Categorías
¿Sabías que...?

HFCS – Diccionario de aditivos alimentarios

El HFCS es un edulcorante derivado del maíz que representa más del 40 por ciento de todos los edulcorantes calóricos que podemos encontrar en los supermercados de algunos países.

El nombre HFCS corresponde a las siglas de High-Fructose Corn Syrup o Sirope de Maíz Alto en Fructosa, aunque se puede encontrar también como Jarabe de Maíz Alto en Fructosa o sus iniciales JMAF.

Su nombre proviene de su composición ya que, mientras el azúcar de mesa o sacarosa contiene una relación de glucosa y fructosa de 50-50, el HFCS se distribuye en un 55% de fructosa y un 45% de glucosa.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

HFCS. Dónde encontrarlo

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

En cuanto a los productos en los que podemos encontrarlo tenemos buenas y malas noticias.

Comenzando por las malas, decir que está presente en casi todos los tipos de alimentos presentes en los supermercados. Por poner algunos ejemplos tenemos los helados, patatas fritas, cereales, ketchup, pan, fruta envasada, yogures y sobre todo, en las bebidas azucaradas.

Ahora las buenas noticias, y es que en Europa este aditivo está prohibido y no lo encontraremos en ningún alimento permitido en la Unión Europea. La razón de que aparezca en esta lista es que sus efectos son tan nocivos para nuestra salud que debemos tener mucho cuidado de que aparezca en nuestros alimentos importados o en nuestras visitas a países donde su utilización es masiva como Estados Unidos.

En este país el listado de alimentos que contienen este peligroso aditivo es tan largo que no tendríamos espacio en toda la Web para completarlo. Para que os hagáis una idea, decir que es uno de los principales componentes de la archiconocida Coca-Cola.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

HFCS. Peligrosidad

[symple_box color=”red” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se han realizado multitud de estudios para conocer las causas de la enorme y creciente tasa de obesidad estadounidense y se ha determinado que uno de los principales culpables podría ser este HFCS.

Una investigación de la University of Southern California y de la University of Oxford asegura que el HFCS contenido en gran cantidad de alimentos podría ser el causante del incremento de los casos de diabetes tipo 2. En concreto indican que los países que utilizan este aditivo tienen una probabilidad un 20% mayor de desarrollar este tipo de diabetes.

En otro estudio de la Princeton University realizado sobre ratas, se demostró que aquellas que consumían HFCS aumentaron de peso y desarrollaron más factores de riesgo cardiovascular que aquellas que consumían iguales cantidades de sacarosa.

En definitiva, un aditivo tan beneficioso para la industria como perjudicial para nuestra salud y con el que podríamos desarrollar (atentos a la lista) aumentos de peso, diabetes tipo 2, resistencia a la insulina, elevación de niveles de triglicéridos en sangre, incremento de ácido úrico, colesterol, aumento de la presión arterial, acumulación de grasa en el hígado, cálculos renales, etc…

Si a todo esto le añadimos la prohibición de su inclusión en alimentos en la Unión Europea, se entiende la peligrosidad de encontrarlo como ingrediente en alguno de los productos que consumimos. Atentos a las etiquetas de productos importados o en vuestros viajes a la aparición del que podría ser el número uno de aditivos dañinos para nuestro organismo.

[/symple_box]

Categorías
Consejos

Alimentos prohibidos. Huye de esta lista de cinco

Estamos convencidos de que es prácticamente imposible seguir una dieta tan estricta que no te permita darte un capricho de vez en cuando. Es incluso saludable saltarse la dieta de vez en cuando para aportar más variedad y diversión a tus nutrientes diarios .

Sin embargo, existen una serie de alimentos prohibidos que no deberías tocar nunca y tendrías que estar cien por cien seguro de que no entran en tu cocina o en la de tus seres más queridos.

Y es que alimentos tan presumiblemente sanos como el aceite podría perjudicar gravemente a tu salud. Para que no caigáis en sus garras, vamos a indicar qué debemos evitar y cual es la alternativa por la cuál podemos sustituir ese alimento.

Alimentos prohibidos. La lista

Los alimentos prohibidos que deberíamos sortear como si se tratara de un campo minado son los cinco siguientes:

Alimentos prohibidos. Fiambre procesado o de sandwich

La razón es tan simple como que están cargados de nitritos y sulfitos. Dos sustancia nada inofensivas ya que han sido relacionadas con el cáncer en más de una ocasión. De hecho, el American Institute for Cancer Research determinó que no hay forma de determinar una cantidad considerada segura para el consumo cuando hablamos de este tipo de alimentos.

Ten cuidado con la carne loncheada industrial, salchichas o embutido, por muy natural que indique en el envase. Si puedes encontrar alguno que no incluya nitritos o sulfitos, perfecto. Aún así, siempre es más seguro y natural optar por lonchas que no tengan ningún tipo de procesamiento o preparar tus bocadillos o sandwiches sin carne alguna.

 

Alimentos prohibidos. Salmón de piscifactoría

Podríamos ampliarlo a muchos más pescados, pero el salmón es un gran exponente del pescado criado en una especie de establo marino superpoblado y sucio donde los trabajadores se ven obligados a utilizar pesticidas, antibióticos y desinfectantes para que sus queridos salmones no contraigan ninguna enfermedad. ¿De verdad te apetece probarlos?

Si no quieres renunciar a tu ración de Omega-3 lejos de alimentos prohibidos, vete a por salmón salvaje o peces más pequeños como puedan ser las sardinas.

 

Alimentos prohibidos. Grasas “malas”

Malas para tu organismo y tu salud, se entiende. Entre ellas tenemos las grasas trans que encontramos en el aceite vegetal hidrogenado, parcialmente hidrogenado o margarinas que a lo único que ayudan es a incrementar tu barriga y el riesgo de sufrir depresiones. También deberías evitar todo aquel alimento que contenga aceite vegetal de soja, cacahuete, algodón o palma.

Si necesitas aceite, elige el aceite de oliva. Te ayudará a reducir posibles dolores o inflamaciones y a quemar las grasas peligrosas que se acumulan en tu cintura.

 

Alimentos prohibidos. HFCS

HFCS son las iniciales de High-Fructose Corn Syrup. En nuestras estanterías podemos encontrarlo como jarabe o sirope de maíz alto en fructosa. Es un aditivo que se encuentra en multitud de alimentos como pan o salsas de tomate. Tómate unos segundos para leer la lista de ingredientes de los productos que compras, ya que este HCFS ha sido ligado a la secreción de insulina, la grasa de tu tripita y la estimulación del apetito.

Lo curioso es que cuando tomas este HCFS no eres consciente de que has comido suficiente, ya que tu cuerpo no recibe la señal de saciedad. Como alternativa a este componente de los alimentos prohibidos, además de evitar este ingrediente, asegúrate que entre los tres primeros ingredientes de tus alimentos nunca esté el azúcar o sus derivados.

 

Alimentos prohibidos. Edulcorantes artificiales

Pero si los edulcorantes artificiales no tienen ninguna caloría asociada. Cierto, pero varios estudios han demostrado que pueden incrementar la insulina. De esta forma, aunque no suban tu nivel de azúcar en sangre, estimulan la hormona del apetito, diciéndole a tu cuerpo que almacene la energía en forma de grasa. Y eso no es lo que queremos cuando tomamos algo light.

De entre todos los edulcorantes que puedes encontrar en comidas y bebidas, solamente hay dos que no estarían dentro de los alimentos prohibidos y no causarían problema alguno para tu salud: el edulcorante de coco y la stevia.

 

Como veis, tampoco es una lista de alimentos prohibidos tan larga. Importante, pero lo suficientemente concreta para que estéis atentos a estos cinco ingredientes que nunca debéis permitir que se acerquen a vuestra cocina o despensa. Stop.