos, ya sea la propia marca Carrefour, Discount, Baby, Kids, etc. La calidad de sus productos no siempre es tan buena como desearíamos, pero con este ketchup han intentado conseguir algo bueno, bonito y barato. ¿Lo han conseguido?

Como comentaba anteriormente, la mayoría de ketchups actuales tienen un componente no deseado: los conservantes. No es el caso del que nos ocupa en esta review, ya que, y como advierte claramente en su etiqueta frontal, no contiene conservativo alguno.

Proporcionándonos 79 kcal de energía por cada 100 gr., 1.3 gramos de proteína, 17 gr. de hidratos de carbono, 1.3 gr. de fibra alimentaria, menos de 0,5 gr. de grasa y 0.8 gr. de sodio con 2 gr. de sal, un valor por encima del recomendable. Además tenemos un par de valores que deberíamos controlar.

En primer lugar sus azúcares, que alcanzan los 13 gramos por cada 100, lo que se nos antoja algo alto, pero ni mucho menos alarmante y menos comparado con los valores que alcanzan otras marcas de este producto. Con un consumo moderado no deberíamos tener problema alguno.

Por otro lado encontramos sus grasas saturadas que, a pesar de no ser un valor alto y alcanzar menos de 0,5 gramos por cada 100, son la totalidad de las grasas del producto. Con esto tenemos que la totalidad de las grasas del producto son saturadas.

En cuanto a los ingredientes, encontramos dos de esas palabras raras que se esconden en tantas etiquetas. El primero es el almidón modificado de maíz, un espesante que, a pesar de contener la palabra modificado, no es un transgénico a no ser que lo especifique claramente, tal y como comenta Greenpeace en sus listados.

El segundo es más peligroso. Se trata del jarabe de glucosa-fructosa de maíz, un ingrediente presente en muchas salsas de tomate que está altamente procesado para contener iguales cantidades de glucosa y fructosa. Según varios estudios científicos, podría derivar en un aumento del riesgo de padecer dolencias cardiacas o diabetes y podría incluso llegar a alterar nuestro metabolismo.

Este último ha sido un ingrediente determinante para la nota de esta review y para no poder recomendar este producto aunque reconocemos que va por el buen camino y que es una mejor alternativa para tomar ketchup que otras marcas más conocidas.

INGREDIENTES

Tomate (170 g. de tomates frescos para elaborar 100 g. de ketchup), azúcar, jarabe de glucosa-fructosa de maíz, vinagre de alcohol, almidón modificado de maíz, sal y mezcla de especias.

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (por 100 gr.)

  • Energía: 79 kcal
  • Proteinas: 1,3 g
  • Hidratos de carbono: 17 g
  • Azúcares: 13 g
  • Grasas: < 0,5 g
  • Grasas saturadas: < 0,5 g
  • Fibra alimentaria: 1,3 g
  • Sodio: 0,8 g
  • Sal: 2 g
Categorías
Consejos

Alimentos para tu corazón. Los cinco mejores

Con un promedio de 70 años de vida y siendo un caso normal, un corazón late 2.500 millones de veces. Demasiado trabajo para un órgano del tamaño de un puño. Añádele un índice de obesidad cada vez mayor y las grasas transgénicas añadidas sigilosamente en nuestra alimentación y tendrás como resultado un motor que sufre cada día más y que hay que cuidar al detalle. Para ayudar, vamos a comentar los mejores alimentos para tu corazón.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Alimentos para tu corazón. El Top 5

Seguro que has oído en multitud de ocasiones que el ejercicio ayuda a tener un corazón sano. Es cierto, pero tan beneficioso es el ejercicio como la buena alimentación.  Dentro de estos buenos alimentos para tu corazón, hay cinco muy concretos que serán nuestros mejores aliados a la hora de poner nuestro corazón. Se trata de los siguientes:

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

  • Arándanos: comenzamos el listado de alimentos para tu corazón con un alimento más famoso en el mercado estadounidense con sus deliciosas tartas y postres que en nuestro país. Se ha demostrado que tomar un puñado a diario puede derivar en un aumento del colesterol bueno (HDL) hasta en un 10%. Traducido a problemas cardiacos resulta en una disminución de riesgo de nada más y nada menos que un 40%. Los polifenoles podrían ser los responsables de este gran beneficio para nuestro corazón con tan solo la ingesta de unos pocos arándanos al día.
  • Cereales integrales: en un estudio de la Universidad de Tulane, un grupo de investigadores descubrió que las personas que tomaban cereales integrales, nueces y alubias al menos cuatro veces por semana, tenían un riesgo de padecer dolencias cardiacas que aquellos que los tomaban solamente una vez por semana o menos. Eso sí, también tenían más peligro de incendio por gases. Un componente clave en los alimentos para tu corazón.
  • Pomelo: quizás el menos consumido de los cítricos (grandes alimentos para tu corazón) es el que más disminuye tu colesterol malo (LDL) consiguiendo rebajarlo entre un 8 y un 11%, decreciendo también tus posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas. Además es perfecto para combatir los catarros de esta época o aliviar sus efectos, ya que aporta más del 150% de la cantidad de vitamina C diaria recomendada.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

  • Agua: algo tan sencillo y tan beneficioso como esto. Se ha demostrado que beber 5 vasos de agua o más al día (de unos 250 ml) disminuye el riesgo cardiaco en un 60%, igualando los beneficios que tendría para tu corazón el dejar de fumar, disminuir tu colesterol malo, hacer ejercicio o perder peso. ¡Casi nada! ¿Qué no debería formar parte del listado de alimentos para tu corazón? Pregúntaselo a él.
  • Pescado: para todos los amantes y seguidores de la carne y aquellos que siempre la prefieren al pescado en los menús, es buen momento para probar un cambio. Los ácidos grasos Omega-3 del atún y otros pescados son grandes alimentos para tu corazón y ayudan a fortalecer el músculo de nuestro corazón, disminuir nuestra presión arterial y las posibilidades de sufrir algún tipo de inflamación en nuestro cuerpo. Combínalo con frutas ricas en vitamina C como naranjas o piña y tendrás un 40% menos de posibilidades de morir por problemas cardiacos.

Alimentos naturales, sencillos y con cuya inclusión en tu dieta conseguirás un corazón más fuerte y sano. ¡A cuidarse!

Categorías
Noticias

El aspartamo es seguro a pequeñas dosis

Un detallado análisis realizado en animales por parte de la European Food Safety Authority (EFSA) ha concluido con el resultado de considerar que el aspartamo es seguro para el consumo humano en niveles de consumo diarios aceptables.

La doctora Alicja Mortensen, que encabeza la EFSA en su sección de aditivos y nutrientes añadidos a los alimentos (ANS Panel) declaró:

Esta opinión representa una de las más completas evaluaciones de riesgo del aspartamo nunca desveladas. Es un paso adelante en el refuerzo de la confianza de los consumidores en el apuntalamiento científico del sistema de seguridad alimentaria de la Unión Europea y la regulación de aditivos alimentarios.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

El aspartamo es seguro. ¿Qué es el aspartamo?

Por si alguien aún no lo sabe, el aspartamo es un edulcorante artificial aproximádamente 200 veces más dulce que el azúcar, que ha sido añadido tanto a comida como a bebida durante más de 25 años. Quizás no lo hayáis visto tanto con ese nombre como por su nombre de pila, E951 o E-951 en la Unión Europea. El aspartamo se encuentra en miles de productos, siendo los productos dietéticos, refrescos, yogures y chicles sus máximos exponentes.

Como ocurre con muchos aditivos, los reguladores de la seguridad alimentaria fijan que el aspartamo es seguro en una dosis diaria aceptable de consumo (ADI). Con ella se estima la cantidad que una persona puede consumir diariamente durante toda su vida sin sufrir ningún tipo de riesgo. En el caso del aspartamo la cantidad varía según el país. Así, la ADI en Reino Unido se fija en 40 mg/kg de masa corporal mientras que en EE.UU. y en España aumenta hasta los 50 mg/kg.

Para la mayoría de alimentos y bebida en los que encontramos aspartamo, tendríais que consumir una cantidad ingente a diario durante toda vuestra vida para exceder estos niveles.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

El aspartamo es seguro. Salvo en un caso

La única excepción a la seguridad del aspartamo en esas cantidades la encontramos en las personas afectadas por fenilcetonuria (FCU), una enfermedad metabólica hereditaria que afecta a una persona de cada 10.000. Si no se trata adecuadamente podría resultar en serios daños cerebrales. Estas personas no podrían consumir aspartamo porque su cuerpo no podría metabolizarlo y se acumularía en niveles peligrosos.

Siempre se ha especulado con la relación entre el aspartamo y el cáncer. Como muestra encontramos un estudio del año 2005 en el que se demostraba que este edulcorante causaba cáncer en ratas en niveles supuestamente seguros para consumo humano. El estudio que presentamos ahora parece hacer desvanecer este posible riesgo.

Además, el nuevo estudio concluye que el aspartamo no daña ni el cerebro ni el sistema nervioso, y tampoco afecta a nuestro comportamiento ni funciones mentales en niños o adultos.

En definitiva, un estudio que entra en contradicción con otros anteriores, que aseguro que el aspartamo es seguro y que no hace sino aportar más dudas sobre el consumo de aspartamo. ¿Y tú? ¿Te fías de este estudio?

Categorías
¿Sabías que...?

La cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN

El café y la cerveza son polos opuestos ya que, mientras uno te activa, la otra te relaja. Sin embargo, un reciente estudio afirma que la cafeína y el alcohol pueden llegar hasta a cambiar tu ADN.

En concreto, investigadores del Departamento de Microbiología y Biotecnología Molecular de la Universidad de Tel Aviv han descubierto que las bebidas también pueden tener efectos opuestos en tu genoma. No es el primer estudio que se realiza sobre estas modificaciones genéticas, pero sí uno de los que ha obtenido unos resultados más sorprendentes, a pesar de, lógicamente, no haberse efectuado directamente sobre seres humanos. Os contamos.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

La cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN. La vida eterna

Trabajando con un tipo de levadura que comparte muchas similitudes genéticas con humanos, los investigadores encontraron que la cafeína disminuye y el alcohol alarga los telómeros implicados en el envejecimiento y el cáncer. El que este estudio se centre en esos dos factores no es casual ya que se consideran dos de las estrellas sobre las que se centran las preocupaciones y los estudios más destacados de la actualidad.

Los telómeros marcan el final de las cadenas de ADN en nuestros cromosomas. Cuando estos telómeros se hacen demasiado cortos, la célula muere. Sólo las células fetales y cancerígenas pueden evitar este destino reproduciéndose para siempre sin ver como sus telómeros disminuyen en tamaño.

Es curioso comprobar como la longitud de los telómeros no varía al verse expuestos a cambios de temperatura, pH, drogas o productos químicos, pero sí a una concentración de cafeina similar a la encontrada en un café express.

De momento, ante esta noticia de que la cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN y siguiendo el consejo del profesor Kupiec que encabeza este estudio, lo mejor es:

Intentar relajarse y beber un poco de café y un poco de cerveza.

Apuntado queda.

Categorías
Noticias

Adelgazar con frío y comidas picantes. Una ayuda más.

Nuevo método para perder peso: adelgazar con frío y comidas picantes. Calentarnos o enfriarnos puede derivar en una pérdida de peso según un reciente estudio publicado en “Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care.

Los investigadores ya sabían que, mientras la grasa blanca te lleva a ganar peso, la grasa marrón ayuda a tu cuerpo a quemar más calorias y finalmente a la perdida de peso. Lo que no sabían era como incrementar la cantidad de grasa marrón en aquellos que no tienen demasiada.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Adelgazar con frío y comidas picantes. Dos sencillos pasos para perder peso

Para descubrir que es posible adelgazar con frío y comidas picantes se ha seguido un largo proceso. Siguiendo la pista que les habían dado experimentos anteriores realizados en animales, los investigadores tomaron un grupo de muestra con niveles bajos o nulos de grasa marrón y los expusieron a una temperatura de 17ºC durante dos horas diarias a lo largo de seis semanas. Y funcionó. Al finalizar este periodo, tenían más grasa marrón y estaban quemando más calorias. Y lo que es mejor, su masa corporal había descendido.

Por supuesto, pasar frio durante dos horas al día no es una buena forma de perder peso, pero los investigadores están estudiando cómo conseguir este efecto de una forma diferente.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Después de esto, tomaron otro grupo de personas para comprobar que es posible adelgazar con frío y comidas picantes, también con baja o nula cantidad de grasa marrón y les hicieron consumir capsinoides, que están presentes en el chili, diariamente durante seis semanas. A otro grupo le suministraron un placebo y, al finalizar el estudio, se demostró que, mientras que el grupo que tomaba el placebo no presentaba cambios aparentes, los que tomaban capsinoides quemaban más calorias y habían disminuido su grasa corporal.

Buena noticia la posibilidad de adelgazar con frío y comidas picantes, sobre todo si eres aficionado a la comida picante. Y si no, siempre puedes bajar la temperatura de tu casa, especialmente cuando duermes.

Categorías
Consejos

Mejores turrones. Cómo elegirlos.

Si hubiera que elegir el producto estrella de nuestras mesas durante las navidades, quizás muchos elegiríamos el turrón. A pesar de comenzar con sus dos variedades más clásicas: turrón duro o de alicante y turrón blando o de Jijona, el mercado nos ofrece más y más opciones cada año.

Tanto si elegís la opción típica del binomio turrón duro y turrón blando como si optáis por cualquier combinación, por extraña que pudiera parecer, debéis saber que existen una serie de adjetivos que, añadidos al turrón, nos revela información sobre la cantidad de almendra y otros ingredientes básicos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mejores turrones. Clasificación

Encontramos cuatro clases de turrones basándonos en su composición y en relación a la cantidad mínima de almendras u otras materias básicas presentes. Son: suprema, extra, standard y popular y se asignan a los diferentes tipos de turrones de la siguiente forma:

  • Turrón blando: el turrón blando cuenta con un mínimo de un 64% en su variedad suprema, 50% en el extra, 44% en el standard y finaliza con un 30% en su versión popular.
  • Turrón duro: va desde el 60% de su variedad suprema hasta el 34% de la popular, pasando por el 46% de la extra y el 40% de la standard.
  • Turrones diversos: aquí los porcentajes son de 45% (suprema), 38% (extra), 25% (standard) y 9% (popular).

Con esta información ya tenemos un criterio más para seleccionar los mejores turrones para pasar unas felices fiestas.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mejores turrones. Valor nutricional

Los turrones están fabricados con tres componentes básicos que son: almendra, azúcares y miel.  Con estos ingredientes es fácil deducir que es un alimento de alto valor energético, rico en glúcidos, grasas vegetales y proteínas.

En cuanto a calorías, de media encontramos que el turrón duro o de Alicante cuenta aproximadamente con 540 calorías y el de Jijona o turrón blando algo más llegando a  las 560 calorías, algo a tener en cuenta a la hora de elegir los mejores turrones.

Un dulce típico de navidad que, como el resto, debemos consumir con moderación.