Categorías
¿Sabías que...?

Almidón modificado – Diccionario de aditivos alimentarios

Un término general para describir almidón modificado (derivado del maíz, arroz, patata o trigo) que han sido modificados para cambiar su respuesta ante el calor o el frío, mejorar su textura o crea emulsionantes eficientes, entre otras razones.

No se debe confundir el almidón modificado con el almidón modificado genéticamente, ya que NO es el mismo componente. Lo que le ha ocurrido es que se ha modificado su molécula para que se adapte al uso que se le va a dar en el alimento en cuestión mediante métodos químicos, físicos o enzimáticos, es decir, sin el empleo de métodos biotecnológicos.

En concreto, y dado que el almidón no resiste un calentamiento prolongado, se procede a una modificación consistente en reticulaciones que estabiliza los gránulos de almidón y lo protege ante temperaturas extremas. De esta forma tenemos unos alimentos que prolongan su vida útil y mejoran varias de sus características.

Lógicamente, lo podemos encontrar en nuestros productos como almidón de maíz, almidón de arroz, almidón de patata, almidón de trigo como versiones principales, aunque, dependiendo de su origen, se puede encontrar con otros nombres.

Almidón modificado. Dónde encontrarlo

Se encuentra en gran cantidad de alimentos procesados, comida baja en calorías o dietética, y productos precocinados. También es utilizado en quesos para reemplazar la caseína, mayonesas y salsas como emulsificante, cremas pasteleras y dulces para aportar densidad y fijar sabor o en carnes para retener el agua.

Lo podemos encontrar en los famosos caramelos masticables Sugus o en multitud de natillas, como las natillas Alpro Soja.

 

Almidón modificado. Peligrosidad

Los almidones en sí aparentan ser inofensivos, pero el desconocimiento de los químicos utilizados en su procesamiento hace que sean varios los nutricionistas que cuestionan su efecto en nuestra salud.

Se han dado casos en los que su consumo excesivo ha provocado un malestar digestivo temporal.

Categorías
¿Sabías que...?

Maltodextrina – Diccionario de aditivos alimentarios

La maltodextrina es un edulcorante calórico y que también ejerce como potenciador del sabor. Está fabricado con arroz, patatas o, más frecuentemente, con harina de maíz. Tras pasar una serie de tratamientos con enzimas y ácidos, puede llegar a convertirse en un espesante.

Debido a sus propiedades, la maltodextrina se utiliza con cada vez más popularidad en fórmulas para atletas y fisioculturistas. Su uso como suplemento permite ganar peso y controlar el consumo de calorías. Además permiten a tus músculos conservarse fácilmente y no llegar tan rápidamente al agotamiento.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Maltodextrina. Dónde encontrarla

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Se encuentra en fruta enlatada, salsas, aderezos, aperitivos, bombones y chocolate.

Un famoso ejemplo de utilización de maltodextrina lo tenemos en las patatas fritas Pringles. También podemos encontrar la maltodextrina en el caldo de pescado de la marca Knorr. Además la maltodextrina forma parte del endulzante Splenda.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Maltodextrina. Peligrosidad

[symple_box color=”green” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

La maltodextrina, como otros azúcares, tiene la capacidad de subir tu nivel de azúcar en sangre y tus niveles de insulina.

Como decíamos al comienzo del artículo, la maltodextrina se utiliza en el ámbito deportivo debido a que se metaboliza más fácilmente que otros hidratos de carbono. De esta forma puedes utilizar su energía en entrenamientos o competiciones. Además, y debido a su consistencia, se utiliza en batidos para pérdida o mantenimiento de peso, ya que tiene una gran capacidad saciante.

Como cualquier hidrato de carbono, la maltodextrina te aporta un número de calorías que puede llevar a la ganancia de peso.

En cuanto a alergias o contraindicaciones, deberían tener mucho cuidado los celiacos, aquellos con alergia al trigo, el maíz, las patatas o cualquier alimento rico en almidón desde el que se extraiga la maltodextrina.

En definitiva, un aditivo utilizado como edulcorante que actúa como hidrato de carbono con mayor capacidad de asimilación que estos. No es recomendable su utilización en exceso, pero, hasta que no se demuestre lo contrario, de momento no hay estudios que confirmen su peligrosidad.

[/symple_box]

Categorías
¿Sabías que...?

Proteína vegetal hidrolizada – Diccionario de aditivos alimentarios

La proteína vegetal hidrolizada es un aditivo utilizado para realzar el sabor de los alimentos que la incluyen. Su creación se produce al utilizar calor y componentes químicos para descomponer vegetales (en su mayor parte soja) en los aminoácidos que los forman.

La utilización de proteína vegetal hidrolizada permite a los fabricantes de alimentos conseguir un sabor más fuerte con menos cantidad de ingredientes. Puede aparecer en nuestros alimentos como proteína vegetal hidrolizada, proteína vegetal hidrolizada de soja, proteína vegetal hidrolizada de caseína, proteína vegetal hidrolizada de maíz, etc. dependiendo de su origen proteico.

También puede hacer su aparición sin incluir la palabra vegetal, presentándose como proteína hidrolizada o en sus diferentes versiones de proteína hidrolizada de soja, de caseína, de maíz, etc. Aunque no parece mala idea utilizar un producto natural para mejorar el sabor de nuestros alimentos, ahora explicaremos porqué no es tan brillante.

Proteína vegetal hidrolizada. Dónde encontrarla

Se encuentra en sopas, comidas congeladas, salsas, aperitivos, multitud de productos con sabor a carne de ternera o de pollo, saborizantes, caldos, ensaladas, postres y platos preparados.

Un ejemplo lo tenemos en las patatas fritas Lay’s Sabor Jamón y en la Base para sopas sabor pollo de Knorr.

Proteína vegetal hidrolizada. Peligrosidad

Un efecto del consumo de proteína vegetal hidrolizada es la creación de glutamato monosódico o E-621. Así tenemos un ingrediente que está relacionado con problemas de nauseas y dolores de cabeza presente en alimentos que, al no ser añadido directamente, no lo incluyen en su etiqueta de ingredientes.

Un componente muy problemático para aquellas personas sensibles al glutamato monosódico o a la soja y perjudicial para todos por su asociación con efectos nocivos para nuestra salud. Su contenido en glutamato monosódico puede llegar hasta el treinta por ciento y en ocasiones ha sido relacionada con casos de salmonela. Por todo esto, no podemos hacer más que recomendar el evitar su ingesta.