Categorías
Análisis

Crema de cacao y avellanas Choco Nussa

A los peques, y no tan peques, le encanta una buena rebanada de pan con crema de cacao. Habitualmente también denominada por la marca nacional más famosa, pasando a ser pan con Nocilla, no atreveríamos a decir que la crema de cacao y avellanas Choco Nussa analizada en esta review la supera a un menor precio.

Con unos ingredientes claros y simples, sin aditivos a la vista y una información nutricional acorde a un producto de estas características, nos encontramos con que choco nussa es una de las mejores cremas de cacao existentes en el mercado, pudiendo competir directamente con las dos grandes: Nocilla y Nutella.

Las cremas de cacao son una forma deliciosa de comenzar el día o disfrutar de una merienda. Y no solamente entre niños, ya que son muchos los jóvenes y adultos que toman una rebanada de pan con esta crema para desayunar. Si estáis preocupados por los efectos en vuestro organismo o el aumento de peso, quizás el artículo sobre los beneficios del chocolate os sorprenda.

Las cremas de cacao, a pesar de su nombre, no suelen contener el cacao como ingrediente principal, nutriéndose en mayor medida de azúcar y suavizando aún más el producto final gracias a las avellanas, que le aportan un sabor característico. Obviamente no son productos de los que se pueda abusar, pero, como vamos a ver con este ejemplo, pueden llegar a ser un complemento en nuestra dieta.

Crema de avellanas y cacao Choco Nussa

Son muchas las personas que relacionan un chocolate de calidad con los supermercados Lidl. Estos supermercados alemanes son distribuidores de varios chocolates seleccionados entre los mejores del mundo y a los que se les han otorgado varios premios. Como añadido, además de calidad, tienen un precio más que contenido. Es el caso de esta crema de avellanas y cacao, que intenta dar calidad a bajo precio. Vamos a ver el resultado.

El nombre de la crema no es casual, ya que el porcentaje de avellanas (13%) es superior al de cacao en polvo (7%). La verdad es que los ingredientes de este producto nos dan dos buenas noticias: son pocos y son claros. En cuanto a posibles factores a mejorar  nos encontramos con los altos niveles de azúcar presentes, que alcanzan más de la mitad del total y la no especificación del origen de los aceites vegetales. Por lo demás, buenas noticias con el suero lácteo en polvo y la utilización de lecitina de girasol como emulgente en lugar de  lecitina de soja, que podría dar lugar a problemas por el posible origen transgénico de la misma.

Como aviso a los alérgicos, indicar que, además de la citada lecitina de girasol, la crema de avellanas y cacao Choco Nussa incorpora lactosa, por lo que su consumo es desaconsejable para los afectados por este tipo de alergia. Además podría contener trazas de soja, cacahuetes u otros frutos secos.

Alternativa a Nocilla y Nutella

Para los amantes de la crema de cacao más conocida a nivel mundial, Nutella, indicar que, al igual que la crema fabricada por Ferrero,  esta crema también está producida en territorio italiano. En cuanto a su sabor, no tiene nada que envidiar a la italiana Nutella ni a la española Nocilla, situándose en este aspecto a la par o por encima de ambas. Para mi gusto, supera claramente a la española y se queda a un nivel muy similar de la italiana, pero con un precio mucho menor. Es más, en mis círculos cercanos son cada vez más los que, gracias a su suavidad, cremosidad y sabor, prefieren Choco Nussa a Nutella para acompañar sus desayunos, meriendas o postres.

En cuanto a la información nutricional, nos encontramos con lo esperado. Como crema de cacao que es, estamos ante un producto hipercalórico y con alto contenido en grasas, que nos proporciona ni más ni menos que 526 kcal por cada 100 gr. de producto. Repito que no es malo su consumo siempre que se haga con moderación. En cuanto al resto, nos encontramos con 6,1 gr. de proteínas, 58,5 gr. de hidratos de carbono de los cuales 57,4 gr. son el componente principal del producto, el azúcar.

En el apartado de grasas, cuenta con 29,0 gr. de grasas con 9,2 gr. de grasas saturadas, constituyendo una cantidad alta, pero dentro de los límites que se sitúan en torno a un 10% de la cantidad de calorías ingeridas. Además encontramos fibra alimentaria (3,4 gr.) y sodio (0,05 gr.). De todos ellos, los nutrientes a tener más vigilados son los azúcares y las grasas saturadas.

Como comentaba unos párrafos más arriba, los ingredientes no son en absoluto peligrosos, excepto para los alérgicos a alguno de sus componentes. La única duda que aparece en cuanto a su etiquetado de ingredientes llega de la mano de los aceites vegetales. Sin especificación exacta de su procedencia podrían venir de una fuente fiable o peligrosa. De momento no podemos determinarlo y sería buena idea que el fabricante actualizara su etiquetado para asegurarnos. En nuestra nota suponemos que no existe problema en este aspecto.

Poco más que añadir sobre esta deliciosa crema que nos alegrará mañanas o tardes a cambio de aumentar nuestro consumo diario de azúcares y grasas saturadas pero que, siempre con un consumo prudente, nos permitirá disfrutar de su sabor y nutrientes gracias a la ausencia de cualquier tipo de aditivo, conservante o colorante. Además, añadir la ventaja de un menor precio sobre fabricantes más conocidos y la calidad que los supermercados Lidl suelen poner en sus productos y más aún en sus chocolates.

INGREDIENTES

Azúcar, aceites vegetales, avellanas 13%, cacao en polvo 7%, leche desnatada en polvo, suero lácteo en polvo, lactosa, emulgente: lecitina de girasol; aromas.

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (por 100 gr.)

  • Energía: 526 kcal
  • Proteínas: 6,1 g
  • Hidratos de carbono: 58,5 g
  • Azúcares: 57,4 g
  • Grasas: 29 g
  • Grasas saturadas: 9,2 g
  • Fibra alimentaria: 3,4 g
  • Sodio: 0,05 g
Categorías
Análisis

Ketchup Light Carrefour

Si tenéis peques seguro que están encantados con unas patatitas fritas acompañadas con un bote de ketchup. Entre los muchos existentes en el mercado, hemos escogido el Ketchup Light Carrefour para ofreceros una nueva review.

Anunciando en letras bien grandes en su etiqueta frontal que no contiene conservante alguno, ¿podemos optar por él como una opción segura y saludable?

El ketchup se ha convertido en una de las salsas más populares. Con una especial preferencia entre niños y jóvenes y una asociación casi directa con la comida rápida, se ha introducido rápidamente en el mercado español como compañía de multitud de platos. ¿O acaso nunca habéis comido unas patatas fritas con ketchup?

Una salsa cuyo componente principal es el tomate y que suele tener un sabor suave y dulce por su contenido en azúcar. Su principal problema es la cantidad de conservantes y/o colorantes que varias marcas incluyen en sus botes de ketchup.

Ketchup Light Carrefour

Seguro que todos conocéis los hipermercados Carrefour. Además ellos son los fabricantes de varios productos que llevan una de las múltiples marcas con las que etiquetan sus artículos, ya sea la propia marca Carrefour, Discount, Baby, Kids, etc. La calidad de sus productos no siempre es tan buena como desearíamos, pero con este ketchup han intentado conseguir algo bueno, bonito y barato. ¿Lo han conseguido?

Como comentaba anteriormente, la mayoría de ketchups actuales tienen un componente no deseado: los conservantes. No es el caso del que nos ocupa en esta review, ya que, y como advierte claramente en su etiqueta frontal, no contiene conservativo alguno.

Proporcionándonos 79 kcal de energía por cada 100 gr., 1.3 gramos de proteína, 17 gr. de hidratos de carbono, 1.3 gr. de fibra alimentaria, menos de 0,5 gr. de grasa y 0.8 gr. de sodio con 2 gr. de sal, un valor por encima del recomendable. Además tenemos un par de valores que deberíamos controlar.

En primer lugar sus azúcares, que alcanzan los 13 gramos por cada 100, lo que se nos antoja algo alto, pero ni mucho menos alarmante y menos comparado con los valores que alcanzan otras marcas de este producto. Con un consumo moderado no deberíamos tener problema alguno.

Por otro lado encontramos sus grasas saturadas que, a pesar de no ser un valor alto y alcanzar menos de 0,5 gramos por cada 100, son la totalidad de las grasas del producto. Con esto tenemos que la totalidad de las grasas del producto son saturadas.

En cuanto a los ingredientes, encontramos dos de esas palabras raras que se esconden en tantas etiquetas. El primero es el almidón modificado de maíz, un espesante que, a pesar de contener la palabra modificado, no es un transgénico a no ser que lo especifique claramente, tal y como comenta Greenpeace en sus listados.

El segundo es más peligroso. Se trata del jarabe de glucosa-fructosa de maíz, un ingrediente presente en muchas salsas de tomate que está altamente procesado para contener iguales cantidades de glucosa y fructosa. Según varios estudios científicos, podría derivar en un aumento del riesgo de padecer dolencias cardiacas o diabetes y podría incluso llegar a alterar nuestro metabolismo.

Este último ha sido un ingrediente determinante para la nota de esta review y para no poder recomendar este producto aunque reconocemos que va por el buen camino y que es una mejor alternativa para tomar ketchup que otras marcas más conocidas.

INGREDIENTES

Tomate (170 g. de tomates frescos para elaborar 100 g. de ketchup), azúcar, jarabe de glucosa-fructosa de maíz, vinagre de alcohol, almidón modificado de maíz, sal y mezcla de especias.

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (por 100 gr.)

  • Energía: 79 kcal
  • Proteinas: 1,3 g
  • Hidratos de carbono: 17 g
  • Azúcares: 13 g
  • Grasas: < 0,5 g
  • Grasas saturadas: < 0,5 g
  • Fibra alimentaria: 1,3 g
  • Sodio: 0,8 g
  • Sal: 2 g