Categorías
¿Sabías que...?

Piña. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La piña fue trasladada a Europa por Cristobal Colón tras una de sus expediciones a sudamérica, de donde se piensa que es originaria. Desde entonces, la piña es conocida en algunos lugares más como un alimento exótico y extravagante que una fruta que tomar de manera habitual, cosa que esperemos cambie debido a los datos que indicamos a continuación.

Hoy en día, la piña se puede encontrar fácilmente en cualquier frutería y en muchos hogares de todo el mundo. En centro y sudamérica, la piña no es solo reclamada por su sabor dulce, sino que ha sido utilizada durante siglos para solucionar problemas digestivos e inflamatorios.

En este artículo vamos a repasar los beneficios para nuestra salud de la piña, sus valores nutricionales y cómo podemos incorporarla a nuestra dieta diaria, así como los posibles riesgos que pueda presentar su consumo.

Piña. Valores nutricionales

Una ración media de piña fresca nos aporta aproximadamente 82 calorías, 0 gramos de grasa, 0 gramos de colesterol, 2 miligramos de sodio, 22 gramos de carbohidratos (incluyendo 16 gramos de azúcar), 2.3 gramos de fibra y 1 gramo de proteína.

Esta misma ración nos proporciona un 131% de la vitamina C diaria recomendada, 2% de la vitamina A y otro 2% tanto de calcio como de hierro.

La piña también es una fuente importante de vitaminas y minerales como la tiamina, riboflavina, vitamina B6, folato, ácido pantoténico, magnesio, manganeso, potasio y antioxidantes y polifenoles como beta-caroteno.

La piña fresca es la única fuente conocida de una enzima denominada bromelina, que ha sido utilizada en múltiples estudios para determinar sus efectos en aliviar problemas de artritis, procesos inflamatorios, aliviar el dolor, impedir el crecimiento de tumores y reducir el tiempo de recuperación en operaciones de cirugía plástica.

Piña. Beneficios para nuestra salud

Consumir frutas y vegetales de cualquier tipo ha sido asociado a una reducción del riesgo para nuestra salud que presentan muchos estilos de vida. Varios estudios han sugerido que incrementar el consumo de frutas como la piña reduce el riesgo de obesidad, mortalidad, diabetes y enfermedades cardiacas. Además proporciona un incremento de energía, pérdida de peso y mejora de nuestro cabello.

Degeneración macular asociada a la edad

Un incremento en la ingesta de frutas (3 piezas o más al día) ha sido relacionado con la disminución del riesgo y la progresión de la degeneración macular asociada a la edad, una enfermedad del ojo que se produce por deterioro en la mácula, una parte del ojo que se encuentra en su parte posterior, en el centro de la retina.

Prevención del asma

Los riesgos de desarrollar asma son menores en aquellas personas que consumen altas cantidades de ciertos nutrientes. Uno de esos nutrientes es el beta-caroteno, que se encuentra en alimentos como la piña, el mango, la papaya, el brócoli, el albaricoque, el melón, la calabaza y las zanahorias.

Presión arterial

El incremento en el consumo de potasio gracias a la ingesta de frutas y vegetales altos en potasio puede ayudar a reducir la presión arterial. De acuerdo a un estudio del National Health and Nutrition Examination Survey estadounidense, menos del 2% de los adultos de ese país cumplen la cantidad diaria recomendada de potasio que asciende a 4700 mg.

Como dato adicional, decir que una dieta rica en potasio está asociada a la disminución de un 20% en el riesgo de muerte por cualquier causa.

Cáncer

Como excelente fuente de la gran antioxidante vitamina C, la piña puede ayudar a combatir la formación de radicales libres, que son los responsables de provocar casos de cáncer.

Las dietas ricas en beta-caroteno también pueden jugar un papel protagonista contra los casos de cáncer de próstata, de acuerdo a un estudio realizado en el departamento de nutrición de la Harvard School of Public Health, y se ha encontrado su relación inversa con el desarrollo de cáncer de colon en estudios realizados en territorio japonés.

Un alto consumo de fibra proveniente de frutas y vegetales está asociado a una disminución del riesgo de sufrir cáncer colorectal. Además, existen estudios que indican que la bromelina que se encuentra en la piña y otras enzimas similares podrían ser utilizadas en tratamientos contra el cáncer para reducir efectos secundarios como la inflamación de boca y garganta provocada por tratamientos de radicación.

Diabetes

Son varios los estudios que muestran que aquellos diabéticos tipo 1 que mantienen dietas ricas en fibra tienen unos niveles de glucosa en sangre menores y que los diabéticos tipo 2 han mejorado sus niveles de azúcar en sangre, lípidos y niveles de insulina. Una piña de tamaño medio aporta unos 13 gramos de fibra, mientras que la cantidad diaria recomendada está en torno a 21-25 gramos para las mujeres y 30-38 gramos para los hombres.

Digestión

La piña, debido a su alto contenido en fibra y agua, ayuda a prevenir el estreñimiento y a alcanzar una buena salud intestinal y regularidad.

Fertilidad

Las dietas ricas en antioxidantes ayudan a mejorar la fertilidad. Debido a que los radicales libres también pueden dañar el sistema reproductivo, los alimentos con alta actividad antioxidante como las piñas, que combaten los radicales libres, están recomendados para aquellos que estén intentando tener un niño. Los antioxidantes en la piña tales como la vitamina C, beta-caroteno y los minerales como cobre, zinc y los folatos tienen propiedades que afectan a la fertilidad tanto masculina como femenina.

Curación e inflamación

Algunos estudios han demostrado que la bromelina, la enzima que se encuentra en la piña, puede reducir la infamación, hematomas, tiempo de recuperación y dolor asociados a lesiones e intervenciones quirúrgicas. La bromelina es utilizada actualmente para tratar y reducir la inflamación provocada por tendinitis, esguinces, desgarros y otras lesiones musculares, así como para cirugía de oído, nariz o garganta.

Salud cardiaca

La fibra, potasio y vitamina C que se encuentra en la piña ayudan a nuestra salud cardiaca.

En un estudio, aquellos que consumían 4069 mg de potasio al día tenían un riesgo 49% menor de morir por cardiopatía isquémica comparados con aquellos que consumían una menor cantidad de potasio (unos 1000 mg por día).

Las dietas ricas en potasio también han sido indicadas para reducir el riesgo de derrame cerebral, proteger contra la pérdida muscular, preservar la densidad ósea y reducir la formación de piedras en el riñón.

Piel

La vitamina C es un gran antioxidante que, tomado en forma natural (como ocurre en el caso de la piña) o aplicada directamente, puede ayudar a luchar contra los daños en la piel provocados por el sol y la polución, reduciendo las arrugas y la textura de la piel. La vitamina C también juega un papel fundamental en la formación de colágeno, que es la base de nuestra piel.

Piña. Cómo incorporarla a nuestra dieta

Debes elegir una piña con un cuerpo firme y gordito sin zonas blandas y con hojas verdes en la parte superior. La piña debe recolectarse cuando está en el punto óptimo de madurez y lista para su consumo. Tanto entera como cortada, la piña debe mantenerse en el frigorífico.

Si consumes piña envasada o enlatada, asegúrate de comprar aquellas que están envasadas solamente en el jugo de la propia piña y no con néctares o azúcares añadidos.

Guarda un bol de fruta fresca troceada en el centro de tu nevera

Con el sólo hecho de ver la fruta disponible, aumentarán las probabilidades de elegirla como tu snack diario en lugar de otros alimentos menos saludables.

Añade piña a tus kebabs favoritos

Prueba con gambas o pollo con cebolla roja, piña y tomates cherry.

Prepara una ensalada

Prepara una ensalada de fruta con frambuesas, piña, mandarina y uvas. Espolvorealo con un poco de coco rallado para darle un toque diferente y fresco.

Trozos de piña en tu ensalada

Añade algunos trozos de piña a tu ensalada para comer o cenar. Complétalo con nueces, queso fresco y vinagre de manzana o balsámico.

Zumo de piña

Puedes hacer tu propio zumo de piña para tomar un zumo fresco por la mañana. Haciéndolo tu mismo no tienes que preocuparte de que se añadan conservantes o edulcorantes.

Salsa fresca con piña

Prepara una salsa fresca con piña, mango, jalapeño y chile para acompañar a tus tacos o fajitas.

Piña. Riesgos y precauciones

Los betabloqueantes son un tipo de medicación que suele ser recetada comúnmente en casos de enfermedades cardiacas y que puede provocar que los niveles de potasio en sangre aumenten. De esta forma, los alimentos ricos en potasio deben consumirse con moderación en el caso de personas que se estén medicando con estos betabloqueantes.

Consumir potasio en exceso puede ser perjudicial para aquellos cuyos riñones no sean completamente funcionales. Si tus riñones no son capaces de eliminar el exceso de potasio de la sangre, podría ser fatal.

Aquellas personas diagnosticadas con reflujo gastrointestinal pueden presentar un incremento en síntomas como acidez y regurgitación cuando consumen alimentos ácidos, aunque las reacciones varían según la persona.

Por supuesto, podrían presentarse alergias alimentarias derivadas del consumo de piña. En cualquier caso, siempre es mejor tener una dieta rica y variada que concentrar toda nuestra dieta en un solo alimento.

Una fruta dulce y deliciosa con multitud de beneficios para nuestra salud y que se puede encontrar a lo largo de todo el año. Así que no sería mala idea el dejar de reservarla para banquetes y celebraciones y añadirla a nuestra dieta habitual.

Categorías
¿Sabías que...?

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Diccionario de aditivos alimentarios

Los mono y diglicéridos de ácidos grasos son ni más ni menos que lo que su propio nombre indica. Se trata de grasas añadidas a los alimentos para cumplir la función principal de mezclar líquidos con grasas. Esta misión ya se cumple de forma natural en los alimentos y constituye cerca del uno por ciento de las grasas totales presentes en el producto.

También actúan como emulsionantes, desespumantes y para mantener tiernos por más tiempo los productos horneados. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos por el código E-471, mono y diglicéridos, glicéridos o mono y diglicéridos de ácidos grasos.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Dónde encontrarlo

Su utilización es masiva y, para que os hagáis una idea de la cantidad de productos en los que podemos encontrar estos mono y diglicéridos de ácidos grasos, podemos citar helados, margarina, alimentos precocinados, pan de molde, pastelería, panadería, batidos, cereales, leche, mermeladas, cremas, chocolates, embutidos, salchichas, arroz, puré y diferentes toppings.

Un par de buenos y conocidos ejemplos los tenemos en dos marcas más que reconocidas. Hablamos, por un lado, de la famosa margarina Flora Oliva y, por otro, del popular helado Maxibon de Frigo.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Peligrosidad

Más allá de ser una fuente de grasa, no se ha encontrado ningún estudio científico en humanos que demuestre que los glicéridos son peligrosos para nuestra salud.

Sin embargo, en grandes dosis se demostró resultar en una pobre asimilación de ácidos grasos esenciales aumentando el tamaño tanto del hígado como de los riñones de animales de laboratorio. Además debemos tener en cuenta que este aditivos suele obtenerse por hidrólisis de ácidos grasos que, generalmente, son de origen transgénico.

Esperando conocer el resultado de las pruebas en humanos no podemos más que recomendar precaución y más cuando no suele especificarse su origen (animal o vegetal).

Categorías
¿Sabías que...?

Melocotón. Beneficios y riesgos para nuestra salud

El melocotón es una fruta procedente de China y con un característico color que puede variar entre el amarillo y el naranja.
Se presenta en dos variedades, dependiendo de si la semilla que los une a la familia de las cerezas o las nectarinas, está unida a la carne de la fruta o puede desprenderse con facilidad.

En este artículo vamos a hablar del melocotón, y de los beneficios y peligros derivados de su consumo para nuestra salud.

Melocotón. Valores nutricionales

Un melocotón de tamaño medio (147 gramos) aporta 50 calorías, 0.5 gramos de grasas, 15 gramos de carbohidratos, 13 gramos de azúcar, 2 gramos de fibra, 1 gramo de proteína y absolutamente ni rastro de colesterol o sodio. Con él obtendrás un 6% de la cantidad diaria recomendada de vitamina A y un 15% de vitamina C.

Además te beneficiarás de aportes en vitamina E, vitamina K, niacina, folato, hierro, colina, potasio, magnesio, fosforo, manganeso, zinc y cobre.

Melocotón. Beneficios para nuestra salud

De acuerdo a un estudio de la Texas A&M, las frutas de la familia del melocotón previenen problemas relacionados con la obesidad como diabetes, síndrome metabólico o problemas cardiovasculares. Todo ello gracias a sus componentes bioactivos con propiedades anti obesidad y anti inflamatorias.

Cáncer

Al ser una importante fuente de la vitamina C, que actúa como antioxidante, el melocotón puede ayudar a combatir la formación de radicales libres que se asocian a casos de cáncer.

Vamos con otro estudio de la Texas A&M que muestra que el melocotón ha sido utilizado con éxito para eliminar las células más agresivas de cáncer de pecho sin dañar células sanas durante el proceso.

Además, gracias a la fibra suministrada por frutas y vegetales, podremos disminuir la probabilidad de sufrir cáncer colorectal.

Piel

De nueva es la vitamina C la causante de mejorar la textura de nuestra piel y ayudar con los daños que pueda sufrir causados bien por elementos naturales como el sol o artificiales como la polución presente en nuestras ciudades.

Con efectos más visibles cuando se toma en forma de fruta cruda, la vitamina C juega un papel fundamental en la formación de colágeno, que sirve de base a nuestra piel.

Diabetes

Varios estudios han demostrado que los pacientes con diabetes tipo 1 pueden reducir los nivéles de azúcar en sangre consumiendo alimentos ricos en fibra.

De igual forma, los que padecen diabetes tipo 2 pueden mejorar los niveles de azúcar en sangre, lípidos e insulina. Recordad que un melocotón de tamaño medio aporta 2 gramos de fibra.

Problemas cardíacos

La fibra, el potasio, la vitamina C y la colina presentes en el melocotón son todos ellos un beneficio para nuestro corazón.

Un incremento de potasio en nuestra dieta junto a una disminución de sodio es una de los cambios más importantes que podemos hacer en nuestra dieta.

Salud ocular

Aumentar el consumo de frutas, siendo recomendables 3 o más al día, es una buena manera de reducir el riesgo de la degeneración ocular causada por la edad.

La verdad es que podríamos seguir con beneficios derivados del melocotón, igual que con el resto de frutas y vegetales, como pueden ser la salud muscular, mejora de nuestro cabello, aumento de energía, pérdida de peso o longevidad, pero nos quedamos con estos como los más destacados.

 

Melocotón. Cómo incorporarlo a nuestra dieta

Es recomendable consumir cada fruta en su temporada, y la temporada del melocotón es el verano. Ahí es cuando presentan un mejor sabor, frescura y valores nutricionales. Asegúrate de elegir aquellos que no estén ni excesivamente duros ni muy blandos.

Rápido y fácil

El melocotón es un alimento que puedes llevar a cualquier parte para consumirlo sin ningún tipo de preparación y rápidamente

Parte de una comida

Puedes utilizar un melocotón para crear una espectacular ensalada de verano acompañado de otras frutas o vegetales

Desayuno

Puedes utilizar melocotón en tus desayunos junto a tus cereales o incluirlos en las tostadas

Refresco

¿Has probado a utilizar melocotón junto a tu limonada, té helado o simplemente agua? Pues no sabes lo que te pierdes

Dulces

Si quieres un postre rápido y saludable, prueba un melocotón cortado en pedazos con un poco de miel y canela. Ya me contarás.

Salsas

El melocotón puede ser una parte importante de multitud de salsas y un componente muy utilizado en salsas para tacos, especialmente de pescado.

Batidos

Por supuesto, el melocotón tenía que estar presente en una de las bebidas del verano por excelencia. Junto a la piña o los plátanos son una delicia.

Melocotón. Riesgos y precauciones

Los problemas derivados del consumo de melocotón vienen por dos vertientes.

La primera es el centrarnos en el consumo de unos alimentos olvidando otros. Lo más saludable es seguir una dieta lo más variada posible.

Y la segunda viene, como con todos los alimentos, por las alergias alimentarias que puede provocar, que, en el caso del melocotón, son más habituales que en otras frutas.

Categorías
¿Sabías que...?

Almidón modificado – Diccionario de aditivos alimentarios

Un término general para describir almidón modificado (derivado del maíz, arroz, patata o trigo) que han sido modificados para cambiar su respuesta ante el calor o el frío, mejorar su textura o crea emulsionantes eficientes, entre otras razones.

No se debe confundir el almidón modificado con el almidón modificado genéticamente, ya que NO es el mismo componente. Lo que le ha ocurrido es que se ha modificado su molécula para que se adapte al uso que se le va a dar en el alimento en cuestión mediante métodos químicos, físicos o enzimáticos, es decir, sin el empleo de métodos biotecnológicos.

En concreto, y dado que el almidón no resiste un calentamiento prolongado, se procede a una modificación consistente en reticulaciones que estabiliza los gránulos de almidón y lo protege ante temperaturas extremas. De esta forma tenemos unos alimentos que prolongan su vida útil y mejoran varias de sus características.

Lógicamente, lo podemos encontrar en nuestros productos como almidón de maíz, almidón de arroz, almidón de patata, almidón de trigo como versiones principales, aunque, dependiendo de su origen, se puede encontrar con otros nombres.

Almidón modificado. Dónde encontrarlo

Se encuentra en gran cantidad de alimentos procesados, comida baja en calorías o dietética, y productos precocinados. También es utilizado en quesos para reemplazar la caseína, mayonesas y salsas como emulsificante, cremas pasteleras y dulces para aportar densidad y fijar sabor o en carnes para retener el agua.

Lo podemos encontrar en los famosos caramelos masticables Sugus o en multitud de natillas, como las natillas Alpro Soja.

 

Almidón modificado. Peligrosidad

Los almidones en sí aparentan ser inofensivos, pero el desconocimiento de los químicos utilizados en su procesamiento hace que sean varios los nutricionistas que cuestionan su efecto en nuestra salud.

Se han dado casos en los que su consumo excesivo ha provocado un malestar digestivo temporal.

Categorías
¿Sabías que...?

Leche. Beneficios y riesgos para nuestra salud

La leche lleva mucho tiempo asociada a un estilo de vida saludable y se sitúa como una de las bebidas más consumidas tanto en EE.UU. como en Europa.

Son varias las campañas y mensajes publicitarios que intentan concienciar a niños, jóvenes y adultos en el aumento de consumo de leche como una elección más que saludable.

La leche proviene de diferentes especies animales, con la vaca, oveja y cabra como las más popularmente consumidas. También encontramos multitud de alternativas a la leche presentes en la actualidad, como la leche de soja, de almendra, de coco o de cáñamo, entre otras. Incluso cada una de ellas se presenta en diversas variedades con sabores a fresa o chocolate, sin lactosa, con Omega-3, desnatadas u orgánicas.

En este artículo vamos a tratar solamente la leche de vaca y sus beneficios y peligros que puede provocar el consumo de este tipo de leche en nuestra salud.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Leche. Valores nutricionales

Antes de comenzar, aclarar que este aspecto depende mucho del contenido de grasa que presente nuestra leche. Por ejemplo, la leche entera contiene 146 calorías, 8 gramos de grasa, 13 gramos de carbohidratos y 8 gramos de proteína por vaso.

Si nos pasamos a su versión desnatada, la información nutricional se convierte en la siguiente: 86 calorías, 0 gramos de grasa, 12 gramos de carbohidratos y 8 gramos de proteína.

Algunos de los nutrientes más importantes de la leche son los siguientes.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Calcio

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Los productos lácteos como la leche son la mejor fuente de calcio. El calcio tiene variadas funciones en nuestro organismo, pero su tarea principal es el desarrollo y mantenimiento de la salud de nuestros huesos y dientes. El calcio es también importante para acelerar la curación de nuestras heridas, mantener una tensión arterial correcta así como las contracciones musculares (corazón incluido). Es importante tomar nuestros alimentos ricos en calcio junto a fuentes de vitamina D, ya que esta vitamina ayuda a que el intestino delgado absorba el calcio. En el caso de la leche desnatada, estamos ingiriendo 306 mg de calcio por vaso.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Colina

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
La leche también es una de las mejores fuentes de colina, un nutriente muy importante para regular nuestro sueño y ayudarnos en movimiento muscular, aprendizaje y memoria. La colina es un gran apoyo para la estructura de las membranas celulares, ayuda a la transmisión de impulsos nerviosos y nos facilita la absorción de las grasas. Además, es un buen complemento para problemas inflamatorios.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Potasio

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Las dietas ricas en potasio están relacionadas con una reducción de los riesgos de derrame cerebral, problemas cardiacos o de tensión arterial, protege contra la pérdida de masa muscular y la densidad  ósea y reduce la formación de piedras en el riñón.

Si cumplimos con la cantidad diaria recomendada (4700 mg al día en adultos), estaremos disminuyendo en un 20% el riesgo de muerte por cualquier causa.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Vitamina D

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La vitamina D es importante para la salud de nuestros huesos, ayudando en su formación, crecimiento y regeneración. La vitamina D juega un papel fundamental en la absorción de calcio y el correcto desarrollo de la función inmune.

La deficiencia de vitamina D se ha asociado con problemas de osteoporosis, depresión, fatiga crónica, dolores musculares, hipertensión y cáncer de colon y pecho.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Otros nutrientes

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
La leche nos aporta en menor medida magnesio, fosforo, vitamina A, riboflavina, vitamina B6 y vitamina B12.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Leche. Beneficios para nuestra salud

Son muchos los que relacionan la salud de nuestros huesos con el calcio presente en la leche. Pero este líquido tiene muchos más beneficios para nuestro organismo. ¿Quieres conocerlos?

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Salud osea

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Creo que todo el mundo ha oido hablar de que la leche es buena para los huesos. Esto es debido a su duo de calcio y vitamina D. Sin embargo, es igual de importante llevar una dieta saludable y equilibrada, ya que el calcio y la vitamina D no previenen la osteoporosis de forma independiente.

Practicar ejercicio físico de manera regular y entrenar nuestra fuerza, acompañándolo de llevar una dieta baja en sal y alta en potasio contribuirá a nuestra salud osea y reducir el riesgo de osteoporosis. Si no sois fumadores, un punto más a vuestro favor.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Tensión arterial y salud cardiaca

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Aumentar el potasio presente en nuestra dieta puede jugar un importante papel en la disminución de nuestra tensión arterial.

Un aumento de potasio y reducción de sodio son los dos cambios fundamentales que podemos llevar a cabo para reducir el riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares. Todo esto según Mark Houston, profesor de medicina en la Vanderbilt Medical School director del Hypertension Institute del St. Thomas Hospital de Tennessee.

En un estudio, aquellos que consumieron 4069 mg de potasio al día presentaban un riesgo 49% menor de morir por cardiopatía isquémica que aquellos que solamente consumían 1000 mg al día.

Desafortunadamente, son pocos los que alcanzan estos niveles de potasio en su dieta.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cáncer

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

El riesgo de morir por cáncer colo-rectal es más alto en aquellas regiones que tienen menos luz solar al día. Algunos estudios relacionan este hecho con el papel que la vitamina D juega en el crecimiento celular y la protección contra el cáncer.

Según el National Cancer Institute estadounidense, los estudios relacionan la ingesta de altas cantidades de calcio con la reducción de casos de cáncer colo-rectal, pero no están lo suficientemente contrastados.

Algunos estudios han indicado que el incremento de consumo de calcio y lactosa provenientes de productos lácteos pueden ayudar a prevenir el cáncer de ovario.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Depresión

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Niveles adecuados de vitamina D ayudan a la producción de serotonina, una hormona relacionada con el ánimo, apetito y sueño. La falta de vitamina D ha estado asociada a casos de depresión y fatiga crónica.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Desarrollo muscular y pérdida de peso

La leche es una importante fuente natural de proteína de calidad. Mantener una adecuada cantidad de tejido muscular es importante para ayudar a nuestro metabolismo y contribuir a la perdida o mantenimiento de nuestro peso.

Una dieta con suficiente cantidad de proteína es necesaria para conservar o incrementar la masa muscular. De acuerdo a Today’s Dietitian, un nuevo análisis en más de 20 pruebas clínicas sugiere que un incremento en el consumo de leche puede hacernos desarrollar más cantidad de masa muscular y resistencia al ejercicio en adultos.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Leche. Riesgos y precauciones

Como todos los alimentos, la leche también tiene sus problemas y complicaciones en nuestra salud. Las más conocidas e importantes son las que se detallan a continuación.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Intolerancia a la lactosa

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
La intolerancia a la lactosa aparece cuando una persona carece de la enzima que le permite descomponer el azúcar presente en la leche. Las personas con intolerancia a la lactosa pueden presentar vómitos, flatulencia o diarrea al consumir leche o derivados. Tomar leche sin lactosa, que contiene enzimas que ayudan a su digestión, puede aliviar o eliminar por completo estos síntomas.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Alergia o hipersensibilidad

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
La alergia a la leche o hipersensibilidad es diferente de la intolerancia a la lactosa y se refiere a una reacción anormal del sistema inmunológico en el que el cuerpo produce un anticuerpo alérgico llamado inmonuglobulina E que termina resultando en síntomas alérgicos tales como problemas respiratorios, diarrea o vómitos  La alergia a la leche también se puede manifestar como asma, eczema, rinitis o problemas gastrointestinales, así como sangrado, neumonía o incluso shock anafiláctico.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Exceso de potasio o fósforo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Consumir demasiado potasio o fósforo, ambos presentes en altas cantidades en la leche, puede ser perjudicial para aquellos que poseen unos riñones que no sean totalmente funcionales. Si tus riñones son incapaces de eliminar el exceso de potasio o fósforo de la sangre, podría ser fatal.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Exceso de calcio

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Consumir calcio en exceso también es peligroso. Es muy complicado el superar los niveles máximos recomendados  sólo a base de comida, pero acompañarlo con suplementos de calcio puede resultar en efectos secundarios como estreñimiento, piedras en el riñón o fallo renal. Por si os lo preguntáis, la cantida máxima recomendada es de 2.5 gramos de calcio al día para personas con más de 1 año de edad.

Además, altas dosis de calcio están relacionadas con el riesgo de desarrollar cáncer de próstata según demuestran algunos estudios. Sin embargo, otros no encuentran ningún tipo de relación entre cáncer de próstata y consumo de calcio, por lo que no está en absoluto claro.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

En definitiva, un gran alimento para aquellos que no sufran de ningún problema de alergia o intolerancia, siempre que lo tomemos, como todos, con moderación.

Categorías
¿Sabías que...?

Manitol – Diccionario de aditivos alimentarios

El manitol es un alcohol del azúcar que es algo menos dulce que el azúcar, alcanzando un nivel de 70% en relación a este. Sin embargo, aporta menos calorías y tiene un efecto mucho menos agresivo para nuestro nivel de azúcar en sangre.

Se utiliza en la industria alimentaria como edulcorante y para sustituir a la glucosa en especialidades farmaceúticas que puedan ser recetadas para los enfermos con problemas de diabetes. En nuestros alimentos puede aparecer con su nombre de manitol o con el código asociado E-421.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Manitol. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra principalmente en golosinas sin azúcar y chicles, pero también podemos toparnos con manitol o E-421 en otros productos tales como alimentos bajos en calorías y dietéticos.

Un famoso ejemplo de utilización de manitol lo tenemos en los chicles Orbit. También podemos encontrar el manitol en otra marca de goma de mascar, los chicles Five.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Manitol. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Los azúcares del alcohol no se digieren por completo, por lo que pueden provocar molestia intestinal, gases, flatulencia y diarrea.

El manitol en su mayoría es absorbido y metabolizado por el cuerpo. La parte que no puede ser absorbida, es fermentada en el intestino grueso. Es en ese proceso de fermentación donde se pueden producir gases que provoquen efectos adversos en nuestro organismo.

El problema puede ser mayor para aquellos que no tengan una buena tolerancia al manitol, en cuyo caso podría tener efectos laxantes. Sin embargo para producir un efecto real y visible en nuestro organismo, la dosis consumida debería ser mucho mayor que la utilizada habitualmente en los alimentos.

Por lo tanto, tenemos ante nosotros un famoso sustituto del azúcar en multitud de productos y, muy especialmente en nuestros queridos chicles que, como conclusión final, podría ser un problema en altas dosis pero que en pequeñas cantidades el manitol puede consumirse sin ningún problema.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Maltodextrina – Diccionario de aditivos alimentarios

La maltodextrina es un edulcorante calórico y que también ejerce como potenciador del sabor. Está fabricado con arroz, patatas o, más frecuentemente, con harina de maíz. Tras pasar una serie de tratamientos con enzimas y ácidos, puede llegar a convertirse en un espesante.

Debido a sus propiedades, la maltodextrina se utiliza con cada vez más popularidad en fórmulas para atletas y fisioculturistas. Su uso como suplemento permite ganar peso y controlar el consumo de calorías. Además permiten a tus músculos conservarse fácilmente y no llegar tan rápidamente al agotamiento.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Maltodextrina. Dónde encontrarla

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en fruta enlatada, salsas, aderezos, aperitivos, bombones y chocolate.

Un famoso ejemplo de utilización de maltodextrina lo tenemos en las patatas fritas Pringles. También podemos encontrar la maltodextrina en el caldo de pescado de la marca Knorr. Además la maltodextrina forma parte del endulzante Splenda.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Maltodextrina. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La maltodextrina, como otros azúcares, tiene la capacidad de subir tu nivel de azúcar en sangre y tus niveles de insulina.

Como decíamos al comienzo del artículo, la maltodextrina se utiliza en el ámbito deportivo debido a que se metaboliza más fácilmente que otros hidratos de carbono. De esta forma puedes utilizar su energía en entrenamientos o competiciones. Además, y debido a su consistencia, se utiliza en batidos para pérdida o mantenimiento de peso, ya que tiene una gran capacidad saciante.

Como cualquier hidrato de carbono, la maltodextrina te aporta un número de calorías que puede llevar a la ganancia de peso.

En cuanto a alergias o contraindicaciones, deberían tener mucho cuidado los celiacos, aquellos con alergia al trigo, el maíz, las patatas o cualquier alimento rico en almidón desde el que se extraiga la maltodextrina.

En definitiva, un aditivo utilizado como edulcorante que actúa como hidrato de carbono con mayor capacidad de asimilación que estos. No es recomendable su utilización en exceso, pero, hasta que no se demuestre lo contrario, de momento no hay estudios que confirmen su peligrosidad.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Espárragos. Beneficios y riesgos para nuestra salud

Los espárragos están consideradas como una de las delicias dentro de los vegetales. Es muy conocido por su sabor fuerte, peculiar y diferente.

Existen varios tipos de espárragos pudiendo variar en forma, textura, sabor y color. En este último apartado encontramos espárragos verdes, blancos o incluso morados.

Cualquiera de ellos están repletos de vitaminas y minerales y pueden actuar como diuréticos.

Para repasar todo lo que nos puede aportar, vamos a ver los riesgos y beneficios para nuestra salud de un perfecto acompañamiento en cualquier comida.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Espárragos. Valores nutricionales

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Los espárragos son una gran fuente de vitamina B6, calcio, zinc y magnesio.

Este vegetal contiene además altos niveles de betacaroteno, vitamina C, vitamina E, vitamina K, tiamina, riboflavina, rutina, niacina, ácido fólico, hierro, fosforo, cobre, potasio, selenio y manganeso.

Si aún os parece poco, añadid que es muy rico en fibra, llegando a más de 2 gramos por cada 100 gramos de producto.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Espárragos. Beneficios para nuestra salud

Ya en el siglo II, el físico romano Galeno describía los espárragos como curativos y depurativos. Los estudios actuales le dan la razón al demostrar que ayudan a controlar la diabetes, son un gran diurético, previenen las piedras en el riñón y reducen el riesgo de defectos del tubo neural en bebés.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Reducen el riesgo de diabetes

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Investigadores de la Karachi University en Pakistan descubrieron que comer espárragos puede ayudar a controlar la diabetes de tipo 2.

De acuerdo a este estudio publicado en el British Journal of Nutrition, los espárragos tienen efectos contra la diabetes mejorando la secreción de insulina así como aportando efectos antioxidantes.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Previenen las piedras en el riñón

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

De acuerdo a un artículo publicado en la Pharmacognosy Review, los espárragos ayudan a limpiar los riñones y a prevenir la formación de piedras en los mismos.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Reducen el riesgo de defectos del tubo neural en bebés

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Los espárragos contienen casi la mitad de la cantidad diaria recomendada de folato. Este folato ayuda a prevenir los defectos del tubo neural en bebés.

De acuerdo a KidsHealth.org, existen varios estudios que demuestran que aquellas mujeres que toman 0.4 miligramos diarios de folato antes y durante el embarazo, reducen en un 70% el riesgo de que su bebé nazca con defectos del tubo neural, un defecto de nacimiento que consiste en el desarrollo incompleto del cerebro y la espina dorsal.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Espárragos. Riesgos y precauciones

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

El único riesgo y precaución fundamental es la de no comer espárragos si eres alérgico a ellos. Si aún no sabes si lo eres, alguno de sus familiares como las cebollas o ajos te pueden dar una pista de lo que te espera.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Si aún no has añadido espárragos a tu dieta habitual, quizás sea buena idea el comenzar a incluir este vegetal acompañando a tus platos.

Categorías
¿Sabías que...?

Lecitina – Diccionario de aditivos alimentarios

La lecitina es un emulsionante y antioxidante natural que evita que las grasas presentes en los alimentos se oxiden y pongan rancias.
Aunque está presente de forma natural en nuestro cuerpo, las dos fuentes principales como aditivo de multitud de alimentos son las yemas de huevo y la soja.

Podemos encontrarla en los envases de los productos presentes en nuestros supermercados como lecitina o indicando su procedencia, apareciendo de esta manera como lecitina de soja, lecitina de girasol, etc.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Lecitina. Dónde encontrarla

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en productos de repostería, helados, cremas y margarinas, entre otros.

El ejemplo de utilización más famoso lo encontramos en la crema de cacao Nutella que incluye la más famosas de las variantes, la lecitina de soja. Otro producto con gran difusión y representante de las margarinas es la margarina Tulipán, que se fabrica, en este caso, gracias a la de girasol.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Lecitina. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La lecitina es una importante fuente de colina e inositol. Ambos son componentes que ayudan a las células y el sistema nervioso a comunicarse y juega un papel fundamental en la descomposición de grasas y colesterol.

La lecitina objeto de un mayor número de estudios es la lectina de soja, que es considerada por muchos como un regenerador de nuestro organismo, tanto física como mentalmente. Con propiedades para mejorar nuestra digestión,  circulación y metabolismo, se asocia incluso como una gran aliada para nuestros problemas de piel como psoriasis, seborrea o acné.

En cuanto a nuestro cerebro, la lecitina de soja actúa como revitalizante de las células más perezosas y nos permite mejorar problemas de memoria.

La única duda que surge de su consumo viene dado por los estrógenos que aparecen de forma natural en la lecitina de soja que pueden causar problemas hormonales en hombres que la consuman en grandes cantidades.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Kiwi. Beneficios y riesgos para nuestra salud

Al contrario de lo que mucha gente piensa, el kiwi es una fruta proveniente de China. Su asociación con Nueva Zelanda se produce al llegar este fruto en el siglo XX a tierras neozelandesas. Anteriormente era conocido como grosella china pero, para evitar las tasas que se cargaban en las exportaciones de estos frutos, se cambió el nombre por kiwi. El nombre no es casual, y se tomó por las similitudes (pequeños, marrones y peludos) entre la fruta y el animal característico de Nueva Zelanda que lleva el mismo nombre.

El kiwi es rico en nutrientes y bajo en calorías. Entre los posibles beneficios para nuestra salud asociados a su consumo encontramos el mantener una piel saludable en cuanto a tono y textura, reducir la presión arterial y prevenir dolencias cardiacas y derrames cerebrales.

En este artículo vamos a analizar los nutrientes que nos aporta el kiwi, los beneficios y riesgos para nuestra salud y diferentes formas de incorporarlo a nuestra dieta.

Kiwi. Valores nutricionales

Un kiwi de tamaño medio nos aporta: 42 calorías, 0.8 gramos de proteína, 0.4 gramos de grasa y 2.1 gramos de fibra.

Las vitaminas y minerales que nos aporta son muchas y muy interesantes. En el kiwi encontramos potasio y vitamina C (es una de las frutas con más cantidad de esta vitamina por gramo de producto) como destacados, pero además nos aporta hierro, vitamina A y folato.

La cosa no acaba ahí, ya que también nos podemos beneficiar de la vitamina E, vitamina K, cobre, magnesio y fósforo con los que el kiwi nutre nuestro organismo.

Kiwi. Beneficios para nuestra salud

El consumo de frutas y vegetales ha sido asociado desde siempre con la reducción de padecer problemas cardiacos, diabetes, cáncer y otras enfermedades no deseadas. Son multitud los estudios que muestran que el incremento de la ingesta de alimentos como el kiwi disminuyen el riesgo de obesidad y mortalidad. Más concretamente, los beneficios del kiwi en nuestro organismo son los siguientes.

Mejora de la piel

El colágeno es el pilar sobre el que se sustenta nuestra piel. Este colágeno depende de la vitamina C como nutriente esencial que actúa como antioxidante en nuestro cuerpo para prevenir daños provocados por el sol, la contaminación, el humo u otros factores que dañan nuestra piel.

Gracias a la vitamina C que nos aporta el kiwi tendremos la piel más sana y cuidada que nunca.

Mejora del sueño

De acuerdo a un estudio sobre los efectos del consumo de kiwi en la calidad del sueño en adultos con problemas para dormir, se descubrió que la ingesta de kiwi mejora la rapidez en conciliar el sueño, la duración de este y la eficiencia que presenta en adultos con trastornos de sueño.

Salud cardiaca

La fibra y el potasio contenidos en el kiwi ayudan a cuidar nuestro corazón. Un incremento en el potasio presente en nuestra dieta junto a una disminución del sodio es el cambio más importante que cualquiera puede hacer en su dieta, según la Vanderbilt Medical School.

Como ya comentamos, un estudio revela que aquellos que consumían 4069 mg de potasio al día tenían un 49% menos de riesgo de morir por enfermedades cardiacas que aquellos que sólo llegaban a 1000 mg de potasio al día.

Las dietas altas en potasio están asociadas a una reducción del riesgo de derrames cerebrales, perdida de masa muscular, mantenimiento de la densidad ósea y reducción de la formación de piedras en el riñón.

Disminución de la presión arterial

Debido a su alto contenido en potasio, el kiwi puede ayudar a contrarestar los efectos del sodio en nuestro cuerpo. Posiblemente el bajo consumo de potasio sea tan peligroso para nuestra presión arterial como un alto consumo de sodio.

Son muy pocos los que llegan a la cantidad de potasio diario recomendada. Lástima, porque los que lo consiguen tienen un 20% menos de posibilidad de morir por cualquier causa.

Prevención del estreñimiento

Son varios los estudios que concluyen que el kiwi puede tener un efecto laxante y ser utilizado en aquellas personas que tengan problemas de estreñimiento.

Un consumo regular de kiwi ha demostrado ser una forma de ayudar a nuestra regularidad intestinal.

Kiwi. Cómo añadirlo a nuestra dieta

Comenzamos por la forma más habitual y la que nosotros más utilizamos en casa. Es tan simple como partir un kiwi a la mitad y utilizar una cucharilla para comer cada parte utilizando su piel como recipiente.

Si sois más de líquidos, ya sean zumos o batidos, podéis disfrutar de un gran cocktail tropical si mezcláis kiwi, piña, mango y fresas. Si no lo habéis probado nunca, es más que recomendable.

Yo soy un enamorado de la miel, así que otra posibilidad que a mi me encanta es tomarlo con un poco de miel por encima. Para los golosos.

Si queréis otra opción en zumo o batido más atrevida, probad con kiwi, espinaca, manzana y pera.

En caso de que vuestros niños no quieran tomar fruta en general o esta en particular, podéis congelar unas rodajas de kiwi y utilizarlas como refrescante merienda en un día caluroso.

La última posibilidad de incorporación que recomendamos desde aquí es la adicción del kiwi en alguno de vuestras ensaladas favoritas. Prueba, compara, y si encontráis algo mejor, nos lo comentáis.

Kiwi. Riesgos y precauciones

Además de las alergias alimentarias que pudiéramos desarrollar por su consumo, los únicos peligros del consumo de kiwi vienen también provocados por su mayor beneficio: su cantidad en potasio.

Debemos vigilar especialmente la presencia de kiwi en nuestra dieta si nos estamos tratando con medicamentos que incrementen los niveles de potasio en sangre como por ejemplo los betabloqueantes utilizados en problemas cardiacos.

Además, las dietas altas en potasio pueden ser perjudiciales para aquellos con problemas renales. Incluso podría ser fatal si tus riñones no pueden eliminar el exceso de potasio en la sangre.

En resumen, exactamente las mismas que los riesgos derivados por el consumo de kiwi. Para aquellos que no estén en alguno de estos dos casos… a comer kiwi.

Refrescante, con un toque ácido pero dulce, una textura y sabor delicioso y tan cómodo que lleva el recipiente para disfrutarlo incorporado. ¿Un kiwi? Deme dos, por favor.