Categorías
Noticias

Bebidas energéticas y jóvenes. Relación con problemas mentales

En Comidiendo.com ya habíamos hablado sobre los efectos en nuestra salud de las bebidas energéticas, pero la noticia que nos ocupa en este artículo nace para dar a conocer un nuevo artículo que indica los problemas de salud mental que podría presentar el binomio de bebidas energéticas y jóvenes.

El documento está referido a un grupo de investigación de la University of WaterlooDalhousie University publicado en Preventive Medicine, que concluye que tanto los estudiantes de secundaria que son propensos a desarrollar depresiones así como aquellos que fuman marihuana o beben alcohol, consumen más bebidas energéticas que aquellos que no lo hacen.

Aún se desconoce la relación entre causa y efecto, pero preocupa este alto consumo entre adolescentes. La razón, sin embargo, parece clara. Los adolescentes buscan incrementar su atención, mejorar su humor o aumentar su energía física o mental. Todo esto lo consiguen, al menos temporalmente, gracias a las bebidas energéticas.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Bebidas energéticas y jóvenes. El estudio

Entre los 8210 alumnos de instituto que han formado parte del estudio entre bebidas energéticas y jóvenes, cerca de dos tercios dicen consumir bebidas energéticas al menos una vez durante el año pasado, con más del 20% asegurando consumirlas una vez o más al mes. Es curioso comprobar que los alumnos más jóvenes son unos consumidores mayores que aquellos que les superan en edad.

Dados los efectos negativos de estas bebidas energéticas, incluyendo problemas cardiovasculares, nerviosismo, nauseas o trastornos del sueño debidos a su alto contenido en cafeína, parece cuanto menos curioso que gran parte de las campañas publicitarias vayan destinadas a los más jóvenes.

Tras un año 2013 en el que las compañías fabricantes de estas bebidas energéticas han batido records de ventas, cada vez son más los que piden una regulación en cuanto a consumo y cantidad de cafeína que incluyen.

Este nuevo estudio sobre la asociación entre problemas de salud mental,  bebidas energéticas y jóvenes no hace más que corroborar la necesidad de ese cambio.

Categorías
Noticias

Cafeína y memoria podrían estar relacionados

Es de sobra conocido y demostrado que la cafeína tiene varios beneficios para nuestra salud. Ahora, un nuevo estudio revela que una dosis de cafeína tras una jornada de estudio podría ayudar a incrementar la memoria a largo plazo. Todo esto de acuerdo al estudio publicado en Nature Neuroscience.

El equipo encargado de la investigación ya sabía de los efectos de la cafeína como ayuda cognitiva, pero nunca nadie se había fijado en la relación entre esta y la memoria a largo plazo. Para llevar a cabo el estudio entre cafeína y memoria, tomaron un grupo de 160 personas entre 18 y 30 años y realizaron los siguientes pasos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. El estudio

El primer día del estudio entre cafeína y memoria, les fueron mostradas varias fotografías a los participantes preguntándoles si los artículos que aparecían en ellas eran de interior o de exterior. Tras ello y sin dejar pasar mucho tiempo, les fue administrada cafeína en píldoras con una cantidad de 200 mg. A otros se les entregó simplemente un placebo.

Al día siguiente, a todos ellos les fueron mostradas las mismas fotografías y añadiendo alguna nueva. Aquí los investigadores preguntaban si la fotografía era la misma que la vez anterior, similar o totalmente nueva.

Con este simple procedimiento, los investigadores averiguaron que aquellos que tomaban cafeína tenían más facilidad para identificar las fotografías que eran similares a las anteriores, comparados con aquellos que solamente tomaron el placebo En cuanto a las fotografías que eran antiguas o nuevas, los dos grupos podían diferenciarlas sin problema.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. Cantidad recomendada

El equipo investigador continuó con las pruebas variando las dosis utilizando 100 mg y 300 mg de cafeína. Así descubrieron que el rendimiento de los sujetos era mayor con la dosis de 200 mg respecto a la de 100 mg, pero que no había cambios aparentes entre la de 200 mg. y 300 mg. Así determinaron que la cantidad idónea para observar mejoras en la memoria a largo plazo eran los 200 mg. mencionados.

También descubrieron que la mejora en la relación cafeína y memoria no aparecía si la cafeína era consumida una hora antes de realizar la prueba de identificación de fotografías.

Los investigadores comunicaron que existen muchas posibilidades diferentes para explicar como la cafeína puede aumentar la memoria a largo plazo. Por ejemplo, la cafeína podría bloquear una molécula llamada adenosina, impidiendo así que la norepinefrina cumpla con su función. Esta norepinefrina está relacionada con efectos positivos en nuestra memoria.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. Beneficios y riesgos

Son muchos los estudios realizados ya sobre la cafeína y varias de sus relaciones. Son tan variados que podemos encontrar cantidad de estudios positivos  y otra similar de estudios negativos. Entre los optimistas tenemos que las bebidas con cafeína podrían reducir el riesgo de enfermedades en el hígado y otros indican que unas tazas de café al día podrían reducir el riesgo de suicidio.

Frente a estas buenas nuevas tenemos una serie de estudios con malas noticias. Entre ellos, uno indica que la cafeína altera nuestros patrones de sueño. Además, hace relativamente poco, ha aparecido la noticia de que la cafeína incluida en las bebidas energéticas podría alterar nuestra frecuencia cardiaca.

Muy interesante este descubrimiento entre cafeína y memoria, especialmente para los estudiantes y cualquier persona que desee mejorar su memoria a largo plazo. Sea en la presentación que sea, un poco de cafeína al día puede que os ayude.

Categorías
¿Sabías que...?

La cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN

El café y la cerveza son polos opuestos ya que, mientras uno te activa, la otra te relaja. Sin embargo, un reciente estudio afirma que la cafeína y el alcohol pueden llegar hasta a cambiar tu ADN.

En concreto, investigadores del Departamento de Microbiología y Biotecnología Molecular de la Universidad de Tel Aviv han descubierto que las bebidas también pueden tener efectos opuestos en tu genoma. No es el primer estudio que se realiza sobre estas modificaciones genéticas, pero sí uno de los que ha obtenido unos resultados más sorprendentes, a pesar de, lógicamente, no haberse efectuado directamente sobre seres humanos. Os contamos.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

La cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN. La vida eterna

Trabajando con un tipo de levadura que comparte muchas similitudes genéticas con humanos, los investigadores encontraron que la cafeína disminuye y el alcohol alarga los telómeros implicados en el envejecimiento y el cáncer. El que este estudio se centre en esos dos factores no es casual ya que se consideran dos de las estrellas sobre las que se centran las preocupaciones y los estudios más destacados de la actualidad.

Los telómeros marcan el final de las cadenas de ADN en nuestros cromosomas. Cuando estos telómeros se hacen demasiado cortos, la célula muere. Sólo las células fetales y cancerígenas pueden evitar este destino reproduciéndose para siempre sin ver como sus telómeros disminuyen en tamaño.

Es curioso comprobar como la longitud de los telómeros no varía al verse expuestos a cambios de temperatura, pH, drogas o productos químicos, pero sí a una concentración de cafeina similar a la encontrada en un café express.

De momento, ante esta noticia de que la cafeína y el alcohol pueden cambiar tu ADN y siguiendo el consejo del profesor Kupiec que encabeza este estudio, lo mejor es:

Intentar relajarse y beber un poco de café y un poco de cerveza.

Apuntado queda.