Categorías
¿Sabías que...?

Saborizante artificial – Diccionario de aditivos alimentarios

Los saborizantes son preparados de sustancias que pueden ser de origen natural o artificial y que son capaces de actuar sobre los sentidos del gusto y del olfato para reforzar el propio olor o sabor de un alimento determinado  con el fin principal de hacerlo más apetitoso.

Marcando su posible origen en la década de los 50, cuando la industria alimentaria descubrió que se podían obtener en los laboratorios sabores similares a los de la carne utilizando proteína barata y abriendo la puerta para su amplia utilización en la actualidad.

Presente también como sabor artificial, sabores artificiales, saborizante o saborizante artificial. Se refieren a los cientos de químicos permitidos en los alimentos como el butanol, etanoato o acetato de fenilo. Los químicos concretos utilizados para dar sabor a los alimentos son propiedad exclusiva de sus fabricantes, y se utilizan para imitar sabores de mantequilla, especias, frutas, etc.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Saborizante artificial. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Pues “solamente” en miles y miles de alimentos como cereales, bebidas o galletas.

El ejemplo más famoso lo podríamos tener en unas galletas que puedes destapar, chupar, mojar en leche y probar su delicioso saborizante artificial. Nos referimos a las archiconocidas galletas Oreo.

Otro ejemplo de saborizante artificial lo tenemos en el chocolate más crujiente de la casa Nestle, el chocolate Crunch.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Peligrosidad

[symple_box color=”yellow” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La FDA ha aprobado todos y cada uno de los elementos del listado de químicos permitidos, pero, debido a que estos saborizantes pueden dejar componentes sin especificar escondidos dentro del conjunto

Por ello son varios los que encuentran a los saborizantes artificiales como una trampa mortal que se vale del placer que se considera la comida para hacer más apetitosos sus productos sin importar los efectos que estos ingredientes artificiales pudieran tener para nuestra salud.

No hay forma de determinar los efectos que podrían tener en nuestro organismo, por lo que se deberían tomar con mucho cuidado y moderación.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Alfa Tocoferol

También presente como A-Tocoferolα-tocoferol o E-307, se trata de un antioxidante de origen natural. Es la forma más habitual de añadir vitamina E a los alimentos, estando científicamente preparada para su rápida absorción y almacenaje en nuestro organismo.

Es un nutriente esencial, que ayuda a prevenir la oxidación de las células y juega un papel fundamental en la salud de nuestra cada vez más dañada piel y para la prevención de enfermedades.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

En carnes, alimentos con grasas añadidas y aquellos que indiquen un suplemento de vitamina E. En su forma natural, está presente en nueces, vegetales de hoja verde, aceites vegetales, semillas y grano.

Un ejemplo de la aparición del E 307 la encontramos en el producto dietético biManán Pro Crema de 9 Verduras o en el complemento nutricional ampliamente anunciado en TV, Pediasure.

[/symple_box]

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

En la cantidad en que se añade a los alimentos, no parece tener ningún riesgo para nuestra salud, pero suplementos con alta concentración de este aditivo podrían derivar en calambres, debilidad o visión doble.

Por lo tanto, de momento, y si no se demuestra lo contrario, podemos estar bastante tranquilos con este alfa tocoferol.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Acesulfamo K

No os equivoquéis, los alimentos que compramos en supermercados y consumimos tranquilamente en nuestro hogar no están creados por cocineros, sino por científicos. Estos intentan conseguir un producto con mejor sabor, aspecto o tiempo de conservación. Para conseguir este objetivo utilizan los aditivos alimentarios.

Estos aditivos de, en ocasiones, impronunciables nombres, suelen tener dos tipos de efectos en nuestro organismo: aquellos que conocemos y los que no. La verdad es que no se cuál de los dos es más peligroso.

Esta es la razón de comenzar esta serie de artículos comentando los principales aditivos que podemos encontrar en nuestros supermercados. Muchos aditivos y muchos alimentos que los contiene que intentaremos explicar para que podáis decidir si tomarlos o no. Antes de ir al grano, tan sólo un consejo: si no lo puedes pronunciar, ten cuidado.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Acesulfamo K

Conocido también por otros nombres como Acesulfame-K, Acesulfamo potásico, Acesulfame potásico o el más críptico E-950, se trata de un edulcorante artificial sin calorías utilizado habitualmente con otros edulcorantes para esconder su ligero sabor amargo.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Se encuentra en miles de productos en todo el mundo, con especial predilección para las bebidas y los helados sin azúcar.

Por ejemplo, se puede encontrar en la Coca Cola Zero o en el yogur bebible Activia Zero

[/symple_box]

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

La FDA (U.S. Food and Drug Administration) ha aprobado este aditivo para su uso en muchos alimentos, pero algunos grupos han reaccionado reclamando que esa decisión estaba basada en tests poco útiles y representativos.

Sin embargo, los estudios realizados en animales han relacionado el consumo de este edulcorante con tumores de pulmón y pecho.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

La cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN

El café y la cerveza son polos opuestos ya que, mientras uno te activa, la otra te relaja. Sin embargo, un reciente estudio afirma que la cafeína y el alcohol pueden llegar hasta a cambiar tu ADN.

En concreto, investigadores del Departamento de Microbiología y Biotecnología Molecular de la Universidad de Tel Aviv han descubierto que las bebidas también pueden tener efectos opuestos en tu genoma. No es el primer estudio que se realiza sobre estas modificaciones genéticas, pero sí uno de los que ha obtenido unos resultados más sorprendentes, a pesar de, lógicamente, no haberse efectuado directamente sobre seres humanos. Os contamos.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

La cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN. La vida eterna

Trabajando con un tipo de levadura que comparte muchas similitudes genéticas con humanos, los investigadores encontraron que la cafeína disminuye y el alcohol alarga los telómeros implicados en el envejecimiento y el cáncer. El que este estudio se centre en esos dos factores no es casual ya que se consideran dos de las estrellas sobre las que se centran las preocupaciones y los estudios más destacados de la actualidad.

Los telómeros marcan el final de las cadenas de ADN en nuestros cromosomas. Cuando estos telómeros se hacen demasiado cortos, la célula muere. Sólo las células fetales y cancerígenas pueden evitar este destino reproduciéndose para siempre sin ver como sus telómeros disminuyen en tamaño.

Es curioso comprobar como la longitud de los telómeros no varía al verse expuestos a cambios de temperatura, pH, drogas o productos químicos, pero sí a una concentración de cafeina similar a la encontrada en un café express.

De momento, ante esta noticia de que la cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN y siguiendo el consejo del profesor Kupiec que encabeza este estudio, lo mejor es:

Intentar relajarse y beber un poco de café y un poco de cerveza.

Apuntado queda.

Categorías
¿Sabías que...?

Es más probable morir asesinado que por alergias alimentarias

Las alergias alimentarias se están convirtiendo en algo cada vez más común. Así lo demuestra un estudio del Centro de Control de Enfermedades y Prevención (CDC) en el que se indica un incremento del 18% entre 1997 y 2007.

Las alimentos más comunes en causar anafilasis son la leche, el huevo, el marisco, los cacahuetes y otros frutos secos.

Aún así, lo que han demostrado en un estudio británico es que los afectados o familiares de este tipo de alergias no deberían estar tan preocupados como le están actualmente por una posible muerte provocada por esta causa.

Para ello, los investigadores han analizado datos recopilados de 13 estudios de manera global que se realizaron entre 1946 y 2012.

En él encontraron un total de 240 casos de episodios fatales por anafilaxis de ni más ni menos que 165 millones de sujetos afectados. Así han concluido que la probabilidad de morir por una alergia alimentaria es de 1.81 por millón en un año.

Asimismo quisieron comparar este dato con la probabilidad de ser asesinado en Europa, que resultó en 324 por millón en el mismo periodo de tiempo, muy superior a la anterior.

Por lo tanto, si te preocupa el morir por una alergia alimentaria, deberías preocuparte mucho más por ser asesinado. O mejor, no preocuparse demasiado de ambas.

Categorías
¿Sabías que...?

Zumo de naranja. Bébetelo, que se le van las vitaminas

El zumo de naranja es uno de los zumos de frutas más consumidos en todo el mundo. Para muchos es una delicia que se puede disfrutar tanto al natural como podemos hacer al tomar un vaso de zumo de naranja por la mañana, o añadiéndolo como parte de alguno de los múltiples platos en los que el zumo de naranja es protagonista. En algunos casos formando parte del típico desayuno inglés, en otros como uno de los protagonistas del conocido cocktail destornillador , en algunos casos añadido a la todopoderosa sangría o formando parte de salsas y vinagretas.

El zumo de naranja contiene una gran cantidad de vitamina C además de otros nutrientes como calcio o vitamina D. Sin embargo son varios los estudios que no están demasiado de acuerdo con las bondades de los zumos de frutas naturales. Por supuesto, es mucho pero si el zumo de naranja proviene de un envase de algún zumo comercial, que por muy natural o cien por cien fruta que indique su envase, nunca llegará a las cualidades del zumo natural y que en muchos casos está repleto de azúcares o aditivos,  pero no es ese el tipo de zumo al que se refiere este artículo.

Seguro que más de una vez habéis escuchado o pronunciado la frase que constituye el título de este artículo. Una frase típica que llevamos escuchando a nuestras madres desde bien pequeños, pero…

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Zumo de naranja. ¿Sabías qué…?

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Las vitaminas del zumo de naranja recién exprimido necesitan horas para oxidarse a temperatura ambiente de forma significativa.

El tiempo que tardan en oxidarse depende tanto de acidez de la fruta como de la temperatura de la sala y comienza en el mismo momento en que exprimimos la naranja y nuestro querido zumo toma contacto con el oxígeno.

Eso sí. Haced caso a vuestras madres, porque lo que es cierto es que, cuanto antes lo consumáis, mejor.

[/symple_box]