Categorías
¿Sabías que...?

Glutamato monosódico. Diccionario de aditivos alimentarios

El glutamato monosódico se utiliza para realzar el sabor de los alimentos. En realidad, no se sabe exactamente cómo este aminoácido puede aumentar el sabor de otros alimentos, ya que el glutamato monosódico tiene muy poco sabor. Además, su sabor es diferente al salado, dulce, ácido o amargo, por lo que recibe el nombre de Umami (sabroso en japonés).

Actualmente se obtiene mediante fermentación y refinado de ciertos alimentos (como caña de azúcar y cereales) y se corresponde con la sal de sodio del ácido glutámico presente de forma natural en ellos.

El consumo de este aditivo invita a seguir comiendo (se estima que un 40% más) y se asocia popularmente con comida de baja calidad o productos industriales. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos con los nombres de glutamato monosódico, potenciador del sabor o E-621.

Glutamato monosódico. Dónde encontrarlo

El glutamato monosódico es muy utilizado en la cocina asiática. No en vano, China es el mayor productor y consumidor del mundo de este aditivo.

Es empleado en snacks, patatas fritas, sopas en polvo, patés, cubitos de caldo, pizzas, condimentos, pastas, alimentos precocinados, productos de carne, productos dietéticos, etc.

Lo podemos encontrar en los gusanitos de Matutano Cheetos Gustosines o en el paté La Piara.

Glutamato monosódico. Peligrosidad

El glutamato monosódico permite a las compañías reducir la cantidad de ingredientes reales utilizados en sus alimentos. En la década de los 60, se descubrió que grandes cantidades de glutamato monosódico destruían las células nerviosas del cerebro de ratones bebé. Tras la publicación de este descubrimiento, la presión pública forzó a las compañías de productos infantiles a dejar de utilizar el glutamato monosódico en sus productos (que se utilizaba para que los padres notaran un sabor más agradable).

En dosis bajas es un neurotóxico capaz de destruir rápidamente nuestras neuronas. En grandes dosis puede provocar reacciones alérgicas y ataques de asma.

Estudios más detallados han demostrado que algunas personas son sensibles a este glutamato monosódico. Las reacciones incluyen dolores de cabeza, nausea, debilidad y sensación de quemazón en espalda, nuca y antebrazos. Además, son varias las personas que presentan cambios en la frecuencia cardiaca y dificultad respiratoria.

Algunas personas son sensibles a cantidades muy pequeñas de glutamato monosódico, pero no hay estudios concluyentes que hayan determinado cómo afecta este aditivo a ese colectivo de personas. Para proteger la salud pública, los fabricantes deberían utilizar una cantidad menor o eliminar el glutamato monosódico de sus alimentos. Igualmente, su cantidad debería constar en las etiquetas de ingredientes e información nutricional.

Está contraindicado en personas con enfermedades neurológicas tales como trastorno bipolar, parkinson, alzheimer, epilepsia o esquizofrenia. Un estudio de la Universidad de Michigan descubrió que niveles altos de glutamato monosódico en el cerebro puede favorecer la aparición de pensamientos suicidas.

Con todos estos indicios, estudios y resultados, no podemos más que recomendar evitar su consumo.

Categorías
¿Sabías que...?

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Diccionario de aditivos alimentarios

Los mono y diglicéridos de ácidos grasos son ni más ni menos que lo que su propio nombre indica. Se trata de grasas añadidas a los alimentos para cumplir la función principal de mezclar líquidos con grasas. Esta misión ya se cumple de forma natural en los alimentos y constituye cerca del uno por ciento de las grasas totales presentes en el producto.

También actúan como emulsionantes, desespumantes y para mantener tiernos por más tiempo los productos horneados. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos por el código E-471, mono y diglicéridos, glicéridos o mono y diglicéridos de ácidos grasos.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Dónde encontrarlo

Su utilización es masiva y, para que os hagáis una idea de la cantidad de productos en los que podemos encontrar estos mono y diglicéridos de ácidos grasos, podemos citar helados, margarina, alimentos precocinados, pan de molde, pastelería, panadería, batidos, cereales, leche, mermeladas, cremas, chocolates, embutidos, salchichas, arroz, puré y diferentes toppings.

Un par de buenos y conocidos ejemplos los tenemos en dos marcas más que reconocidas. Hablamos, por un lado, de la famosa margarina Flora Oliva y, por otro, del popular helado Maxibon de Frigo.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Peligrosidad

Más allá de ser una fuente de grasa, no se ha encontrado ningún estudio científico en humanos que demuestre que los glicéridos son peligrosos para nuestra salud.

Sin embargo, en grandes dosis se demostró resultar en una pobre asimilación de ácidos grasos esenciales aumentando el tamaño tanto del hígado como de los riñones de animales de laboratorio. Además debemos tener en cuenta que este aditivos suele obtenerse por hidrólisis de ácidos grasos que, generalmente, son de origen transgénico.

Esperando conocer el resultado de las pruebas en humanos no podemos más que recomendar precaución y más cuando no suele especificarse su origen (animal o vegetal).

Categorías
¿Sabías que...?

Almidón modificado – Diccionario de aditivos alimentarios

Un término general para describir almidón modificado (derivado del maíz, arroz, patata o trigo) que han sido modificados para cambiar su respuesta ante el calor o el frío, mejorar su textura o crea emulsionantes eficientes, entre otras razones.

No se debe confundir el almidón modificado con el almidón modificado genéticamente, ya que NO es el mismo componente. Lo que le ha ocurrido es que se ha modificado su molécula para que se adapte al uso que se le va a dar en el alimento en cuestión mediante métodos químicos, físicos o enzimáticos, es decir, sin el empleo de métodos biotecnológicos.

En concreto, y dado que el almidón no resiste un calentamiento prolongado, se procede a una modificación consistente en reticulaciones que estabiliza los gránulos de almidón y lo protege ante temperaturas extremas. De esta forma tenemos unos alimentos que prolongan su vida útil y mejoran varias de sus características.

Lógicamente, lo podemos encontrar en nuestros productos como almidón de maíz, almidón de arroz, almidón de patata, almidón de trigo como versiones principales, aunque, dependiendo de su origen, se puede encontrar con otros nombres.

Almidón modificado. Dónde encontrarlo

Se encuentra en gran cantidad de alimentos procesados, comida baja en calorías o dietética, y productos precocinados. También es utilizado en quesos para reemplazar la caseína, mayonesas y salsas como emulsificante, cremas pasteleras y dulces para aportar densidad y fijar sabor o en carnes para retener el agua.

Lo podemos encontrar en los famosos caramelos masticables Sugus o en multitud de natillas, como las natillas Alpro Soja.

 

Almidón modificado. Peligrosidad

Los almidones en sí aparentan ser inofensivos, pero el desconocimiento de los químicos utilizados en su procesamiento hace que sean varios los nutricionistas que cuestionan su efecto en nuestra salud.

Se han dado casos en los que su consumo excesivo ha provocado un malestar digestivo temporal.

Categorías
¿Sabías que...?

Manitol – Diccionario de aditivos alimentarios

El manitol es un alcohol del azúcar que es algo menos dulce que el azúcar, alcanzando un nivel de 70% en relación a este. Sin embargo, aporta menos calorías y tiene un efecto mucho menos agresivo para nuestro nivel de azúcar en sangre.

Se utiliza en la industria alimentaria como edulcorante y para sustituir a la glucosa en especialidades farmaceúticas que puedan ser recetadas para los enfermos con problemas de diabetes. En nuestros alimentos puede aparecer con su nombre de manitol o con el código asociado E-421.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Manitol. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra principalmente en golosinas sin azúcar y chicles, pero también podemos toparnos con manitol o E-421 en otros productos tales como alimentos bajos en calorías y dietéticos.

Un famoso ejemplo de utilización de manitol lo tenemos en los chicles Orbit. También podemos encontrar el manitol en otra marca de goma de mascar, los chicles Five.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Manitol. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Los azúcares del alcohol no se digieren por completo, por lo que pueden provocar molestia intestinal, gases, flatulencia y diarrea.

El manitol en su mayoría es absorbido y metabolizado por el cuerpo. La parte que no puede ser absorbida, es fermentada en el intestino grueso. Es en ese proceso de fermentación donde se pueden producir gases que provoquen efectos adversos en nuestro organismo.

El problema puede ser mayor para aquellos que no tengan una buena tolerancia al manitol, en cuyo caso podría tener efectos laxantes. Sin embargo para producir un efecto real y visible en nuestro organismo, la dosis consumida debería ser mucho mayor que la utilizada habitualmente en los alimentos.

Por lo tanto, tenemos ante nosotros un famoso sustituto del azúcar en multitud de productos y, muy especialmente en nuestros queridos chicles que, como conclusión final, podría ser un problema en altas dosis pero que en pequeñas cantidades el manitol puede consumirse sin ningún problema.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Maltodextrina – Diccionario de aditivos alimentarios

La maltodextrina es un edulcorante calórico y que también ejerce como potenciador del sabor. Está fabricado con arroz, patatas o, más frecuentemente, con harina de maíz. Tras pasar una serie de tratamientos con enzimas y ácidos, puede llegar a convertirse en un espesante.

Debido a sus propiedades, la maltodextrina se utiliza con cada vez más popularidad en fórmulas para atletas y fisioculturistas. Su uso como suplemento permite ganar peso y controlar el consumo de calorías. Además permiten a tus músculos conservarse fácilmente y no llegar tan rápidamente al agotamiento.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Maltodextrina. Dónde encontrarla

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en fruta enlatada, salsas, aderezos, aperitivos, bombones y chocolate.

Un famoso ejemplo de utilización de maltodextrina lo tenemos en las patatas fritas Pringles. También podemos encontrar la maltodextrina en el caldo de pescado de la marca Knorr. Además la maltodextrina forma parte del endulzante Splenda.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Maltodextrina. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La maltodextrina, como otros azúcares, tiene la capacidad de subir tu nivel de azúcar en sangre y tus niveles de insulina.

Como decíamos al comienzo del artículo, la maltodextrina se utiliza en el ámbito deportivo debido a que se metaboliza más fácilmente que otros hidratos de carbono. De esta forma puedes utilizar su energía en entrenamientos o competiciones. Además, y debido a su consistencia, se utiliza en batidos para pérdida o mantenimiento de peso, ya que tiene una gran capacidad saciante.

Como cualquier hidrato de carbono, la maltodextrina te aporta un número de calorías que puede llevar a la ganancia de peso.

En cuanto a alergias o contraindicaciones, deberían tener mucho cuidado los celiacos, aquellos con alergia al trigo, el maíz, las patatas o cualquier alimento rico en almidón desde el que se extraiga la maltodextrina.

En definitiva, un aditivo utilizado como edulcorante que actúa como hidrato de carbono con mayor capacidad de asimilación que estos. No es recomendable su utilización en exceso, pero, hasta que no se demuestre lo contrario, de momento no hay estudios que confirmen su peligrosidad.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Lecitina – Diccionario de aditivos alimentarios

La lecitina es un emulsionante y antioxidante natural que evita que las grasas presentes en los alimentos se oxiden y pongan rancias.
Aunque está presente de forma natural en nuestro cuerpo, las dos fuentes principales como aditivo de multitud de alimentos son las yemas de huevo y la soja.

Podemos encontrarla en los envases de los productos presentes en nuestros supermercados como lecitina o indicando su procedencia, apareciendo de esta manera como lecitina de soja, lecitina de girasol, etc.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Lecitina. Dónde encontrarla

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en productos de repostería, helados, cremas y margarinas, entre otros.

El ejemplo de utilización más famoso lo encontramos en la crema de cacao Nutella que incluye la más famosas de las variantes, la lecitina de soja. Otro producto con gran difusión y representante de las margarinas es la margarina Tulipán, que se fabrica, en este caso, gracias a la de girasol.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Lecitina. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La lecitina es una importante fuente de colina e inositol. Ambos son componentes que ayudan a las células y el sistema nervioso a comunicarse y juega un papel fundamental en la descomposición de grasas y colesterol.

La lecitina objeto de un mayor número de estudios es la lectina de soja, que es considerada por muchos como un regenerador de nuestro organismo, tanto física como mentalmente. Con propiedades para mejorar nuestra digestión,  circulación y metabolismo, se asocia incluso como una gran aliada para nuestros problemas de piel como psoriasis, seborrea o acné.

En cuanto a nuestro cerebro, la lecitina de soja actúa como revitalizante de las células más perezosas y nos permite mejorar problemas de memoria.

La única duda que surge de su consumo viene dado por los estrógenos que aparecen de forma natural en la lecitina de soja que pueden causar problemas hormonales en hombres que la consuman en grandes cantidades.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Aceite vegetal hidrogenado – Diccionario de aditivos alimentarios

El aceite vegetal hidrogenado es un aceite de una dureza muy elevada, muy similar a la cera, que se consigue mediante la adicción de tanto hidrógeno como sea posible en el núcleo de las moléculas de grasa. Para obtener una consistencia más manejable, los fabricantes suelen ablandarlas con grasas líquidas no hidrogenadas.

Podemos encontrarlo también como aceites vegetales hidrogenados o grasas vegetales hidrogenadas. A pesar de no tener ningún valor nutricional, se siguen utilizando en varios alimentos porque con este ingrediente aumentan su longevidad y no tienen un sabor grasiento o aceitoso, además de ser un componente barato.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Aceite vegetal hidrogenado. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en multitud de productos horneados, comidas preparadas, margarinas, patatas fritas, helados o palomitas de maíz para microondas.

Como ejemplo de inclusión del aceite vegetal hidrogenado, podemos encontrarlo en los populares Donuts y muchos de los productos de la compañía Panrico y en las no menos conocidas barritas con chocolate Huesitos.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Aceite vegetal hidrogenado. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

En teoría, los aceites totalmente hidrogenados, al contrario de los parcialmente hidrogenados, no debieran contar con grasas trans. Pero el proceso de hidrogenización no es perfecto, lo que significa que las grasas trans van a estar presentes en pequeñas cantidades en el aceite vegetal hidrogenado.

La aparición de estas grasas nos lleva a aumentar nuestros niveles de colesterol y triglicéridos, lo que podría desencadenar en desarrollar enfermedades vasculares como hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y arteriosclerosis. Se ha demostrado que el consumo de grasas trans es perjudicial para la salud y se recomienda su total eliminación de nuestra dieta o proceder a una reducción de las mismas.

Además es curioso que, desde el 2006, la FDA requiera etiquetas visibles en nuestros alimentos en los que se indique el contenido de grasas trans cuando contienen aceites vegetales parcialmente hidrogenados pero que pueden ser etiquetados como “cero grasas trans” si la cantidad es inferior al 0,5 por ciento del producto total.

Supongo que con todo esto ya lo habréis adivinado, pero nuestro consejo es el evitar el aceite vegetal hidrogenado siempre que nos sea posible. Muy especialmente en los casos de personas con altos niveles de colesterol o de triglicéridos o aquellos que tengan alguna dolencia cardiovascular.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Jugo de caña evaporado – Diccionario de aditivos alimentarios

El jugo de caña evaporado es un edulcorante derivado de la caña de azúcar, la misma planta utilizada para obtener el azúcar refinado que todos conocemos.

También conocido como azúcar de caña, caña de azúcar, zumo de azúcar de caña, jugo de caña de azúcar, jugo de caña de azúcar evaporado, jugo de azúcar de caña o jugo de azúcar de caña cristalizado.

Al estar menos procesado que el azúcar de mesa, el jugo de caña evaporado mantiene algunos nutrientes más. El azúcar blanco pasa por una serie de pasos de refinamiento que elimina el color y, de paso, muchos nutrientes. El jugo de caña evaporado, por su parte, conserva vitaminas tales como riboflavina y vitamina B, además de aminoácidos y fibra. De esta forma proporciona más nutrientes que el azúcar de mesa a igual cantidad de calorías.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Jugo de caña evaporado. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Podemos encontrar el jugo de evaporado en yogur, cereales, leche de soja, barritas de proteínas, salsas, productos naturales y orgánicos.

También podemos encontrarnos con jugo de caña evaporado en bebidas como café, té helado o limonada que necesiten ser edulcoradas.

Un claro ejemplo de jugo de caña evaporado lo tenemos en los cereales Kellogg’s Granola.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Jugo de caña evaporado. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Aunque parezca que el jugo de caña evaporado es la panacea, tampoco se salva de algunas críticas. Son muchos los que avisan que los nutrientes que nos proporciona sobre el azúcar de mesa son mínimos para los efectos secundarios que podría producirnos.

Al igual que el azúcar, es un componente alto en sacarosa, con lo que podría producir la acumulación de grasa en nuestro cuerpo o de triglicéridos en nuestra sangre. Exactamente al igual que el azúcar.

Aún así, el jugo de caña evaporado podría formar parte de una dieta saludable sin problema alguno, siempre y cuando se tome con moderación.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Dextrosa – Diccionario de aditivos alimentarios

La dextrosa es un derivado del maíz que se utiliza como edulcorante. Su alto contenido en calorías, al igual que el anteriormente mencionado jarabe de maíz, contribuye a incrementar el número de calorías que tomamos a diario.

En realidad la dextrosa es simplemente una forma en la que se presenta la glucosa. Es un azúcar muy habitual en la naturaleza que se encuentra en plantas y animales acompañando en muchos casos a la fructosa.

La razón de no encontrar el nombre glucosa como tal puede deberse a la percepción negativa por parte de los consumidores al encontrar ese componente en los productos que adquieren. Podría ser algo similar a lo que ocurre con varios aditivos y sus sobrenombres que comienzan por E- que en algunos casos se utilizan para renombrar sustancias no muy populares.

Dextrosa. Donde encontrarlo

Hay que diferenciar entre dextrosa de origen natural o artificial. Entre los alimentos que la incluyen de forma natural encontramos verduras, frutas, legumbres, cereales y lácteos como leche y yogur.

En su forma artificial, podemos encontrar dextrosa en multitud de productos alimentarios entre los que destacan el pan, las galletas o los dulces. Atentos también a ciertas bebidas, especialmente energéticas, que pueden incluir este componente.

Un claro ejemplo lo tenemos en los aperitivos Doritos Tex Mex de Pepsico o los lácteos para beber l-casei de la marca Hacendado.

 

Dextrosa. Peligrosidad

La dextrosa se extrae de la glucosa y como con el resto de azucares es segura siempre que la tomemos con moderación.

En caso de consumirla en exceso, podemos llegar a aumentar nuestro peso, lo que podría llevarnos a desarrollar diabetes tipo 2.  Para evitarlo, lo mejor es reducir al mínimo el consumo de productos con dextrosa añadida ya que, además de incrementar en un buen número la cantidad de calorías diarias, se trata de calorías con poco o nulo valor nutricional.

Categorías
¿Sabías que...?

Carragenanos – Diccionario de aditivos alimentarios

Un espesante, estabilizante y emulsionante extraído de algas marinas. El nombre de carragenanos en plural se debe a que son una mezcla de polisacáridos. A poco que miréis en vuestra despensa o nevera, seguro que encontráis algún producto que incluya carragenanos, ya que es muy complicado evitarlos.

Los carragenanos aparecen en las etiquetas de nuestros alimentos como carragenano, carragenina, o el código asignado a este producto en la Unión Europea E-407. Incluso algunos fabricantes intentan ocultarlos bajo la denominación de algas Eucheuma transformadas, ya que la procedencia de los carragenanos es de varias familias de algas rojas marinas. Con esto nos aseguramos que su origen es natural, pero, como comprobaremos más adelante, no nos asegura el ser seguro y/o saludable.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Carragenanos. Dónde encontrarlos

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en gelatinas, mermeladas, helados, yogures, salsas, pasteles, productos cárnicos y batidos.
Dos claros ejemplos de productos que incluyen carragenanos los tenemos en los helados Nestle Gold o Ben & Jerry’s.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Carragenanos. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

En estudios efectuados sobre animales, se ha comprobado que el carragenano produce úlceras, inflamación del colon y cánceres digestivos. Sin embargo, estos estudios han sido realizados con los denominados carragenanos degradados, que son aquellos que se han tratado con calor y químicos y que se utilizan en un porcentaje ínfimo en la industria por estar extremadamente restringidos en muchos países.

Sin embargo, un estudio de la Universidad de Iowa concluyó que incluso los carragenanos que no están degradados (que son los utilizados en la industria alimentaria) podrían convertirse en carragenanos degradados en el sistema digestivo humano.

Es curioso que, tras desaconsejar la OMS (Organización Mundial de la Salud) su inclusión en alimentos infantiles, lo podamos encontrar tan fácilmente en un producto tan consumido por los niños como es el helado. Recomendamos evitarlos siempre que sea posible, algo que, como comentábamos al principio y podréis comprobar por vuestra cuenta, no es fácil en absoluto.

[/symple_box]