Categorías
Consejos

Cómo cortar fruta fácil y rápido

Somos muchos los que nos peleamos con la comida para limpiarla, trocearla o prepararla para cocinar. Por eso, en este artículo vamos a ver cómo cortar fruta fácil y rápido centrándonos en seis alimentos: kiwi, granada, mango, naranja, fresa y sandía.

Además de seguir el procedimiento detallado para cada fruta, puedes comprobar el paso a paso y el resultado del vídeo que acompaña a esta entrada. Vamos allá.

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Kiwi

La forma de disfrutar del kiwi es muy sencilla. Tan sólo tienes que cortar sus extremos con un cuchillo bien afilado para acceder a su contenido que retirarás con una cucharilla. Más fácil imposible.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Granada

La granada es una fruta muy engorrosa de limpiar si lo hacemos a mano, ya que tendremos que ir desgranando su fruto con unas manos llenas de zumo y con el peligro de mancharnos por sus salpicaduras.
Para evitarlo, lo mejor es cortar la granada a la mitad y, tras separar ligeramente sus porciones, golpear su piel con una cuchara grande para que suelte el contenido en un bol o plato hondo.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Mango

El mango es una de nuestras frutas favoritas y quizás la más completa que existe.
Para disfrutarlo no tienes que cortar toda su piel, sino cortarlo en tres pedazos que deslizarás por los bordes de un vaso para depositar dentro la carne del mango y retirar el resto. Sencillo y limpio.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Naranja

Una de las frutas que más utilizamos a lo largo del año es la naranja. Son varios los métodos para retirar su piel y acceder a sus deliciosos gajos, pero el más sencillo es el que indicamos a continuación.
Tan sólo debes cortar su piel por la parte central sin llegar a cortar sus gajos. Después, retírala con tus dedos como si se tratara de un calcetín. Nunca lo habrás hecho más rápido.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Fresa

La mayoría de las personas comienzan a limpiar la fresa cortando la parte de la hoja donde se une con la planta. Se puede retirar más fácilmente.
Simplemente utiliza una pajita que utilices para cocktails, zumos, batidos o para que tus niños beban la leche de su desayuno para, deslizando desde la parte contraria a la hoja, empujar y retirar el tallo.

 

Cómo cortar fruta fácil y rápido. Sandía

Quizás el método más sorprendente y que más tiempo nos puede ahorrar es el de cortar una sandía. Cómo es mejor una imagen que mil palabras, sólo decirte que debes comenzar cortando la sandía a la mitad de manera transversal. A partir de ahí… mejor echa un vistazo al vídeo.

En definitiva, seis métodos de cómo cortar fruta fácil y rápido para facilitarte la vida que espero te sean útiles en tu día a día con estas seis deliciosas y nutritivas frutas. Esto sí que es comida rápida… y sana. Como te había prometido, aquí tienes el vídeo de nuestros amigos de BuzzFeedBlue.

Categorías
¿Sabías que...?

Kiwi. Beneficios y riesgos para nuestra salud

Al contrario de lo que mucha gente piensa, el kiwi es una fruta proveniente de China. Su asociación con Nueva Zelanda se produce al llegar este fruto en el siglo XX a tierras neozelandesas. Anteriormente era conocido como grosella china pero, para evitar las tasas que se cargaban en las exportaciones de estos frutos, se cambió el nombre por kiwi. El nombre no es casual, y se tomó por las similitudes (pequeños, marrones y peludos) entre la fruta y el animal característico de Nueva Zelanda que lleva el mismo nombre.

El kiwi es rico en nutrientes y bajo en calorías. Entre los posibles beneficios para nuestra salud asociados a su consumo encontramos el mantener una piel saludable en cuanto a tono y textura, reducir la presión arterial y prevenir dolencias cardiacas y derrames cerebrales.

En este artículo vamos a analizar los nutrientes que nos aporta el kiwi, los beneficios y riesgos para nuestra salud y diferentes formas de incorporarlo a nuestra dieta.

Kiwi. Valores nutricionales

Un kiwi de tamaño medio nos aporta: 42 calorías, 0.8 gramos de proteína, 0.4 gramos de grasa y 2.1 gramos de fibra.

Las vitaminas y minerales que nos aporta son muchas y muy interesantes. En el kiwi encontramos potasio y vitamina C (es una de las frutas con más cantidad de esta vitamina por gramo de producto) como destacados, pero además nos aporta hierro, vitamina A y folato.

La cosa no acaba ahí, ya que también nos podemos beneficiar de la vitamina E, vitamina K, cobre, magnesio y fósforo con los que el kiwi nutre nuestro organismo.

Kiwi. Beneficios para nuestra salud

El consumo de frutas y vegetales ha sido asociado desde siempre con la reducción de padecer problemas cardiacos, diabetes, cáncer y otras enfermedades no deseadas. Son multitud los estudios que muestran que el incremento de la ingesta de alimentos como el kiwi disminuyen el riesgo de obesidad y mortalidad. Más concretamente, los beneficios del kiwi en nuestro organismo son los siguientes.

Mejora de la piel

El colágeno es el pilar sobre el que se sustenta nuestra piel. Este colágeno depende de la vitamina C como nutriente esencial que actúa como antioxidante en nuestro cuerpo para prevenir daños provocados por el sol, la contaminación, el humo u otros factores que dañan nuestra piel.

Gracias a la vitamina C que nos aporta el kiwi tendremos la piel más sana y cuidada que nunca.

Mejora del sueño

De acuerdo a un estudio sobre los efectos del consumo de kiwi en la calidad del sueño en adultos con problemas para dormir, se descubrió que la ingesta de kiwi mejora la rapidez en conciliar el sueño, la duración de este y la eficiencia que presenta en adultos con trastornos de sueño.

Salud cardiaca

La fibra y el potasio contenidos en el kiwi ayudan a cuidar nuestro corazón. Un incremento en el potasio presente en nuestra dieta junto a una disminución del sodio es el cambio más importante que cualquiera puede hacer en su dieta, según la Vanderbilt Medical School.

Como ya comentamos, un estudio revela que aquellos que consumían 4069 mg de potasio al día tenían un 49% menos de riesgo de morir por enfermedades cardiacas que aquellos que sólo llegaban a 1000 mg de potasio al día.

Las dietas altas en potasio están asociadas a una reducción del riesgo de derrames cerebrales, perdida de masa muscular, mantenimiento de la densidad ósea y reducción de la formación de piedras en el riñón.

Disminución de la presión arterial

Debido a su alto contenido en potasio, el kiwi puede ayudar a contrarestar los efectos del sodio en nuestro cuerpo. Posiblemente el bajo consumo de potasio sea tan peligroso para nuestra presión arterial como un alto consumo de sodio.

Son muy pocos los que llegan a la cantidad de potasio diario recomendada. Lástima, porque los que lo consiguen tienen un 20% menos de posibilidad de morir por cualquier causa.

Prevención del estreñimiento

Son varios los estudios que concluyen que el kiwi puede tener un efecto laxante y ser utilizado en aquellas personas que tengan problemas de estreñimiento.

Un consumo regular de kiwi ha demostrado ser una forma de ayudar a nuestra regularidad intestinal.

Kiwi. Cómo añadirlo a nuestra dieta

Comenzamos por la forma más habitual y la que nosotros más utilizamos en casa. Es tan simple como partir un kiwi a la mitad y utilizar una cucharilla para comer cada parte utilizando su piel como recipiente.

Si sois más de líquidos, ya sean zumos o batidos, podéis disfrutar de un gran cocktail tropical si mezcláis kiwi, piña, mango y fresas. Si no lo habéis probado nunca, es más que recomendable.

Yo soy un enamorado de la miel, así que otra posibilidad que a mi me encanta es tomarlo con un poco de miel por encima. Para los golosos.

Si queréis otra opción en zumo o batido más atrevida, probad con kiwi, espinaca, manzana y pera.

En caso de que vuestros niños no quieran tomar fruta en general o esta en particular, podéis congelar unas rodajas de kiwi y utilizarlas como refrescante merienda en un día caluroso.

La última posibilidad de incorporación que recomendamos desde aquí es la adicción del kiwi en alguno de vuestras ensaladas favoritas. Prueba, compara, y si encontráis algo mejor, nos lo comentáis.

Kiwi. Riesgos y precauciones

Además de las alergias alimentarias que pudiéramos desarrollar por su consumo, los únicos peligros del consumo de kiwi vienen también provocados por su mayor beneficio: su cantidad en potasio.

Debemos vigilar especialmente la presencia de kiwi en nuestra dieta si nos estamos tratando con medicamentos que incrementen los niveles de potasio en sangre como por ejemplo los betabloqueantes utilizados en problemas cardiacos.

Además, las dietas altas en potasio pueden ser perjudiciales para aquellos con problemas renales. Incluso podría ser fatal si tus riñones no pueden eliminar el exceso de potasio en la sangre.

En resumen, exactamente las mismas que los riesgos derivados por el consumo de kiwi. Para aquellos que no estén en alguno de estos dos casos… a comer kiwi.

Refrescante, con un toque ácido pero dulce, una textura y sabor delicioso y tan cómodo que lleva el recipiente para disfrutarlo incorporado. ¿Un kiwi? Deme dos, por favor.