Categorías
Consejos

Ingredientes peligrosos. Descarta comida que los incluya

No son pocas las personas que se detienen a leer la información nutricional de los alimentos para conocer qué es lo que van a comer y si merece la pena comprarlo o no. Con varios estudios al respecto que revelan que la mayoría de personas lo hacen, es importante fijarse en los ingredientes peligrosos que descartan la compra de un producto.

Desconozco las razones que tienen las personas que no observan los ingredientes o la información nutricional de un producto para no hacerlo. Es tan importante que determinará como afecta la alimentación en tu salud o la próxima talla de pantalón que vas a comprar.

Centrándonos en los beneficios o, en este caso, perjuicios para tu organismo, vamos a enumerar en un breve listado aquellos ingredientes peligrosos que debéis sacar o no añadir a vuestra lista de la compra.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. BHA (E-320)

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Un conservante que contiene aceite y se utiliza en variedad de alimentos. El BHA o butilhidroxianisol está relacionado con causar cáncer en ratas, ratones y hamsters. La razón de que aún no esté prohibido es que el cáncer se desarrollaba en un órgano que no poseemos los humanos. De todas formas, un estudio publicado en Japanese Journal of Cancer Research concluye que el BHA podría ser con bastante probabilidad un causante de producir cáncer. En lo que a mi respecta, eso ya es razón suficiente para no tomarlo.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Parabenos

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Se trata de unos conservantes sintéticos utilizados para evitar la aparición de moho en nuestros alimentos. El problema viene porque los parabenos pueden modificar el comportamiento hormonal normal de nuestro cuerpo. Un estudio de Food Chemical Toxicology concluyó que a ingesta diaria de este ingrediente reduce la producción de esperma y testosterona en ratas. Ademas los parabenos han sido encontrados en tejidos de cáncer de pecho.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Grasas parcialmente hidrogenadas

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Las grasas parcialmente hidrogenadas o grasas trans están presentes en multitud de alimentos. Atentos a las etiquetas de vuestros productos, ya que si encontráis el texto de grasas o aceites parcialmente hidrogenadas estáis introduciendo en vuestro cuerpo grasas que lo único que harán será obstruir vuestras arterias con la posibilidad de provocar la cantidad de problemas de salud derivados de esta causa.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Nitrito de sodio (E-250)

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Los nitritos y nitratos se utilizan para inhibir las bacterias que causan botulismo y mantener el tono rosa que presentan muchas de las carnes procesadas como salchichas o embutidos. Antes de ingerirlas son muy útiles, pero una vez ingerida el nitrito puede fusionarse con aminoácidos formando nitrosaminas, que son componentes carcinógenos muy potentes. El ácido ascórbico y el eritórbico gracias a la vitamina C que contienen, disminuyen el riesgo, por lo que muchos fabricantes añaden uno o ambos de estos ácidos a sus productos. La otra opción para reducir sus efectos y la que yo utilizo es no consumirlos.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Colorante de caramelo (E-150)

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
En realidad podría ser un aditivo sin ningún tipo de peligro si se fabricara a la vieja usanza con agua y azúcar en un cazo. Sin embargo, la industria alimenticia sigue una receta algo diferente. Lo peor es que tratan el azúcar con amoniaco, que puede provocar la aparición de carcinógenos. ¿Cómo de peligrosos? Pues un informe del Center for Science in the Public Interest aseguró que los niveles de colorante de caramelo encontrados en algunos refrescos son los causantes de 15.000 casos de cáncer en Estados Unidos anualmente. Una buena razón para dejar los refrescos de cola.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Castóreo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
El castóreo es uno de esos ingredientes naturales más que cuestionados y el único que no debería estar en esta lista por no ser peligroso, pero seguro que entenderéis su inclusión. Es una sustancia extraída de las glándulas anales de los castores. Vale que no es una sustancia peligrosa, pero ¿le lameríais el culo a un castor?. Esas glándulas producen secrecciones muy potentes que le permiten al castor marcar su territorio. A nuestra industria alimentaria le permite añadir sabores a los alimentos, normalmente vainilla o frambuesa.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Colorantes artificiales

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Cantidad de golosinas o cereales con sabor a fruta no contienen ni un gramo de esta. Eso sí, gracias a los colorantes artificiales nos hacen pensar que son muy naturales. Utilizados para enmascarar el verdadero color de unos alimentos fuertemente procesados, algunos colores están relacionados con graves enfermedades. Un estudio del Journal of Pediatrics relacionó el colorante Amarillo 5 con la hiperactividad en niños. Investigadores canadienses hallaron contaminación con cancerígenos en los colorantes Amarillo 6 y Rojo 40 y el colorante Rojo 3 es conocido por causar tumores. ¿Cuales evitar? Todos.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Ingredientes peligrosos. Proteína vegetal hidrolizada

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
La proteína vegetal hidrolizada es utilizada para realzar el sabor de los alimentos. Es una proteína vegetal que ha sido descompuesta mediante procesos químicos en aminoácidos. Uno de estos ácidos, el ácido glutámico puede liberar glutamato. Cuando el glutamato encuentra sodio en tu organismo forman glutamato monosódico, un aditivo conocido por causar reacciones adversas como dolores de cabeza y nauseas entre otros.
[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

En definitiva, si dudáis si comprar o no un producto en vuestro supermercado favorito, aquí tenéis un motivo que, en mi caso, decanta la balanza fácil y rápidamente. Hasta que estos ingredientes desaparezcan de nuestros alimentos habrá que seguir leyendo.

Categorías
¿Sabías que...?

Diccionario de aditivos alimentarios – BHA y BHT

Muy difícil encontrar estos aditivos por sus nombres de BHA y BHT, y más complicado aún por sus nombres químicos butil hidroxianisolbutil hidroxitolueno. Suele presentarse en las etiquetas de nuestros alimentos por los más crípticos E-320 y E-321.

Los dos son antioxidantes derivados del petróleo que se utilizan en la industria alimentaria para conservar las grasas y aceites en los productos en que se incluyen.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Dónde encontrarlo

Podemos encontrar estos aditivos en cervezas, cereales, mantequillas, galletas y alimentos con grasas añadidas.

Un ejemplo muy popular lo tenemos en los cereales Rice Krispies de Kellogg’s o las galletas Fontaneda Digestive.

[/symple_box]

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Peligrosidad

De los dos, el BHA o E-320 es el considerado como más peligroso. Varios estudios han determinado que podría provocar cáncer en ratas, ratones y hámsters.

Según el Department of Health and Human Services estadounidense, sería razonable pensar que pudieran desarrollarse casos de cáncer en humanos provocados por su consumo.

[/symple_box]