Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – BHA y BHT

Muy difícil encontrar estos aditivos por sus nombres de BHA y BHT, y más complicado aún por sus nombres químicos butil hidroxianisolbutil hidroxitolueno. Suele presentarse en las etiquetas de nuestros alimentos por los más crípticos E-320 y E-321.

Los dos son antioxidantes derivados del petróleo que se utilizan en la industria alimentaria para conservar las grasas y aceites en los productos en que se incluyen.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Podemos encontrar estos aditivos en cervezas, cereales, mantequillas, galletas y alimentos con grasas añadidas.

Un ejemplo muy popular lo tenemos en los cereales Rice Krispies de Kellogg’s o las galletas Fontaneda Digestive.

[/symple_box]

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

De los dos, el BHA o E-320 es el considerado como más peligroso. Varios estudios han determinado que podría provocar cáncer en ratas, ratones y hámsters.

Según el Department of Health and Human Services estadounidense, sería razonable pensar que pudieran desarrollarse casos de cáncer en humanos provocados por su consumo.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Aspartamo

Un polémico edulcorante artificial con casi cero calorías que se construye combinando dos aminoácidos con metanol. Hace su aparición en los ingredientes de nuestros alimentos con los nombres de aspartame (denominación en inglés) o el más común E-951.

Con una masiva utilización en refrescos light, el aspartamo constituiría los cimientos del lugar soñado por los más golosos, ya que es “tan sólo” 180 veces más dulce que el azúcar.

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Según las últimas estadísticas, es el segundo edulcorante artificial más utilizado y está presente en más de 6.000 artículos de alimentación, entre los que encontramos bebidas light, yoghurts, chicles, salsas, gominolas y productos edulcorantes.

Quizás la muestra más famosa la tengamos en el refresco Pepsi Light.

[/symple_box]

[symple_box color=”yellow” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

Durante los últimos 30 años, la FDA ha recibido miles de quejas de consumidores afectados por jaquecas, mareos, pérdida de memoria o, incluso, epilepsia. Multitud de estudios han demostrado que el aspartamo es totalmente inofensivo, pero otros indican que este aditivo podría ser responsable de una gran variedad de cánceres.

Continuas peticiones de nuevos estudios confirman que el aspartamo es un claro ejemplo de aditivo que muchos indican como seguro , pero del que pocos terminan de fiarse completamente.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Acido ascórbico

El ácido ascórbico (única denominación con la que podemos encontrarlo si exceptuamos su nombre inglés ascorbic acid), es el nombre químico dado a la vitamina C soluble en agua.

Se trata de un ácido incoloro e inodoro con cierto sabor ácido y propiedades antioxidantes. Como curiosidad, comentar que el nombre ascórbico procede de su capacidad para prevenir y curar el escorbuto.

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Se puede encontrar en zumos o productos que contengan fruta. También en carnes, cereales y otros alimentos que indiquen que contienen vitamina C.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en los cereales Special K de Kellogg’s.

[/symple_box]

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

Aunque la vitamina C no tiene asociado riesgo alguno, es añadida habitualmente a comida basura para hacerla parecer más saludable.

En resumen, ningún peligro conocido en este aditivo, pero vigilad a sus compañeros de viaje.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Saborizante artificial – Diccionario de aditivos alimentarios

Los saborizantes son preparados de sustancias que pueden ser de origen natural o artificial y que son capaces de actuar sobre los sentidos del gusto y del olfato para reforzar el propio olor o sabor de un alimento determinado  con el fin principal de hacerlo más apetitoso.

Marcando su posible origen en la década de los 50, cuando la industria alimentaria descubrió que se podían obtener en los laboratorios sabores similares a los de la carne utilizando proteína barata y abriendo la puerta para su amplia utilización en la actualidad.

Presente también como sabor artificial, sabores artificiales, saborizante o saborizante artificial. Se refieren a los cientos de químicos permitidos en los alimentos como el butanol, etanoato o acetato de fenilo. Los químicos concretos utilizados para dar sabor a los alimentos son propiedad exclusiva de sus fabricantes, y se utilizan para imitar sabores de mantequilla, especias, frutas, etc.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Saborizante artificial. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Pues “solamente” en miles y miles de alimentos como cereales, bebidas o galletas.

El ejemplo más famoso lo podríamos tener en unas galletas que puedes destapar, chupar, mojar en leche y probar su delicioso saborizante artificial. Nos referimos a las archiconocidas galletas Oreo.

Otro ejemplo de saborizante artificial lo tenemos en el chocolate más crujiente de la casa Nestle, el chocolate Crunch.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Peligrosidad

[symple_box color=”yellow” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La FDA ha aprobado todos y cada uno de los elementos del listado de químicos permitidos, pero, debido a que estos saborizantes pueden dejar componentes sin especificar escondidos dentro del conjunto

Por ello son varios los que encuentran a los saborizantes artificiales como una trampa mortal que se vale del placer que se considera la comida para hacer más apetitosos sus productos sin importar los efectos que estos ingredientes artificiales pudieran tener para nuestra salud.

No hay forma de determinar los efectos que podrían tener en nuestro organismo, por lo que se deberían tomar con mucho cuidado y moderación.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Alfa Tocoferol

También presente como A-Tocoferolα-tocoferol o E-307, se trata de un antioxidante de origen natural. Es la forma más habitual de añadir vitamina E a los alimentos, estando científicamente preparada para su rápida absorción y almacenaje en nuestro organismo.

Es un nutriente esencial, que ayuda a prevenir la oxidación de las células y juega un papel fundamental en la salud de nuestra cada vez más dañada piel y para la prevención de enfermedades.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

En carnes, alimentos con grasas añadidas y aquellos que indiquen un suplemento de vitamina E. En su forma natural, está presente en nueces, vegetales de hoja verde, aceites vegetales, semillas y grano.

Un ejemplo de la aparición del E 307 la encontramos en el producto dietético biManán Pro Crema de 9 Verduras o en el complemento nutricional ampliamente anunciado en TV, Pediasure.

[/symple_box]

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

En la cantidad en que se añade a los alimentos, no parece tener ningún riesgo para nuestra salud, pero suplementos con alta concentración de este aditivo podrían derivar en calambres, debilidad o visión doble.

Por lo tanto, de momento, y si no se demuestra lo contrario, podemos estar bastante tranquilos con este alfa tocoferol.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – Acesulfamo K

No os equivoquéis, los alimentos que compramos en supermercados y consumimos tranquilamente en nuestro hogar no están creados por cocineros, sino por científicos. Estos intentan conseguir un producto con mejor sabor, aspecto o tiempo de conservación. Para conseguir este objetivo utilizan los aditivos alimentarios.

Estos aditivos de, en ocasiones, impronunciables nombres, suelen tener dos tipos de efectos en nuestro organismo: aquellos que conocemos y los que no. La verdad es que no se cuál de los dos es más peligroso.

Esta es la razón de comenzar esta serie de artículos comentando los principales aditivos que podemos encontrar en nuestros supermercados. Muchos aditivos y muchos alimentos que los contiene que intentaremos explicar para que podáis decidir si tomarlos o no. Antes de ir al grano, tan sólo un consejo: si no lo puedes pronunciar, ten cuidado.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Acesulfamo K

Conocido también por otros nombres como Acesulfame-K, Acesulfamo potásico, Acesulfame potásico o el más críptico E-950, se trata de un edulcorante artificial sin calorías utilizado habitualmente con otros edulcorantes para esconder su ligero sabor amargo.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Se encuentra en miles de productos en todo el mundo, con especial predilección para las bebidas y los helados sin azúcar.

Por ejemplo, se puede encontrar en la Coca Cola Zero o en el yogur bebible Activia Zero

[/symple_box]

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

La FDA (U.S. Food and Drug Administration) ha aprobado este aditivo para su uso en muchos alimentos, pero algunos grupos han reaccionado reclamando que esa decisión estaba basada en tests poco útiles y representativos.

Sin embargo, los estudios realizados en animales han relacionado el consumo de este edulcorante con tumores de pulmón y pecho.

[/symple_box]