Categorías
Análisis ¿Sabías que...?

Zanahorias. Beneficios y riesgos para nuestra salud

Las zanahorias son vegetales de suelo que fueron cultivados por primera vez en Afghanistan sobre el año 900. El anaranjado es su color más conocido, pero también se pueden encontrar en otros tonos, incluyendo el púrpura, amarillo, rojo y blanco. Anteriormente, las zanahorias eran moradas o amarillas. Las zanahorias naranjas fueron desarrolladas en Europa Central sobre el siglo XV o XVI. Veamos las zanahorias, sus beneficios y riesgos en este artículo.

Este vegetal popular y versátil puede tener un sabor diferente dependiendo de su color, tamaño o de dónde se ha cultivado. El azúcar presente en las zanahorias les da un sabor ligeramente dulce, pero pueden presentar también sabores amargos o terrosos.

(Fuente: The National Gardening Association. More colors for carrots)

Zanahorias. Beneficios y riesgos. Valores nutricionales

Para empezar a comprender los beneficios y riesgos de las zanahorias debemos ver sus valores nutricionales. Una ración de zanahorias de una media taza contiene aproximadamente:

  • 25 calorías
  • 6 gramos de hidratos de carbono
  • 2 gramos de fibra
  • 3 gramos de azúcar
  • 0.5 gramos de proteina

Las zanahorias son una importante fuente de vitaminas y minerales. Una ración te puede proporcionar las siguientes cantidades de cantidad diaria recomendada:

  • 73% de vitamina A
  • 9% de vitamina K
  • 8% de potasio y fibra
  • 5% de vitamina C
  • 2% de hierro y calcio

(Fuente: USDA Health benefits of carrots)

Zanahorias. Beneficios para nuestra salud

Comenzamos a analizar los beneficios y riesgos de las zanahorias para nuestra salud por todo lo bueno que nos aportan.

Las zanahorias son ricas en antioxidantes y ofrecen muchos beneficios para la salud. Los más importantes son:

Son buenas para tu vista

Este es, probablemente, el superpoder más conocido de las zanahorias. Son ricas en beta-carotenos, un componente que nuestro cuerpo convierte en vitamina A, que ayuda a mantener tu vista saludable. Además, el beta-caroteno ayuda a proteger tus ojos del sol y disminuir tus posibilidades de sufrir cataratas y problemas visuales.

Las zanahorias amarillas contienen luteína, que también es buena para tu vista. Varios estudios han encontrado que puede ayudar a prevenir la degeneración macular asociada a la edad, uno de los principales problemas de pérdida de visión.

(Fuente: Academy of Nutrition and Dietetics. 5 Top Foods for Eye Health)

Pueden disminuir los riesgos de sufrir cáncer

Se ha probado que los antioxidantes pueden detener a los radicales libres en tu cuerpo, y reducir la posibilidad de presentar cáncer. Los dos tipos principales de antioxidantes que se encuentran en las zanahorias son los carotenoides y las antiocianinas. Los carotenoides les proporcionan a las zanahorias los colores naranja y amarillo, mientras que las antiocianinas son responsables de la coloración roja y púrpura.

(Fuente: National Library of Medicine)

Ayudan a tu corazón

Primero, todos esos antioxidantes son buenos para tu corazón. Segundo, el potasio que se encuentra en las zanahorias pueden ayudar a mantener tu presión arterial controlada. Y por último, contienen fibra que te ayuda a mantener un peso saludable y disminuir tus posibilidades de sufrir problemas cardiacos.

Las zanahorias rojas también contienen licopeno, que previenen también problemas cardiacos.

Ayudan a tu sistema inmune

La vitamina C de las zanahorias ayudan a tu cuerpo a construir anticuerpos que defiendan tu sistema inmune. La vitamina C también ayuda a la absorción de hierro en tu organismo y su utilización para prevenir infecciones.

Previene el estreñimiento

Si tienes problemas en ir al baño, prueba a masticar unas zanahorias crudas. Con su alto contenido en fibra, pueden ayudar a aliviar el estreñimiento y regular tu tránsito intestinal.

Zanahorias. Riesgos y precauciones

Para completar el análisis de las zanahorias, sus beneficios y sus riesgos, vemos las precauciones que debemos tener.

Si comes demasiados beta-carotenos, las zanahorias pueden hacer que el tono de tu piel se vuelve de un color amarillo o anaranjado. Esta afección se denomina carotenemia. Es relativamente inofensiva y normalmente puede tratarse. Pero en casos extremos, puede evitar que la vitamina A haga su trabajo y afecte a tu vista, huesos, piel, metabolismo o sistema inmune.

Demasiado beta-caroteno puede causa problemas a personas que no pueden convertirlo en vitamina A, como es el caso de las personas que sufran hipotiroidismo.

(Fuente: Universidad de Rochester. Medical Center)

Si puedes incluir alguna zanahoria en tu dieta, tu salud te lo agradecerá. Eso es to, eso es to, eso es todo amigos.

Categorías
¿Sabías que...?

Alimentos sanos y dañinos en exceso

Todos los alimentos son saludables, hasta que se comienza a abusar de su consumo, debido a los grandes rumores, una gran cantidad de individuos evita comerlos a pesar de que realmente estos le otorguen beneficios para el buen funcionamiento de su organismo. A continuación, te contaremos acerca de siete alimentos, a los cuales les han creado mala fama pero son alimentos sanos y dañinos en exceso. 

  • El trigo: No esta demás el recordar que muchos de los alimentos que están elaborados con él, contienen hidratos de carbono que son indispensables para una dieta balanceada, el mismo tiene vitamina B9, potasio y fósforo, nutrientes que son vitales para la salud.
  • La pasta: Es un alimento considerado alto en carbohidratos y  no muy recomendado para consumir antes de dormir. Aunque, según la experta en nutrición Fernanda Alvarado, ella está hecha a base de sémolas, semolinas o harinas, habitualmente, de trigo mezclado con agua.
  • Los huevos:  Es de saber, que la ingesta en exceso de este alimento es causante de elevar los niveles de colesterol en las personas, sin embargo, este le aporta vitamina A, B1 y B2 además de hierro y proteínas, es por ello que es un alimento necesario para cualquier dieta.
  • Las papas: Por mucho tiempo han sido calificadas como perjudiciales para la salud, porque es bien conocido que la forma más común de consumirlas es fritas. Sin embargo la papa cocinada de otro modo es muy saludable. La recomendación de los expertos como la nutricionista Fernanda Alvarado, es comerla con moderación y sobre todo al vapor, cocida o al horno, cabe destacar que una papa contribuye a tu organismo con 72 calorías, prácticamente una rebanada de pan.
  • El chocolate: Es un alimento no recomendado para personas que sufren de migraña, por lo general, aconsejan a no consumir mucho si sufres de este mal, sobre todo para las personas que sufren de acné, para evitar que se extienda. Pero estudios demuestran que el chocolate amargo y el cacao ofrecen mejoras en la salud cardiovascular y tienen un  gran contenido de antioxidantes. 
  • El café: este tiene un buen nivel de antioxidantes, se debe resaltar que muchas investigaciones respaldan que el consumirlo de forma adecuada, disminuye el riesgo de desarrollar diabetes y proporciona una mayor salud mental al envejecer.
  • La mantequilla de maní: Es del conocimiento común que la mantequilla de maní hace engordar, está comprobado que el cuerpo humano necesita 30% de grasas saludables y la mantequilla de maní, además de esta grasa le proporciona al organismo fibras, proteínas y vitamina.

Claro está, que si al momento de ingerir estos alimentos con sus debidos nutrientes, no se hace con las cantidades adecuadas, ellos no van a hacer la mejora que se busca en cada uno para la salud.

Si te interesa esta información sobre alimentos sanos y dañinos en exceso te recomendamos visitar también estos artículos:

Categorías
¿Sabías que...?

Las calorías de los huevos de Pascua

Post colaboración de Zaask

Categorías
¿Sabías que...?

Combinar alimentos ayuda a incrementar tu energía

Cuando hacemos nuestras propias comidas siempre nos gusta combinar alimentos deliciosos para tener una combinación maravillosa que haga las delicias de nuestro paladar. Ahora son los expertos en nutrición quienes han determinado a través de sus investigaciones que hay nutrientes que al combinarlos son mucho más saludables. Esto es debido a que juntos ayudan a una mejor absorción.

Estas mezclan harán que tu energía aumente notablemente y tengas mejor salud en el largo plazo.

Combinar alimentos mejora tu salud cerebral. Obtén más energía con hierro y vitamina C

La nutrióloga Joy McCarthy lo tiene bastante claro en este tema. Afirma que el hierro es uno de los mejores nutrientes para pensar. Cuando se tiene anemia parece que estás muy cansado y que no puedes razonar con claridad. Además los músculos no reciben el oxígeno que necesitan para funcionar correctamente.

El cuerpo absorbe mucho mejor el hierro cuando es combinado con vitamina C. Por eso a tus platos de espinaca y col rizada debes añadirle fresas o frambuesas. Verás que rico está y encima potenciarás los nutrientes.

Combinar alimentos reduce el estrés y mejora tu corazón con té verde y limón

El té verde contiene unos nutrientes llamados polifenoles los cuales mejoran la salud cardíaca, disminuyen el colesterol y bajan el riesgo de padecer cáncer. Su efecto es más notable cuando se combinan con vitamina C, ya que ayuda a mantener un mejor flujo de sangre al cerebro.

Según McCarthy te sentirás menos estresado y la memoria a corto plazo se verá incrementada. La combinación de té y limón hace que sea una bebida muy rica que incrementa los niveles de salud.

Un sistema inmune más fuerte con vitamina A y grasas saludables

Cuando eres emprendedor tienes que dedicar muchas horas al negocio y no hay tiempo para caer enfermo pues puede ser un lastre muy importante para todo el desarrollo. Por eso es fundamental estar fuerte corporalmente para no sufrir ningún tipo de enfermedad. McCarty afirma que la vitamina A es clave para mantener fuertes los glóbulos blancos, responsables del sistema inmune.

Esta vitamina se encuentra en alimentos como las zanahorias, el melón o el calabacín. Combinados con aceite de oliva, nueces o pescado tendrás una dieta muy equilibrada a demás de un cuerpo mucho más sano.

Mejor rendimiento del cerebro con vitamina D y calcio

Una de las funciones más importantes del calcio es que actúa como fortalecedor de los neurotransmisores del cerebro. Esto quiere decir que una persona podrá pensar mejor, de una forma mucho más clara.

Es habitual encontrarse este nutriente en los productos lácteos pero también lo contiene en gran cantidad vegetales como el brócoli. Prueba a combinarlo con huevo cocido y realizar una deliciosa ensalada a la que le sumes productos ricos en vitamina D como el salmón o las sardinas.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Categorías
¿Sabías que...?

¿Comer saludable puede realmente prevenir el cáncer?

El cáncer es una enfermedad que da miedo, mas que nada por que ataca sin que lo esperes sin discriminar hasta que las cosas se salgan de control. Empecemos aclarando algo vital, contraer cáncer no es culpa de uno y un reciente estudio lo confirma: a principios de este año un estudio encontró que dos tercios de los casos de cáncer se producen de forma totalmente aleatoria.

Entonces… ¿el cáncer puede prevenirse? 

Si bien sabemos que no hay métodos 100% infalibles para prevenir el cáncer, hay ciertos métodos y estrategias que pueden dar una pelea digna contra el cáncer.  Según los científicos, la alimentación esta altamente relacionada con el riesgo de padecer cáncer. “Una correcta alimentación es muy importante en cuanto a prevenir el cáncer se trata” dice Anna Taylor, una dietista estadounidense.

 Mayor cintura = mayor riesgo de cáncer

Según el medico Luca Mazzarella del Instituto Europeo de Oncología en Italia dice que manteniendo un indice de masa corporal superior a 18 pero debajo de 25, es la mejor forma de mantener lejos al cáncer.

Segun la Prevent Cancer foundation esto se debe a que el sobrepeso aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama del 30% al 60%. Al aumentar de peso, también aumentamos los niveles de inflamación de nuestro cuerpo, los cuales promueven el desarrollo de cáncer de mama.

A pesar de esta valiosa información, no hay que precipitarse haciendo alguna dieta extrema. Mazzarella afirma que las dietas de privación para bajar de peso pueden generar efectos contrarios a los deseados aumentando el riesgo de padecer cáncer debido al carente consumo de vitaminas, minerales y antioxidantes que maneja tu cuerpo.

¿Los antioxidantes son tan buenos?

“Ciertas vitaminas antioxidantes, minerales y fitonutrientes están abriendo un nuevo y emocionante enfoque en recientes investigaciones medicas” dice Taylor, que también nos explica que “las plantas tienen compuestos con miles de beneficios aun pendientes por descubrir”.

Parece que estos fitonutrientes juegan un papel protagónico  en la disminución del riesgo de cáncer debido a que estos protegen a las células de daño o mutaciones perjudiciales reduciendo la inflamación y estimulando el sistema inmunológico de forma muy positiva.

Algunos fitonutrientes:

  • Resveratrol (encontrado comúnmente en el vino tinto)
  • Carotenoides (encontrado comúnmente en vegetales verdes, naranjas, azules y violetas)
  • Ácido elágico (encontrado en arándanos)
  • Flavonoides (encontrado en el vino, té y chocolate negro)

Un estudio en el 2014 encontró que los antioxidantes que se encuentran en el vino tinto, bloquearon el crecimiento del cáncer de pulmón, uno de los tipos de cáncer mas mortales que existe. Mientras tanto, otro estudio encontré que las mujeres con cáncer de mama que tienen dietas muy saludables, tenían una mortalidad menor en comparación con aquellas que tenían una dieta carenciada.

Tu dieta para vencer al cáncer

Varias investigación concluyen en que una dieta en donde: las frutas,verduras y granos enteros son prioridad, mientras que las grasas saturadas, sal y azúcar son reducidas lo máximo posible es una dita que reduce de forma significativa el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

Fátima Denis:
Licenciada en nutrición por la Sociedad Argentina de Nutrición, entrenadora personal y promotora del estilo de vida saludable a través de http://www.tipsnutritivos.com

Categorías
¿Sabías que...?

Manzana. Beneficios y riesgos para nuestra salud

Una manzana cada día, de médico te ahorraría“. Este refrán nos hace ver que la manzana no es una fruta más. Pero, ¿qué hace a la manzana tan especial? Lo revisamos en: manzana, beneficios y riesgos para nuestra salud.

Como una de las frutas más consumidas (y producidas) a nivel mundial, son consideradas como un superalimento o alimento milagroso.

De hecho, no son pocos los que las incluyen dentro de las listas de los alimentos más beneficiosos para nuestra salud.

Las manzanas son extremadamente ricas en antioxidantes, flavonoides y fibra alimentaria.

Los fitonutrientes y antioxidantes presentes en las manzanas puede ayudarnos a reducir el riesgo de desarrollar cáncer, hipertensión, diabetes y enfermedades cardiacas.

Manzana. Valores nutricionales

Las manzanas no contienen practicamente nada de grasa, sodio o colesterol. La razón de que sea considerado uno de los mejores alimentos posibles viene cuando desgranamos sus nutrientes más importantes:

  • Vitamina C – un poderoso antioxidante natural, capaz de bloquear el daño causado por los radicales libres, además de acelerar la resistencia de nuestro organismo frente a agentes infeciosos. (Fuente: University of Maryland Medical Center).
  • Vitaminas B (riboflabina, tiamina y vitamina B-6): estas vitaminas son clave para el mantenimiento saludable de glóbulos rojos y nuestro sistema nervioso.
  • Fibra alimentaria: una dieta rica en fibra puede prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades y frenar el crecimiento de colesterol malo en nuestra sangre.
  • Fitonutrientes: las manzanas son ricas en polifenoles compuestos. Estos fitonutrientes ayudan a proteger nuestro organismo de los efectos perjudiciales de los radicales libres.
  • Minerales: como el calcio, potasio y fósforo.

El valor nutricional de una manzana con piel por cada 100 gramos es el siguiente:

Energía: 52 kcal
Carbohidratos: 13.81 gr
Grasas: 0.17 gr
Proteinas: 0.26 gr
Agua: 85.56 gr
Sodio: 1 mg
Beta-caroteno: 27 μg
Luteina y zeaxantina: 29 μg
Tiamina (vitamina B1): 0.017 mg
Vitamina A: 3 μg
Riboflavina (vitamina B2): 0.026 mg
Niacina (vitamina B3): 0.091 mg
Acido pantoténico (vitamina B5): 0.061 mg
Vitamina B6: 0.041 mg
Folato (vitamina B9): 3 μg
Vitamina C: 4.6 mg
Vitamina E: 0.18 mg
Vitamina K: 2.2 μg
Calcio: 6 mg
Hierro: 0.12 mg
Magnesio: 5 mg
Manganeso: 0.035 mg
Fósforo: 11 mg
Potasio: 107 mg

(Fuente: USDA Health benefits of apples)

Teniendo en cuenta que el peso medio aproximado de una manzana es de 150 gramos, puedes hacerte una idea de lo que nos aporta.

De hecho, son varios los estudios que sugieren que las manzanas podrían ser perfectamente uno de los mejores alimentos que podríamos incorporar a nuestra dieta.

Manzana. Beneficios para nuestra salud

Entre los beneficios de la manzana para nuestra salud encontramos:

Mejorar nuestra salud neurológica

Las manzanas son beneficiosas para nuestra salud neorológica. La fruta contiene un antioxidante denominado “quercetina” que reduce la muerta celular causada por la oxidación e inflamación de las neuronas. (Fuente: estudio de G. Bureau y M. Martinoli en la University of Quebec).

Previene la demencia

Investigadores de la Cornell University llevaron a cabo un estudio, publicado en el Journal of Food Science, que encontraron evidencias que sugerían que las manzanas pueden ayudar a proteger las celulas neuronales contra el estrés oxidativo, lo que podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Reduce el riesgo de derrame cerebral

Un estudio en el que participaron 9.208 hombres y mujeres demostró que aquellos que comen manzanas durante un periodo de 28 años tienen un menor riesgo de sufrir derrame cerebral. (Fuente: Ncbi)

Menor nivel de colesterol malo

Un grupo de investigadores de The Florida State University concluyeron que las manzanas son realmente una fruta milagrosa. Descubrieron que las mujeres mayores que ingieren manzanas a diario tienen un nivel de colesterol malo un 23% menor y un nivel de colesterol bueno un 4% mayor tras un periodo de 6 meses.

Reduce el riesgo de diabetes

Las manzanas también podrían ayudar a disminuir el riesgo de diabetes. Un estudio desarrollado entre 187.382 personas demostró que las personas que comen tres piezas a la semana de manzanas, uvas, peras, arándanos o pasas, tiene un 7% menos de probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 comparado con aquellos que no las toman.

Previene el cáncer de mama

Cada vez son más las evidencias que sugieren que una manzana al día podría ayudar a reducir el cáncer de mama (Fuente: Cornell – Rui Hai Liu).

Liu afirma en su estudio que el consumo de frutas y verduras, incluyendo manzanas, podría aportarnos un mayor número de fenoles, cuyos beneficios para nuestra salud está demostrada. Además, aprovecha para aconsejar a comer una amplia variedad de frutas y verduras.

Manzana. Riesgos y precauciones

No se han detectado efectos secundarios importantes asociados al consumo de manzana, sin embargo, además de las posibles alergias alimentarias, hay varios puntos a destacar.

Las manzanas contienen un poderoso veneno llamado cianida. Lo que ocurre es que ese veneno está presente en sus semillas y su cantidad es muy muy pequeña. Sin embargo, tomar una gran cantidad de semillas de manzana podría ser fatal. La solución es no consumir semillas de manzana.

Además, y debido a su acidez, las manzanas podrían ser cuatro veces más dañinas para nuestros dientes que las bebidas carbonatadas. (Fuente: Professor David Bartlett – King’s Dental Institute).

El profesor David Bartlett afirma que es más recomendable el tomar una manzana en una de las comidas diarias que como tentempié a lo largo del día debido a sus efectos en nuestra dentadura.

Sea como sea, no olvides incluir una pieza de manzana en tu dieta. Tu salud te lo agradecerá.

Categorías
¿Sabías que...?

Coca Cola normal vs Coca Cola Zero. Test de azúcar

Por si tienes dudas sobre la principal diferencia entre Coca Cola normal vs Coca Cola Zero, después de ver este video te va a quedar claro que esa diferencia es la cantidad de azúcar.

Con multitud de estudios alertando sobre el problema de ingerir altas cantidades de azúcar o de edulcorantes artificiales, llegando a puntos realmente peligrosos actualmente, ninguna de las dos versiones de Coca Cola parece una decisión acertada, por problemas derivados que ya hemos comentado en la Web.

Coca Cola normal vs Coca Cola Zero. El video

Aún así, nos parece un video lo suficientemente claro, conciso y sencillo para determinar las diferencias entre un refresco con azúcar y otro sin ella. ¿Cual de los dos es más beneficioso para nuestra salud? Eso ya es otra historia.

Os dejamos con el video de Coca Cola normal vs Coca Cola Zero:

Canal YouTube: maricv84

Categorías
¿Sabías que...?

Glutamato monosódico. Diccionario de aditivos alimentarios

El glutamato monosódico se utiliza para realzar el sabor de los alimentos. En realidad, no se sabe exactamente cómo este aminoácido puede aumentar el sabor de otros alimentos, ya que el glutamato monosódico tiene muy poco sabor. Además, su sabor es diferente al salado, dulce, ácido o amargo, por lo que recibe el nombre de Umami (sabroso en japonés).

Actualmente se obtiene mediante fermentación y refinado de ciertos alimentos (como caña de azúcar y cereales) y se corresponde con la sal de sodio del ácido glutámico presente de forma natural en ellos.

El consumo de este aditivo invita a seguir comiendo (se estima que un 40% más) y se asocia popularmente con comida de baja calidad o productos industriales. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos con los nombres de glutamato monosódico, potenciador del sabor o E-621.

Glutamato monosódico. Dónde encontrarlo

El glutamato monosódico es muy utilizado en la cocina asiática. No en vano, China es el mayor productor y consumidor del mundo de este aditivo.

Es empleado en snacks, patatas fritas, sopas en polvo, patés, cubitos de caldo, pizzas, condimentos, pastas, alimentos precocinados, productos de carne, productos dietéticos, etc.

Lo podemos encontrar en los gusanitos de Matutano Cheetos Gustosines o en el paté La Piara.

Glutamato monosódico. Peligrosidad

El glutamato monosódico permite a las compañías reducir la cantidad de ingredientes reales utilizados en sus alimentos. En la década de los 60, se descubrió que grandes cantidades de glutamato monosódico destruían las células nerviosas del cerebro de ratones bebé. Tras la publicación de este descubrimiento, la presión pública forzó a las compañías de productos infantiles a dejar de utilizar el glutamato monosódico en sus productos (que se utilizaba para que los padres notaran un sabor más agradable).

En dosis bajas es un neurotóxico capaz de destruir rápidamente nuestras neuronas. En grandes dosis puede provocar reacciones alérgicas y ataques de asma.

Estudios más detallados han demostrado que algunas personas son sensibles a este glutamato monosódico. Las reacciones incluyen dolores de cabeza, nausea, debilidad y sensación de quemazón en espalda, nuca y antebrazos. Además, son varias las personas que presentan cambios en la frecuencia cardiaca y dificultad respiratoria.

Algunas personas son sensibles a cantidades muy pequeñas de glutamato monosódico, pero no hay estudios concluyentes que hayan determinado cómo afecta este aditivo a ese colectivo de personas. Para proteger la salud pública, los fabricantes deberían utilizar una cantidad menor o eliminar el glutamato monosódico de sus alimentos. Igualmente, su cantidad debería constar en las etiquetas de ingredientes e información nutricional.

Está contraindicado en personas con enfermedades neurológicas tales como trastorno bipolar, parkinson, alzheimer, epilepsia o esquizofrenia. Un estudio de la Universidad de Michigan descubrió que niveles altos de glutamato monosódico en el cerebro puede favorecer la aparición de pensamientos suicidas.

Con todos estos indicios, estudios y resultados, no podemos más que recomendar evitar su consumo.

Categorías
¿Sabías que...?

Patata. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La patata es un tubérculo proveniente de tierras sudamericanas, en concreto de los Andes. Precisamente fueron nuestros exploradores los que trajeron la patata a Europa en una de sus muchas expediciones a esas tierras allá por el siglo XVI. Quizás te sorprenda saber que, aunque ahora la patata goza de gran popularidad, hubo un tiempo en el que se pensó que la patata no era comestible o, incluso, que era venenosa.

La patata, junto al tomate y la berenjena, forma parte de la familia de las solanáceas, en la que (aquí sí), hay especies realmente venenosas. Lejos de esta asociación tóxica, hoy en día la patata es uno de los alimentos más universales y baratos que podemos encontrar a lo largo de todo el año.

La patata rompe esquemas. Y es que se suele decir que una alimentación equilibrada en cuanto a vitaminas y minerales se consigue gracias a una dieta compuesta por “todos los colores” proporcionados por frutas y verduras. Cuanto más color, mejor. Sin embargo, esta filosofía dejaría a la patata en fuera de juego, ya que, en muchos casos, no presenta color alguno y, según esa teoría, no tendría prácticamente nutrientes, siendo en realidad todo lo contrario.

Y es que la patata siempre ha sido subestimada en cuanto a beneficios nutricionales. Quizás por el interés cada vez mayor por alimentos bajos en hidratos de carbono, quizás por la búsqueda de aquellos con un menor índice glucémico, la patata ha adquirido una mala reputación totalmente injusta. Esto lleva a creer a muchas personas que debe ser uno de los primeros integrantes en salir de su dieta. Seguro que muchos no lo harían si supieran que este tubérculo está cargado de nutrientes, con una gran variedad de vitaminas, minerales y fitoquímicos, que nos ayudan a prevenir enfermedades y benefician a nuestra salud.

Cómo con el resto de monográficos, aquí vamos a repasar las propiedades nutricionales de la patata y echar un vistazo en profundidad a los posibles beneficios para nuestra salud, cómo podemos incorporar la patata a nuestra dieta y los posibles riesgos derivados de su consumo.

Patata. Valores nutricionales

Una patata de tamaño medio contiene 164 calorías, 37 gramos de hidratos de carbono, 4.7 gramos de fibra, 4.3 gramos de proteína, 0.2 gramos de grasa y 0 gramos de colesterol. Esta ración sería suficiente para cumplir la cantidad diaria recomendada en un 51% de vitamina C, 30% de vitamina B-6, 25% de potasio, 12% de magnesio, 9% de hierro y 2% de calcio. Además las patatas nos proporcionan fósforo, niacina, folato, colina y zinc.

Olvídate de patatas procesadas, alías patatas fritas o chips, y vete a por la patata al natural que, al contrario que las otras, tiene muy poco sodio (13 miligramos), correspondiente a menos del 1% de la cantidad diaria recomendada.

Las patatas también contienen un componente conocido como ácido alfa lipoico, que ayuda a nuestro organismo a convertir la glucosa en energía.

Algunas evidencias sugieren que ese ácido alfa lipoico puede ayudar a controlar el nivel de glucosa en sangre, mejorar la vasodilatación y proteger a pacientes diabéticos contra retinopatía, además de ayudar a mantener nuestro tejido cerebral y nervioso.

La quercetina, un flavonoide que se encuentre en la piel de la patata, posee grandes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que protegen a las células del daño provocado por los radicales libres.

Patata. Beneficios para nuestra salud

Muchos de los estilos de vida actuales provocan riesgos de sufrir obesidad, diabetes, cardiopatías y mortalidad. Este riesgo puede reducirse gracias al consumo de frutas y vegetales entre las que se encuentra la patata. Además, te ayudará a disminuir tu peso corporal, incrementar tu energía y, para los más presumidos, lucir un pelo sano. ¿Quieres más? Pues atento.

Salud ósea

El hierro, fósforo, calcio, magnesio y zinc de las patatas contribuye a la correcta formación y mantenimiento de estructura ósea.

El hierro y el zinc juegan un papel fundamental en la producción y maduración del colágeno. Aunque el fósforo y el calcio son importantes en la estructura de nuestros huesos, el equilibro entre los dos minerales es necesario para el correcto desarrollo y mantenimiento de los mismos y consumir demasiado fósforo o muy poco calcio puede provocar perdida de masa ósea.

Presión arterial

Mantener una baja ingesta de sodio es esencial para disminuir la presión arterial. Sin embargo, incrementar la ingesta de potasio puede ser igual de importante debido a sus efectos vasodilatadores.

Además, el potasio, calcio y magnesio (todos ellos presentes en la humilde patata) han sido relacionados con la disminución de manera natural de la presión arterial.

Salud cardiaca

La fibra, el potasio, la vitamina C y la vitamina B6 presentes en la patata, unidos a la ausencia de colesterol, ayudan a mantener una correcta salud cardiaca.

Las patatas contienen una cantidad significante de fibra que ayuda a disminuir la cantidad total de colesterol en sangre y, de este forma, disminuir el riesgo de sufrir cardiopatias. En un estudio, aquellos que consumían 4069 mg de potasio al día, tenían un 49% menos de riesgo de morir por una cardiopatia isquémica comparados con aquellos que consumían unos 1000 mg diarios.

La vitamina B6 previene el desarrollo de un componente conocido como homocisteina. Buena noticia, ya que cuando altas cantidades de esta homocisteina se acumulan en nuestro organismo, pueden dañar los vasos sanguíneos y provocar problemas cardiacos.

Inflamación

La colina es un nutriente muy importante y versátil de las patatas que ayuda a conciliar el sueño, al movimiento muscular, el aprendizaje y la memoria. La colina también ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, ayuda en la transmisión de impulsos nerviosos, asiste en la absorción de grasa y reduce la inflamación crónica.

Cáncer

Las patatas contienen folato, que juega un papel fundamental en la síntesis y reparación del ADN, lo que previene la formación de células cancerígenas por mutaciones en el ADN.

El consumo de fibra de frutas y vegetales como las patatas, está asociado a una disminución del riesgo de sufrir cáncer colorectal. La vitamina C y la quercitina tienen una importante función como antioxidantes que ayudan a proteger las celulas contra los radicales libres.

Digestión y regularidad

Debido a su contenido en fibra, las patatas ayudan a prevenir el estreñimiento y promueven la regularidad de nuestro aparato digestivo.

Control de peso y saciedad

La fibra es uno de los factores reconocidos como más importantes en el control de peso y su pérdida y que mejor se encargan de regular el sistema digestivo. Estos componente incrementan la saciedad y reducen el apetito, haciéndote sentir lleno por más tiempo y, por tanto, reduciendo tu consumo de calorías diario.

Metabolismo

Las patatas son una gran fuente de vitamina B6, que juega un papel vital en nuestro metabolismo descomponiendo los hidratos de carbono y las proteínas en glucosa y aminoácidos. Estos pequeños componentes pueden ser utilizados más fácilmente para proporcionar energía a nuestro organismo.

Piel

El colágeno, el sistema de soporte de nuestra piel, requiere de la vitamina C como un nutriente esencial que trabaja en nuestro cuerpo como un antioxidante para ayudar a prevenir el daño causado por el sol, la polución y el tabaco. Gracias a la vitamina C, el colágeno desarrolla su capacidad de eliminar arrugas y mejorar la textura de la piel.

Patata. Cómo incorporarla a nuestra dieta

Elige las patatas que sean firmes, que no estén magulladas y relativamente suaves y redondas. Evita patatas que presenten muestras de decadencia, que puede aparecer en forma de humedad o sequedad. Asegúrate que las patatas no presenten brotes o tengan decoloración verde, que son indicadores de la presencia del componente tóxico solanina. Es mejor comprar patatas que no estén ni empaquetadas ni lavadas (el lavado prematuro elimina la capa protectora de la piel de la patata) para evitar la formación de bacterias.

Las patatas deben almacenarse a unos 10ºC en un lugar oscuro y seco. La exposición al sol puede resultar en la formación de solanina. Igualmente es desaconsejable almacenar las patatas en el frigorífico, ya que provoca que su contenido en almidón se convierta en azúcar, con un cambio a mal de sus sabor. Las patatas tampoco deberían almacenarse cerca de las cebollas ya que ambos vegetales emiten gases naturales que provocan el empeoramiento del otro. Una patata adulta tiene una vida media de unos dos meses, pero una patata estropeada afecta negativamente a las que la rodean. Asegúrate de eliminar las patatas estropeadas del resto para prevenir más bajas.

Desde que se sabe que muchas de las vitaminas, minerales y fibra presentes en las patatas se encuentran en su piel, es mejor consumir las patatas con piel. Remoja las patatas en agua y elimina cualquier imperfección de su superficie. Lo mejor es utilizar un cuchillo de acero inoxidable para evitar que otros materiales reaccionen con los fitoquímicos del vegetal, lo que causaría decoloración.

Algunos consejos para disfrutar más de la patata son:

  • Asa o sofríe las patatas con tus hierbas y especias favoritas.
  • Corta una patata cocida a la mitad y saca toda la carne, dejando solo la piel con un poco de patata. Condimenta la piel de la patata y, tras cocinarla, llénala de los ingredientes que más te gusten. Prueba yogur griego como sustituto de cremas para obtener un extra de proteína.
  • Cuece patatas y machácalas bien para después añadir crema de queso y ajo para aumentar su sabor.
  • Utiliza harina de patata como un sustituto para cocinar sin gluten.
  • Hornea una patata entera y cúbrela con chili y queso rallado.
  • Cuece patatas, córtalas en dados y mézclala con huevos, apio, cebolla y mayonesa para una deliciosa ensalada de patata.

 

Patata. Riesgos y precauciones

Es importante no consumir patatas que tengan raíces o decoloraciones verdes. Estas características son indicadoras de la presencia de solanina, un componente tóxico que ha sido relacionado con problemas circulatorios y respiratorios, así como dolores de cabeza, calambres musculares y diarrea.

Varios estudios han demostrado que las patatas, cuando son cocinadas por encima de 120 grados centígrados, producen un químico conocido como acrilamida. Este componente, que se encuentra en plásticos, pegamentos, tintes y cigarrillos, ha sido relacionado con el desarrollo de muchos tipos de cáncer. La acrilamida contiene propiedades neurotóxicas y también puede tener efectos negativos en genes y salud reproductiva. Productos procesados de patatas fritas o patatas chips, son relativamente altos en acrilamidas y sodio, así que es mejor evitar estos alimentos todo lo posible.

Los beta bloqueantes, un tipo de medicación comúnmente prescrita para cardiopatías, puede provocar que los niveles de potasio se incrementen en sangre. Los alimentos ricos en potasio como las patatas deberían ser consumidos con moderación si hay un tratamiento con beta bloqueantes de por medio.

Altos niveles de potasio en el organismo pueden ser un serio riesgo para aquellos con un riñón dañado o riñones que no sean completamente funcionales. Riñones dañados pueden ser incapaces de filtrar el exceso de potasio en sangre, lo que puede ser fatal.

Cómo siempre y como pasa con cualquier alimento, hay que estar atentos a cualquier reacción ante el consumo de patata por la posible aparición de alergias alimentarias.

Recuerda que lo más importante para evitar enfermedades y conseguir una buena salud, es tener una dieta variada y equilibrada en lugar de centrarse en unos pocos alimentos.

En definitiva, la patata es un alimento barato y completo que debemos ver con buenos ojos y, ni muchos menos, eliminarla de nuestra dieta sin conocer sus beneficios. ¡Que aproveche!

Categorías
¿Sabías que...?

Cebolla. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La cebolla es parte principal de muchas cocinas. Lleva siglos siendo cultivada y no sólo por sus característico sabor, sino también por sus propiedades medicinales.

La cebolla puede variar en tamaño, forma, color y sabor. Los tipos más comunes son cebolla roja, amarilla y blanca. Los sabores pueden variar desde dulce y jugosa hasta picante, en muchas ocasiones dependiendo de la temporada en la que se cultive y consuma. Se estima que cerca de 50 millones de kilogramos de cebollas son cosechadas cada año en todo el mundo.

Los posibles beneficios para la salud de consumir cebolla incluyen reducir el riesgo de numerosos tipos de cáncer, mejorar el estado de ánimo y mantener saludable la salud de nuestra piel y cabello.

Cebolla. Valores nutricionales

La cebolla es un alimento repleto de nutrientes. Mientras es baja en calorías, nos aporta altas cantidades de nutrientes beneficiosos para nuestra salud tales como vitaminas, minerales y antioxidantes.

En concreto, una porción equivalente a una taza de cebolla troceada contiene aproximadamente: 64 calorías, 15 gramos de hidratos de carbono, 7 gramos de azúcar, 3 gramos de fibra, 2 gramos de proteína y un 10% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Además no contiene cantidad alguna de grasa ni colesterol.

La cebolla también contiene una ligera cantidad de calcio, hierro, folato, magnesio, fósforo, potasio y los antioxidantes quercetina y azufre.

Cebolla. Beneficios para nuestra salud

Es bien sabido que el consumo de frutas y verduras está asociado a la reducción del riesgo que tenemos por seguir ciertos estilos de vida poco recomendables para nuestra salud física. Son varios los estudios que han concluido que incrementando el consumo de estos alimentos nos proporciona una disminución en el riesgo de fallecimiento por cualquier causa, además de problemas de obesidad, diabetes y cardiopatías. Menos importante, pero también beneficioso, es que su consumo nos permite lucir un pelo saludable, incrementa nuestra energía y disminuye nuestro peso.

Cáncer

La cebolla es uno de los alimentos que más atención ha centrado en lo que a estudios referentes a cáncer se refiere, con especial enfoque a los de estómago y colorectales. Sus beneficios y efectos preventivos son debidos en parte a sus componentes ricos en organosulfurados.

A pesar de que el mecanismo concreto por el que estos componentes impiden la aparición de casos de cáncer es desconocido, la hipótesis probable nos llevaría a la inhibición del crecimiento del tumor y la prevención de la formación de los radicales libres.

La cebolla también es fuente importante de vitamina C, un antioxidante que ayuda a combatir la formación de radicales libres, que se consideran los causantes de los episodios de cáncer.

Cáncer de colon

La disminución del riesgo de sufrir cáncer colorectal viene dado por ingerir grandes cantidades de fibra procedente de frutas y verduras.

Cáncer de prostata

Un estudio del Journal of the National Cancer Institute demuestra la relación de los vegetales del género allium (cebollas, cebollinos, cebolletas, ajos y puerros) con el cáncer de próstata. En concreto, el resultado de la investigación fue que los hombres que ingieren más vegetales de este género, tienen menos riesgo de sufrir cáncer de próstata.

Cáncer de estómago y esófago

Siguiente con los vegetales del género allium, se ha encontrado relación entre estos y el riesgo de sufrir cáncer de esófago y estómago. Una relación de manera inversamente proporcional que nos indican numerosos estudios realizados sobre seres humanos que han demostrado los efectos protectores para nuestro organismo que provoca el consumo de este tipo de vegetales.

Por si esto no fuero poco, varios estudios realizados sobre animales concluyen que este tipo de vegetales pueden prevenir la aparición de cierto tipo de tumores.

Sueño y estado de ánimo

Como hemos comentado anteriormente, las cebollas contienen un ingrediente llamado folato. Pues bién, es este folato el que puede ayudar en casos de depresión previniendo un exceso de homicisteína en nuestro organismo, que podría impedir que tanto sangre como nutrientes alcancen correctamente nuestro cerebro.

El exceso de homocisteína interfiere en la producción de dos hormonas: la serotonina, que nos hace sentir bien, y la norepinefrina, que regula nuestro estado de ánimo, sueño y apetito.

Cabello y piel

De nuevo es la vitamina C la responsable de construir y mantener el colágeno, un componente básico para el correcto desarrollo de nuestra piel y cabello.

Cebolla. Cómo incorporarla a nuestra dieta

Antes de nada, hay que tener en cuenta de elegir en nuestro supermercado de confianza aquellas cebollas que estén secas y firmes y que no huelan prácticamente nada antes de ser peladas.

En cuanto a la forma de utilizarla en nuestra cocina, es muy amplia, ya que la cebolla es un alimento genial de añadir sabor a un plato sin añadir calorías extra, grasas o sal.

Son un recurso en muchas cocinas y un buen acompañamiento para muchos platos. No te equivocarás al preparar cebolla salteada, al horno, en grill, caramelizada, utilizada como parte de bocadillos o ensaladas o añadidas a salsas y aderezos.

Cebolla. Riesgos y precauciones

Como todos los alimentos, la cebolla también puede provocar alergias alimentarias. Si notáramos algún tipo de molestia tras su ingesta, es recomendable visitar a nuestro médico.
En realidad, lo realmente importante es tener una dieta equilibrada para prevenir enfermedades y lograr una buena salud. Es mejor tomar una dieta variada que concentrarse en unos pocos alimentos. Esa es la clave para mejorar nuestra salud.

En definitiva, la cebolla es un vegetal que nos hará llorar, pero solamente al cortarla, ya que incorporarla a nuestra dieta es motivo de muchas alegrías.