Categorías
Consejos

Grasa para adelgazar. ¿Es posible?

Son muchas las personas a las que les oigo decir ese dicho de “somos lo que comemos“. Pues no estoy de acuerdo. Si así fuera, las personas que toman pasta no tendrían un sólo gramo de grasa en su cuerpo y las personas que comen mucha  estarían tremendamente gordas. Pero esto no es así. Y es que hasta se puede tomar grasa para adelgazar.

¿Extrañado? A lo mejor piensas ¿pero si tomas grasa tienes que estar gordo, no? No tienes porqué. Varios estudios demuestran que comer grasas no te hace estar más gordo de igual manera que beber colonia no te hace oler mejor.

Ahora bien, comer alimentos que tenga un determinado tipo de grasas sí que te hará estar más gordo. Las grasas trans que se encuentra en bollería, fritos y demás y las grasas saturadas añadidas a comida preparada o comida rápida entre otros son las principales responsables de lucir esa cintura no deseada.

Sin embargo, las grasas buenas realizan exactamente la labor contraria. Pueden calmar tu apetito, disminuir el número de calorías diarias y mejorar la salud de tu corazón y tu metabolismo.

¿Pero cómo? ¿Grasas buenas y deliciosas que te ayudan a disminuir el tamaño de tu cintura? ¿Eso existe? Pues sí. Y los alimentos que contienen grasa para adelgazar son los siguientes.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasa para adelgazar. Ternera de pasto

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Como su nombre indica, se trata de la carne de ternera criada de forma natural y alimentada libremente en pastos verdes y frescos. Es cierto que es más cara que el resto, pero también te proporciona grasas beneficiosas que rentabilizan ese coste extra. Un estudio en Nutrition Journal encontró que la carne de ternera de pasto incluye mayores niveles de ácidos grasos Omega-3, que son reconocidos por reducir el riesgo de problemas cardiacos.

Además, al llegar a tu estómago, la ternera de pasto es más fácil de digerir y tiene menos calorías que la carne convencional. Para que te hagas una idea, un filete de unos 200 gramos te aporta 386 calorias y 16 gramos de grasa. Si tomamos esa misma cantidad proveniente de ternera de pasto, las calorias se reducen hasta 234 calorias y las grasas a 5 gramos. Además el primer componente de esta lista de grasa para adelgazar tiene un mejor sabor. ¿Merece o no la pena?

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasa para adelgazar. Aceite de oliva

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Quizás uno de los componentes de este listado de grasa para adelgazar más conocidos. El oro líquido de nuestra cocina, como lo llama Arguiñano. El aceite de oliva es rica en polifenoles que nos ayudan a luchar contra el cáncer y grasas monosaturadas que fortalecen nuestro corazón. Un reciente estudio de Obesity encontró que una dieta rica en aceite de oliva producía mayores niveles de adiponectina que una rica en carbohidratos o en proteinas.

La adiponectina es la hormona responsable de descomponer las grasas en nuestro organismo y, cuanta más cantidad tengas, menor será tu índice de masa corporal (IMC). No existe mejor elección para acompañar tus guisos o ensaladas.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasa para adelgazar. Coco

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

El coco es rico en grasas saturadas, pero más de la mitad provienen del ácido laurico, un lípido que combate las bacterias de nuestro organismo y mejora los niveles de colesterol. Un estudio publicado en Lipids concluyó que los suplementos alimentarios de aceite de coco reducen la obesidad abdominal.

En concreto, en el experimento la mitad de los participantes tomaron dos cucharadas de aceite de coco diaria. El resto hizo lo propio con aceite de soja. Auqnue ambos grupos ganaron peso, solo los consumidores de aceite de coco disminuyeron el tamaño de su cintura. Utiliza en tus alimentos copos o leche de coco y comienza a cuidar tu linea.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasa para adelgazar. Chocolate negro

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Buenas noticias para los golosos como yo. El chococolate puede ayudarte a bajar tripita. En concreto el chocolate negro, eso sí. El único requisito es cambiar el orden en el que lo tomas. No lo hagas en el postre, sino un par de horas antes de comer. Un estudio demostró que aquellos que tomaban unos 100 gramos de chocolate dos horas antes de comer ingerían un 17% menos de calorías que aquellos que lo tomaban con leche.

Los investigadores creen que la causa es que el chocolate negro contiene mantequilla de cacao puro, una fuente de acido esteárico encargado de retrasar nuestra digestión. El cacao del chocolate con leche contienen grasa de mantequilla añadida y pasa más rápidamente por nuestro tracto digestivo. Como el chocolate negro tarda más en procesarse en nuestro organismo, aleja el hambre y te ayuda a perder peso. Grasa para adelgazar incluyendo el chocolate. Casi nada.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Grasa para adelgazar. Crema de almendras

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Olvídate de Nocilla o Nutella. Mucho mejor la crema o mantequilla de almendras pura. Son varios los estudios que indican que las almendras pueden ayudar a perder peso a pesar de su alto contenido en grasas. Un estudio de la International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders comparó dos dietas en un periodo de seis meses.

El primer grupo siguió una dieta baja en grasas (18%) y restringida en calorias. El otro grupo seguió una dieta con una cantidad de grasas moderada (39%) donde las grasas extra provenían de almendras. Este grupo perdió más peso que aquél que tomaba alimentos bajos en grasas, a pesar de que ambos tomaban igual cantidad de calorias.

Es más, el grupo de las almendras redujeron el perímetro de su cintura un 50% más que el otro grupo. ¿Cómo es posible? Pues porque las almendras contienen componentes que limitan la cantidad de grasas absorbidas por nuestro organismo, por lo que algunas de ellas pasan sin ser digeridas.

Prueba la crema de almendras con una tostada, un platano troceado o como parte de tu almuerzo. Te sorprenderá.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Como véis, incluso alimentos ricos en grasas pueden ser beneficiosos para nuestro organismo e incluso ayudarnos a reducir nuestra cintura. Grasa para adelgazar. ¿Alguien da más?

Categorías
Consejos

Leche de soja y leche de almendra. ¿Cuál es mejor?

Aparte de la leche tradicional en todas sus versiones, con añadidos y sabores, dos son las leches más demandadas por los consumidores: la leche de soja y leche de almendra.

Leche de soja y leche de almendra. ¿Es leche realmente?

La leche de soja o bebida de soja está elaborada a partir de granos de soja. Para obtenerla, se remoja, muela y filtra la soja. Dada su apariencia similar a la leche constituye una alternativa a esta, especialmente en alimentación vegetariana, intolerancias lácteas y por su alto aporte en proteínas.

La leche de almendra está elaborada con pasta de almendras y es un sucedáneo de la leche. También es una alternativa a la tradicional leche sobre todo para aquellos con intolerancia a la lactosa, ya que no contiene esta ni tampoco colesterol de ningún tipo, con lo que se presenta como sustituto tanto para la leche como para convertirse en ingrediente de múltiples recetas de cocina (principalmente en repostería).

Leche de soja y leche de almendra suelen presentarse tanto con su sabor y aroma original como con variantes de diferentes sabores (vainilla, chocolate) y enriquecidos con vitaminas. Además, aunque la mayoría de personas consumen versiones comerciales, existen diversas recetas para crear nuestra leche de soja y leche de almendra artesanal.

Leche de soja y leche de almendra. Comparativa

Muchas son las dudas que surgen para basarnos en la elección entre leche de soja y leche de almendra. La infografía que acompaña a este consejo, os puede ayudar en la lucha de la leche de soja vs almendra.

Como resumen de la misma, destacar que, aunque ambas son recomendables, la leche de almendra toma la delantera al tener menos calorías y grasa y contener más vitaminas y minerales que la leche de soja en su forma natural.

Pero ya sabéis que la última elección entre leche de soja y leche de almendra es vuestra. Con ninguna os equivocaréis siempre que vayáis a lo orgánico. Si son productos comerciales, muy atentos a los transgénicos, sal, azúcar y aditivos.

vía Prevention.com