Categorías
¿Sabías que...?

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Diccionario de aditivos alimentarios

Los mono y diglicéridos de ácidos grasos son ni más ni menos que lo que su propio nombre indica. Se trata de grasas añadidas a los alimentos para cumplir la función principal de mezclar líquidos con grasas. Esta misión ya se cumple de forma natural en los alimentos y constituye cerca del uno por ciento de las grasas totales presentes en el producto.

También actúan como emulsionantes, desespumantes y para mantener tiernos por más tiempo los productos horneados. Podemos encontrarlo en nuestros alimentos por el código E-471, mono y diglicéridos, glicéridos o mono y diglicéridos de ácidos grasos.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Dónde encontrarlo

Su utilización es masiva y, para que os hagáis una idea de la cantidad de productos en los que podemos encontrar estos mono y diglicéridos de ácidos grasos, podemos citar helados, margarina, alimentos precocinados, pan de molde, pastelería, panadería, batidos, cereales, leche, mermeladas, cremas, chocolates, embutidos, salchichas, arroz, puré y diferentes toppings.

Un par de buenos y conocidos ejemplos los tenemos en dos marcas más que reconocidas. Hablamos, por un lado, de la famosa margarina Flora Oliva y, por otro, del popular helado Maxibon de Frigo.

Mono y diglicéridos de ácidos grasos. Peligrosidad

Más allá de ser una fuente de grasa, no se ha encontrado ningún estudio científico en humanos que demuestre que los glicéridos son peligrosos para nuestra salud.

Sin embargo, en grandes dosis se demostró resultar en una pobre asimilación de ácidos grasos esenciales aumentando el tamaño tanto del hígado como de los riñones de animales de laboratorio. Además debemos tener en cuenta que este aditivos suele obtenerse por hidrólisis de ácidos grasos que, generalmente, son de origen transgénico.

Esperando conocer el resultado de las pruebas en humanos no podemos más que recomendar precaución y más cuando no suele especificarse su origen (animal o vegetal).