Categorías
Noticias

Dieta mediterránea y obesidad infantil

Un último estudio relaciona dos conceptos: dieta mediterránea y obesidad infantil y concluye que aquellos niños que siguen una dieta mediterránea tienen un 15% menos de probabilidad de desarrollar obesidad.

Después de atribuir varios beneficios a esta dieta mediterránea entre los que podemos citar la reducción del riesgo de sufrir diabetes tipo 2 o problemas arteriales, ahora debemos añadir una nueva buena noticia: los niños que siguen esta dieta tienen menos posibilidades de desarrollar sobrepeso u obesidad.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. El estudio

El estudio fue desarrollado por la University of Gothenburg en Suecia y presentado en el European Congress on Obesity de Sofia, en Bulgaria. En él se tomaron datos de ocho países europeos: España, Suecia, Alemania, Italia, Chipre, Bélgica, Estonia y Hungría.

Como seguro sabréis, la dieta mediterránea se basa en verduras, vegetales, cereales y legumbres, además de apoyar al pescado sobre la carne, especialmente la roja. A esto debemos añadirle una ligera actividad física diaria y la no menos importante compañía de amigos y familiares durante nuestras comidas.

El estudio se centró en una serie de entrevistas a los padres de los niños en el que se les preguntaba cuantas veces consumían una serie de alimentos. Tras hablar también con los hijos, se les realizaron unas medidas de peso, altura, perímetro abdominal y porcentaje de grasa corporal para determinar los resultados.

Tras esto, se estableció un sistema de puntuación dando mayor importancia a los alimentos típicos de la dieta mediterránea que antes hemos mencionado. De esta forma elaboraron un ranking con esta puntuación y obtuvieron unos resultados cuanto menos sorprendentes.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. Los resultados

Y es que resulta que el país que obtuvo una mayor puntuación gracias a la alimentación de sus niños fue Suecia, mientras que un país en pleno Mediterraneo ocupó la última posición. En concreto fueron los chipriotas los encargados de situarse a la cola de la clasificación.

El resultado definitivo del estudio fue que los niños que siguen la dieta mediterránea tenían un 15% menos de probabilidades de sufrir sobrepeso u obesidad y menos posibilidades de aumentar de peso (entre un 10 y un 15 por ciento), así como de incrementar perímetro abdominal y grasa corporal.

Añadir que no se descubrió ninguna relación o diferencia por edad, sexo, país o clase social. Así que si tenéis niños y siguen una dieta mediterránea, enhorabuena. Y sino, no es mal momento para comenzar.

Categorías
Consejos

Mitos de las dietas de adelgazamiento

Son muchos los mitos de las dietas relacionados con la pérdida de peso. Solemos fiarnos de consejos, noticias o experiencias de otras personas, pero lo que funciona para uno no tiene porque hacerlo en otra persona.

En este artículo vamos a repasar algunos de los más importantes mitos de las dietas para intentar aclarar las ideas de aquellos que van a comenzar o están llevando a cabo una tarea tan simple como llevar una alimentación sana y equilibrada para perder peso que se puede convertir en algo tan complicado gracias a ayudas que no lo son tanto.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mitos de las dietas. No consumas gluten

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Un consejo muy de moda últimamente es el de evitar cualquier alimento que contenga gluten. Son muchos los que convierten a varios cereales en algo más que prohibido en tu dieta y que puede convertir el pan o la pasta en una bomba para tu organismo.

Pues bien, si lo pensamos fríamente, el gluten es una proteína muy nutritiva que aparece en trigo, cebada o centeno, entre otros. Es cierto que hay gente que no puede tomarlo, pero principalmente por motivos de alergia a este ingrediente.

También aparecen los que defienden que el trigo siempre está modificado genéticamente o que te será imposible estabilizar tu nivel de azúcar en sangre tras probarlo.

Dejando a un lado las posturas más radicales y sin fundamento, lo único que podemos dejar claro es que no tomar gluten no asegura el perder peso, incluso podría ayudar a que ganes unos kilos. Existen estudios que muestran deficiencias nutricionales en aquellas personas que se encuentran en dietas que excluyen el gluten.

Si la razón de su exclusión es la cantidad de hidratos de carbono o azúcares ingeridos, olvídalo. Ambos contienen la misma cantidad.

Si todo esto no te convence y aún así piensas que una dieta sin gluten ayudó a adelgazar a mi vecino, amigo o familiar, la única razón podría venir por el consumo de pan. Son varias las personas que abusan del pan incluido en su dieta, por lo que una dieta libre de gluten hace que cambien el pan por otros alimentos que les ayudan a perder peso. Pero esto mismo lo puedes hacer si sigues consumiendo gluten.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mitos de las dietas. La carne y los lácteos cuanto más lejos, mejor

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

No se por qué algunos dietistas la tienen tomada con los animales. A ver, yo no tengo nada en contra de vegetarianos o veganos siempre que esa haya sido su elección. Incluso son varios los estudios que demuestran que los vegetarianos tienen menores niveles de colesterol, tensión y un menor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas que aquellos que comen carne. Pero no es necesario convertirse en vegetariano para perder peso.

La razón es que puedes tener una dieta a base de comida basura y seguir los principios del vegetarianismo a pies juntillas. Incluso siendo vegano. Y es que son muchos los productos que los fabricantes ponen a nuestro alcance que no son nada nutritivos y no incluyen ningún ingrediente de origen animal. Pan blanco, edulcorantes, margarinas o patatas fritas podrían entrar en esa lista.

Respecto a los lácteos, está claro que si te hinchas a queso o helado engordarás gracias a su alto contenido en grasas y calorías, pero no por ello vas a eliminar los lácteos de tu dieta. Yo por ejemplo, tengo al queso fresco batido como un perfecto acompañante de mis comidas aportándome altos niveles de proteínas con poca grasa. Si no es de tu gusto, lo podrías sustituir por un yogur griego de calidad.

A lo que queremos llegar es a que no es necesario eliminar un grupo de alimentos completo de tu dieta para asegurarte de que así vas a perder peso. Ni mucho menos.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mitos de las dietas. Los alimentos orgánicos adelgazan

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Algunas personas piensan que lo que realmente nos hace engordar son los aditivos que se emplean en los alimentos procesados y que si se alimentan exclusivamente de alimentos orgánicos, podrán adelgazar.

La palabra orgánica puede llegar a ser confusa, tanto en el aspecto de que algunos alimentos que llevan esta etiqueta no podrían tratarse como tales (y que trataremos más adelante) como en la relación de comida orgánica con comida dietética.

Orgánico significa que un alimento ha sido cultivado sin aplicarle productos químicos o pesticidas y que no ha sido modificado genéticamente. Pero no quiere decir que el producto que estés consumiendo sea alto en grasas o azúcares ni, por supuesto, de que vayas a perder peso con su consumo.

No me entendáis mal, yo estoy a favor de los productos orgánicos que reducen la cantidad de productos químicos presentes en algunos alimentos, pero no son sinónimo de ayuda a una dieta. Las calorías son calorías ya sea en productos orgánicos o no.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mitos de las dietas. Las mejores dietas son las de pago

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Como cualquier actividad, una dieta se hace más sencilla si tienes a alguien apoyándote, aconsejándote y recordándote que tienes que seguir una serie de pautas. El problema de acostumbrarse a esto es cuando llega el momento de seguir por tu cuenta.

En ese momento estas harto de comidas preparadas, batidos, contar los puntos que comes, pasar hambre o comer siempre lo mismo.

Es por esto que el porcentaje de personas que han seguido perdiendo peso o mantenido su peso tras terminar el programa de adelgazamiento elegido es muy pequeño.

De hecho, un estudio de la UCLA determinó que, si bien la mayoría de personas perdían entre un 5 y un 10 por ciento de peso gracias a las dietas, muchas de estas personas sufrían el conocido efecto rebote volviendo a ganar los kilos perdidos e incluso más.

Para evitar este problema no debes aprender los pasos de una dieta para perder peso, sino los pasos para tener una alimentación equilibrada y saludable. El resto sobra.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Mitos de las dietas. Los alimentos light te ayudan a adelgazar

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Llegamos a un punto muy delicado. ¿Que estás comiendo cuando ingieres un producto light? Supuestamente una versión menos calórica del mismo producto. Realmente y en muchos casos un conjunto de aditivos, productos químicos y demás trampas para que pienses que estás comiendo un pastel de chocolate, un helado de fresa o una bebida de cola.

Todo este conjunto de trucos de magia pueden engañar a tu cerebro, pero no a tu cuerpo. Y es que estos ingredientes de relleno pueden provocar más de un problema en tu organismo. Investigadores de la Washington University School of Medicine en St. Louis estudiaron como respondían los niveles de azúcar e insulina a edulcorantes artificiales. Cuando las personas objeto del test bebían sucralosa, sus niveles de azúcar en sangre aumentaban y el nivel de insulina era un 20% superior que cuando bebían simplemente agua.

Los efectos de los saborizantes artificiales son también muy curiosos. Cuando los tomas tu cuerpo se siente satisfecho pero, al notar que los nutrientes ingeridos no se corresponden con esos sabores nota que le has engañado y te lo hace saber mediante la sensación de hambre.

Es cierto que hay alimentos light y sin grasas que pueden tomarse sin ningún problema. La cuestión es que al ver alguna de estas palabras en sus etiquetas tomamos mucha más cantidad que la versión normal, por lo que en lugar de ingerir menos calorías, tomamos más.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

En definitiva, una serie de mitos de las dietas que esperemos que se destierren en breve. Antes de finalizar me parece muy importante destacar que, en caso de necestiarlas, lo que deberíamos seguir son dietas para bajar grasa y no dietas para bajar peso, que pueden afectar más a nuestra masa magra que a nuestra masa grasa y con ello a nuestra salud.

Categorías
Noticias

Comer y dormir bien alargan tu vida

Un nuevo estudio publicado en Journal of the American College of Nutrition demuestra que comer y dormir bien alarga tu vida. En concreto los resultados demuestran que los hombres pueden vivir más si duermen mejor. Sin embargo, las mujeres sólo se beneficiarán de esa longevidad si añaden a sus buenos hábitos de sueño un dieta variada y saludable.

La Monash University ha llevado a cabo el estudio que concluye que las mujeres que tienen una dieta variada e incluyen alimentos ricos en vitamina B6 pueden alargar sus vidas. Y eso aún a pesar de no cuidar su sueño todo lo que debieran.

Los investigadores de esta universidad, del National Defense Medical Center de Taiwan y el National Health Research Insitutes de la misma ciudad investigaron la relación entre la calidad de nuestro sueño y la mortalidad en hombres y mujeres de avanzada edad. ¿Comer y dormir bien relacionados por algo?

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Comer y dormir bien. Los principales resultados del estudio

Según el profesor a la cabeza de este estudio, Mark Wahlqvist, los pobres hábitos de sueño están asociados con el aumento de mortalidad y problemas de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. También indicó que encontraron que este sueño carente de calidad se asociaba a la pérdida de apetito y la baja percepción de nuestra salud en general.

La manera en que se relaciona la calidad del sueño con la diversidad de nuestra dieta es diferente entre hombres y mujeres. Así las cosas, los hombres no tienen un riesgo alto de mortalidad debido a los malos hábitos de sueño, a no ser que no tengan la variedad en su dieta que necesitan. Sin embargo, las mujeres sólo se pueden beneficiar de un sueño de calidad si lo complementan con un dieta muy variada. De esta manera, comer y dormir bien van más de la mano que nunca.

En el estudio se vio también que las mujeres tienen el doble de posibilidades de conciliar el sueño con dificultades que los hombres. Además, las mujeres que dormían mal tomaban menos vitamina B6 que aquellas que lo hacían con facilidad.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Comer y dormir bien. Mejorando nuestros hábitos

La forma de mejorar la calidad de nuestro sueño es tan simple y a la vez tan complicada como disfrutar de una dieta variada. De esta manera los hombres contrarestarán el efecto negativo respecto a la mortalidad que nos producen los malos hábitos de sueño y las mujeres se asegurarán de tomar alimentos con alto contenido en vitamina B6.

En el grupo de personas con dificultades para dormir y descansar correctamente se encontraban también los casos más numerosos de sujetos con poco apetito, con menos capacidad para masticar la comida correctamente y que realizaban menos actividad física. Si unes todas estas características tienes un caldo de cultivo que consigue una baja calidad en nuestra dieta, con pocos nutrientes y especialmente en el caso de vegetales, alimentos ricos en proteínas y vitamina B6.

Para evitar en todo lo posible el riesgo de mortalidad, tanto para aquellos con problemas de sueño como para los que no, la mejor medicina es la educación para conseguir un dieta variada y saludable, especialmente en personas de edad avanzada. Ya sabes, comer y dormir bien te hará mas longevo.

 

 

Categorías
Noticias

Una dieta rica en proteínas podría provocar problemas renales

Una dieta rica en proteínas como la famosa dieta Dukan se está convirtiendo en una alternativa cada vez más popular a la dietas que intentan reducir la cantidad de calorías ingeridas. Sin embargo, científicos de la Universidad de Granada han concluido, mediante estudios realizados en ratones, que una dieta rica en proteínas incrementa el riesgo de aparición de piedras en el riñón y de otros problemas renales.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta rica en proteínas. La dieta Dukan

La dieta rica en proteínas del Dr. Pierre Dukan ha tenido un tirón popular enorme en los últimos años debido a su seguimiento por parte de famosos como la Duquesa de Cambridge, que la utilizó para poder meterse en su vestido de boda, o Jennifer Lopez, que hizo lo propio para recuperar su figura después de ser mamá.

Para que os hagáis una idea, en Francia, país nativo del Dr. Dukan, cerca de dos millones de personas siguen esta dieta.

¿Que la siga tanta gente quiere decir que la dieta es buena? No, sólo que es popular. La dieta Dukan levanta multitud de sospechas. La British Dietetic Association la ha colocado como la dieta a evitar número 1 en los años 2010, 2011 y 2012.

La razón que dan es que el mismo Dr. Dukan ha avisado de los problemas de salud provocados por su dieta. Entre ellos encontramos falta de energía, constipado, deficiencia de vitaminas y minerales o mal aliento.

En 2012, se efectuó un estudio que demostraba que cuatro de cada cinco seguidores de esta dieta habían recuperado todo el peso perdido gracias a ella en un periodo de 3 años. Estos cambios de peso pueden llevar a provocar hipertensión, diabetes y problemas cardiacos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta rica en proteínas. Nuevo estudio en Granada

En el estudio causante de esta noticia, los científicos granadinos alimentaron a diez ratas con una dieta que constaba de proteína en un 45%, mientras que otras diez ratas de control fueron alimentadas con niveles normales de proteína. Esta alimentación se llevó a cabo durante 12 semanas (equivalente a 9 años en términos humanos).

Durante este periodo las ratas que siguieron la dieta rica en proteínas perdieron un 10% de su peso. Pero el peso de los riñones en estas ratas se incrementó un 22%, los capilares que filtran sangre a los riñones incrementaron su tamaño en un 13%, y el colágeno alrededor de estos capilares aumentó en un 32%.

Los niveles de citrato en la orina de las ratas fueron un 88% inferior y su PH urinario un 15% más ácido.

Traduciendo, una baja cantidad de citrato en la orina y el engrosamiento de los riñones son factores de riesgo para la formación de piedras en el riñón. A esto hay que añadir el alto PH en la orina que es un síntoma de fallo renal.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta rica en proteínas. Peligros para nosotros

A pesar de todos estos descubrimientos y de las similitudes fisiológicas y metabólicas entre ratas y humanos, los investigadores responsables del estudio han comentado que los resultados han de ser tomados con cautela.

Para evitar estos riesgos, la Dra. Aparicio, una de las responsables del estudio, recomienda comer grandes cantidades de fruta y verdura, que nos ayudarán a reducir el riesgo de formación de piedras en el riñón.

Además, aunque no indica o anima a dejar este tipo de dietas ricas en proteínas, recomienda a las personas que las siguen que hagan ejercicio de forma regular para incrementar el tejido activo, que reduce el efecto rebote que se produce al dejar de seguir una dieta.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Lo único que sacamos en claro es un motivo más para valorar si deseamos hacer este tipo de dietas o no. Hasta que no se demuestre algo claramente, la decisión de seguir una dieta rica en proteínas dependerá de cada uno. Y demostrar algo en el caso de las dietas cuesta. Y mucho.