Categorías
Noticias

Alubias negras, el antioxidante contra la hipertensión

Las alubias son uno de los componentes principales de las dietas de varios países debido a sus valores nutricionales. De hecho, son muchos los estudios que indican la relación entre su consumo y la reducción de enfermedades crónicas degenerativas, problemas cardiovasculares, obesidad y diabetes.

De hecho, la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN-ENCB) situado en Méjico (uno de los diez países mayores productores de alubias a nivel mundial), ha realizado una investigación para evaluar la actividad antioxidante y el efecto sobre la hipertensión en la variedad Jamapa de las alubias negras, y ha encontrado que, además de esas propiedades, las proteínas encontradas en las alubias pueden eliminar metales pesados del organismo.

Alubias negras. El estudio

El estudio encabezado por la doctora Gloria Dávila Ortiz ha identificado que los péptidos bioactivos de esta legumbre tienen un efecto beneficioso contra la hipertensión y como antioxidante, que puede favorecer el desarrollo de productos para la prevención y tratamiento de problemas cardiovasculares, con un efecto específico sobre la tensión arterial y el estrés oxidativo.

Para que entiendas la importancia de este estudio, la investigación ha sido galardonada con el premio nacional en ciencia y tecnología de los alimentos otorgado por el  CONACYT mejicano. Un concurso en el que, entre otras empresas, colabora Coca Cola.

Además de estos resultados beneficiosos para nuestro organismo, se ha demostrado que las propiedades y nutrientes de la alubias negras ayudan a disminuir nuestros niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos.

Antioxidante, regulador de nuestra tensión arterial y una buena ayuda para controlar glucosa, colesterol y triglicéridos. Esas son las alubias negras. ¿Gustas?

Categorías
Noticias

Cafeína y memoria podrían estar relacionados

Es de sobra conocido y demostrado que la cafeína tiene varios beneficios para nuestra salud. Ahora, un nuevo estudio revela que una dosis de cafeína tras una jornada de estudio podría ayudar a incrementar la memoria a largo plazo. Todo esto de acuerdo al estudio publicado en Nature Neuroscience.

El equipo encargado de la investigación ya sabía de los efectos de la cafeína como ayuda cognitiva, pero nunca nadie se había fijado en la relación entre esta y la memoria a largo plazo. Para llevar a cabo el estudio entre cafeína y memoria, tomaron un grupo de 160 personas entre 18 y 30 años y realizaron los siguientes pasos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. El estudio

El primer día del estudio entre cafeína y memoria, les fueron mostradas varias fotografías a los participantes preguntándoles si los artículos que aparecían en ellas eran de interior o de exterior. Tras ello y sin dejar pasar mucho tiempo, les fue administrada cafeína en píldoras con una cantidad de 200 mg. A otros se les entregó simplemente un placebo.

Al día siguiente, a todos ellos les fueron mostradas las mismas fotografías y añadiendo alguna nueva. Aquí los investigadores preguntaban si la fotografía era la misma que la vez anterior, similar o totalmente nueva.

Con este simple procedimiento, los investigadores averiguaron que aquellos que tomaban cafeína tenían más facilidad para identificar las fotografías que eran similares a las anteriores, comparados con aquellos que solamente tomaron el placebo En cuanto a las fotografías que eran antiguas o nuevas, los dos grupos podían diferenciarlas sin problema.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. Cantidad recomendada

El equipo investigador continuó con las pruebas variando las dosis utilizando 100 mg y 300 mg de cafeína. Así descubrieron que el rendimiento de los sujetos era mayor con la dosis de 200 mg respecto a la de 100 mg, pero que no había cambios aparentes entre la de 200 mg. y 300 mg. Así determinaron que la cantidad idónea para observar mejoras en la memoria a largo plazo eran los 200 mg. mencionados.

También descubrieron que la mejora en la relación cafeína y memoria no aparecía si la cafeína era consumida una hora antes de realizar la prueba de identificación de fotografías.

Los investigadores comunicaron que existen muchas posibilidades diferentes para explicar como la cafeína puede aumentar la memoria a largo plazo. Por ejemplo, la cafeína podría bloquear una molécula llamada adenosina, impidiendo así que la norepinefrina cumpla con su función. Esta norepinefrina está relacionada con efectos positivos en nuestra memoria.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. Beneficios y riesgos

Son muchos los estudios realizados ya sobre la cafeína y varias de sus relaciones. Son tan variados que podemos encontrar cantidad de estudios positivos  y otra similar de estudios negativos. Entre los optimistas tenemos que las bebidas con cafeína podrían reducir el riesgo de enfermedades en el hígado y otros indican que unas tazas de café al día podrían reducir el riesgo de suicidio.

Frente a estas buenas nuevas tenemos una serie de estudios con malas noticias. Entre ellos, uno indica que la cafeína altera nuestros patrones de sueño. Además, hace relativamente poco, ha aparecido la noticia de que la cafeína incluida en las bebidas energéticas podría alterar nuestra frecuencia cardiaca.

Muy interesante este descubrimiento entre cafeína y memoria, especialmente para los estudiantes y cualquier persona que desee mejorar su memoria a largo plazo. Sea en la presentación que sea, un poco de cafeína al día puede que os ayude.

Categorías
Noticias

El aspartamo es seguro a pequeñas dosis

Un detallado análisis realizado en animales por parte de la European Food Safety Authority (EFSA) ha concluido con el resultado de considerar que el aspartamo es seguro para el consumo humano en niveles de consumo diarios aceptables.

La doctora Alicja Mortensen, que encabeza la EFSA en su sección de aditivos y nutrientes añadidos a los alimentos (ANS Panel) declaró:

Esta opinión representa una de las más completas evaluaciones de riesgo del aspartamo nunca desveladas. Es un paso adelante en el refuerzo de la confianza de los consumidores en el apuntalamiento científico del sistema de seguridad alimentaria de la Unión Europea y la regulación de aditivos alimentarios.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

El aspartamo es seguro. ¿Qué es el aspartamo?

Por si alguien aún no lo sabe, el aspartamo es un edulcorante artificial aproximádamente 200 veces más dulce que el azúcar, que ha sido añadido tanto a comida como a bebida durante más de 25 años. Quizás no lo hayáis visto tanto con ese nombre como por su nombre de pila, E951 o E-951 en la Unión Europea. El aspartamo se encuentra en miles de productos, siendo los productos dietéticos, refrescos, yogures y chicles sus máximos exponentes.

Como ocurre con muchos aditivos, los reguladores de la seguridad alimentaria fijan que el aspartamo es seguro en una dosis diaria aceptable de consumo (ADI). Con ella se estima la cantidad que una persona puede consumir diariamente durante toda su vida sin sufrir ningún tipo de riesgo. En el caso del aspartamo la cantidad varía según el país. Así, la ADI en Reino Unido se fija en 40 mg/kg de masa corporal mientras que en EE.UU. y en España aumenta hasta los 50 mg/kg.

Para la mayoría de alimentos y bebida en los que encontramos aspartamo, tendríais que consumir una cantidad ingente a diario durante toda vuestra vida para exceder estos niveles.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

El aspartamo es seguro. Salvo en un caso

La única excepción a la seguridad del aspartamo en esas cantidades la encontramos en las personas afectadas por fenilcetonuria (FCU), una enfermedad metabólica hereditaria que afecta a una persona de cada 10.000. Si no se trata adecuadamente podría resultar en serios daños cerebrales. Estas personas no podrían consumir aspartamo porque su cuerpo no podría metabolizarlo y se acumularía en niveles peligrosos.

Siempre se ha especulado con la relación entre el aspartamo y el cáncer. Como muestra encontramos un estudio del año 2005 en el que se demostraba que este edulcorante causaba cáncer en ratas en niveles supuestamente seguros para consumo humano. El estudio que presentamos ahora parece hacer desvanecer este posible riesgo.

Además, el nuevo estudio concluye que el aspartamo no daña ni el cerebro ni el sistema nervioso, y tampoco afecta a nuestro comportamiento ni funciones mentales en niños o adultos.

En definitiva, un estudio que entra en contradicción con otros anteriores, que aseguro que el aspartamo es seguro y que no hace sino aportar más dudas sobre el consumo de aspartamo. ¿Y tú? ¿Te fías de este estudio?