Categorías
Noticias

El té verde aumenta nuestra memoria

El té verde es conocido por múltiples beneficios, entre ellos sus efectos anti cancerígenos, problemas cardíacos o diabetes tipo 2. Ahora podemos sumarle uno más ya que un nuevo estudio indica que mejora las funciones cognitivas de nuestro cerebro, especialmente la memoria de trabajo.

Esta memoria de trabajo es un tipo de memoria de corto plazo que nos permite combinar percepciones instantáneas de recuerdos cortos con el recuerdo de experiencias pasadas, lo que nos lleva a olvidarnos de que nuestra memoria (valga el juego de palabras) es algo más que un “almacén de recuerdos”.

El equipo encargado de la investigación realizado en el University Hospital de Basilea, en Suiza, ha concluido que sus resultados sugieren que el té verde podría ser prometedor para solventar problemas cognitivos asociados a desordenes neuropsiquiátricos, como por ejemplo la demencia.

Repasando, encontramos que el té verde es originario de China e India y que, al contrario que el resto de estas bebidas, el té verde está formado por hojas que no se han oxidado, lo que lo convierte en un ingrediente rico en antioxidantes.

Anteriores estudios ya alababan esta bebida, asociándola a efectos beneficiosos en el riesgo de sufrir derrames cerebrales o luchar contra el cáncer de próstata.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

El té verde incrementa la conectividad en nuestro cerebro

Bueno, vamos el estudio. Esta investigación se realizó utilizando 12 voluntarios jóvenes, del sexo masculino y con una edad media de 24.1 años.

A algunos de ellos se les suministró una bebida que contenía 27.5 gramos de extracto de té verde, mientras que al resto se les ofreció la misma bebida sin este componente. Por supuesto, ninguno sabía quién estaba tomando una u otra.

Tras esto, los participantes tuvieron que realizar una serie de tareas relacionadas con la memoria de trabajo. Durante estas tareas, su cerebro era analizado gracias a una resonancia magnética.

Lo curioso es que los investigadores encontraron que aquellos que habían consumido la bebida con té verde mostraron un incremento en la conectividad entre el lóbulo parietal superior derecho y el córtex frontal del cerebro. Precisamente esta actividad está relacionada con la mejora de las tareas que utilizan la memoria de trabajo.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Té verde y tratamientos contra la demencia

Este incremento de conectividad en nuestro cerebro podría ser un indicador eficaz para utilizarlo en tratamientos contra la demencia.

Al menos esto es una buena idea en teoría, porque en la práctica, aquellos que tomaron extracto de té verde no ofrecieron un rendimiento claramente superior al realizar las tareas comparados con aquellos que no lo tomaron.

Según los investigadores, esto podría deberse a que el grupo de estudio no era lo suficientemente grande. Aún así, se convierte en un pequeño paso que podría ser un gran salto en la investigación de la demencia.

Categorías
Noticias

Cafeína y memoria podrían estar relacionados

Es de sobra conocido y demostrado que la cafeína tiene varios beneficios para nuestra salud. Ahora, un nuevo estudio revela que una dosis de cafeína tras una jornada de estudio podría ayudar a incrementar la memoria a largo plazo. Todo esto de acuerdo al estudio publicado en Nature Neuroscience.

El equipo encargado de la investigación ya sabía de los efectos de la cafeína como ayuda cognitiva, pero nunca nadie se había fijado en la relación entre esta y la memoria a largo plazo. Para llevar a cabo el estudio entre cafeína y memoria, tomaron un grupo de 160 personas entre 18 y 30 años y realizaron los siguientes pasos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. El estudio

El primer día del estudio entre cafeína y memoria, les fueron mostradas varias fotografías a los participantes preguntándoles si los artículos que aparecían en ellas eran de interior o de exterior. Tras ello y sin dejar pasar mucho tiempo, les fue administrada cafeína en píldoras con una cantidad de 200 mg. A otros se les entregó simplemente un placebo.

Al día siguiente, a todos ellos les fueron mostradas las mismas fotografías y añadiendo alguna nueva. Aquí los investigadores preguntaban si la fotografía era la misma que la vez anterior, similar o totalmente nueva.

Con este simple procedimiento, los investigadores averiguaron que aquellos que tomaban cafeína tenían más facilidad para identificar las fotografías que eran similares a las anteriores, comparados con aquellos que solamente tomaron el placebo En cuanto a las fotografías que eran antiguas o nuevas, los dos grupos podían diferenciarlas sin problema.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. Cantidad recomendada

El equipo investigador continuó con las pruebas variando las dosis utilizando 100 mg y 300 mg de cafeína. Así descubrieron que el rendimiento de los sujetos era mayor con la dosis de 200 mg respecto a la de 100 mg, pero que no había cambios aparentes entre la de 200 mg. y 300 mg. Así determinaron que la cantidad idónea para observar mejoras en la memoria a largo plazo eran los 200 mg. mencionados.

También descubrieron que la mejora en la relación cafeína y memoria no aparecía si la cafeína era consumida una hora antes de realizar la prueba de identificación de fotografías.

Los investigadores comunicaron que existen muchas posibilidades diferentes para explicar como la cafeína puede aumentar la memoria a largo plazo. Por ejemplo, la cafeína podría bloquear una molécula llamada adenosina, impidiendo así que la norepinefrina cumpla con su función. Esta norepinefrina está relacionada con efectos positivos en nuestra memoria.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cafeína y memoria. Beneficios y riesgos

Son muchos los estudios realizados ya sobre la cafeína y varias de sus relaciones. Son tan variados que podemos encontrar cantidad de estudios positivos  y otra similar de estudios negativos. Entre los optimistas tenemos que las bebidas con cafeína podrían reducir el riesgo de enfermedades en el hígado y otros indican que unas tazas de café al día podrían reducir el riesgo de suicidio.

Frente a estas buenas nuevas tenemos una serie de estudios con malas noticias. Entre ellos, uno indica que la cafeína altera nuestros patrones de sueño. Además, hace relativamente poco, ha aparecido la noticia de que la cafeína incluida en las bebidas energéticas podría alterar nuestra frecuencia cardiaca.

Muy interesante este descubrimiento entre cafeína y memoria, especialmente para los estudiantes y cualquier persona que desee mejorar su memoria a largo plazo. Sea en la presentación que sea, un poco de cafeína al día puede que os ayude.