Categorías
Noticias

Dieta mediterránea y obesidad infantil

Un último estudio relaciona dos conceptos: dieta mediterránea y obesidad infantil y concluye que aquellos niños que siguen una dieta mediterránea tienen un 15% menos de probabilidad de desarrollar obesidad.

Después de atribuir varios beneficios a esta dieta mediterránea entre los que podemos citar la reducción del riesgo de sufrir diabetes tipo 2 o problemas arteriales, ahora debemos añadir una nueva buena noticia: los niños que siguen esta dieta tienen menos posibilidades de desarrollar sobrepeso u obesidad.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. El estudio

El estudio fue desarrollado por la University of Gothenburg en Suecia y presentado en el European Congress on Obesity de Sofia, en Bulgaria. En él se tomaron datos de ocho países europeos: España, Suecia, Alemania, Italia, Chipre, Bélgica, Estonia y Hungría.

Como seguro sabréis, la dieta mediterránea se basa en verduras, vegetales, cereales y legumbres, además de apoyar al pescado sobre la carne, especialmente la roja. A esto debemos añadirle una ligera actividad física diaria y la no menos importante compañía de amigos y familiares durante nuestras comidas.

El estudio se centró en una serie de entrevistas a los padres de los niños en el que se les preguntaba cuantas veces consumían una serie de alimentos. Tras hablar también con los hijos, se les realizaron unas medidas de peso, altura, perímetro abdominal y porcentaje de grasa corporal para determinar los resultados.

Tras esto, se estableció un sistema de puntuación dando mayor importancia a los alimentos típicos de la dieta mediterránea que antes hemos mencionado. De esta forma elaboraron un ranking con esta puntuación y obtuvieron unos resultados cuanto menos sorprendentes.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. Los resultados

Y es que resulta que el país que obtuvo una mayor puntuación gracias a la alimentación de sus niños fue Suecia, mientras que un país en pleno Mediterraneo ocupó la última posición. En concreto fueron los chipriotas los encargados de situarse a la cola de la clasificación.

El resultado definitivo del estudio fue que los niños que siguen la dieta mediterránea tenían un 15% menos de probabilidades de sufrir sobrepeso u obesidad y menos posibilidades de aumentar de peso (entre un 10 y un 15 por ciento), así como de incrementar perímetro abdominal y grasa corporal.

Añadir que no se descubrió ninguna relación o diferencia por edad, sexo, país o clase social. Así que si tenéis niños y siguen una dieta mediterránea, enhorabuena. Y sino, no es mal momento para comenzar.

Categorías
Noticias

Cacahuetes y embarazo. Las alergias de tus hijos disminuirán

Las reacciones alérgicas a los cacahuetes y otros frutos secos pueden ir desde simples molestias hasta problemas de gravedad. Un nuevo estudio indica que cacahuetes y embarazo están relacionados en la medida que las mujeres embarazadas que no son alérgicas a estos y pueden comerlos durante el embarazo disminuyen el riesgo de que sus hijos desarrollen una alergia alimentaria.

Todo esto según un estudio publicado en JAMA Pediatrics que índica que la existencia de alergias a cacahuetes en niños se ha triplicado entre los años 1997 y 2010. Según sus datos, un 1.4% de los niños tendrían esta patología.

Estas alergias comienzan normalmente en la niñez, en concreto con la primera exposición al alimento. por esto, investigadores del Dana-Farber Children’s Cancer Center de Boston observaron la relación entre cacahuetes y embarazo. Más concretamente, entre madres embarazadas que comían cacahuetes o frutos secos y el riesgo de sus hijos de sufrir alergias alimentarias.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Cacahuetes y embarazo. El estudio

Los investigadores analizaron a los niños nacidos de madres que indicaban su dieta antes, durante y después del embarazo. En total, fueron 8.205 los niños incluidos en el estudio, de los cuales 308 presentaron alergias alimentarias, con un total de 140 casos de alérgicos a cacahuetes o frutos secos.

Los niños cuyas madres no tenían alergia y consumían la mayor cantidad de cacahuetes o frutos secos con un mínimo de cinco veces a la semana, tenían el menor riesgo de desarrollar una alergia alimentaria. Además, los investigadores observaron que esta disminución del riesgo no se presentaba en los niños cuyas madres ya tenían alergia a cacahuetes o frutos secos.

Los investigadores declararon que su estudio daba la razón a la teoría de que una temprana exposición a los alergenos disminuye las posibilidades de desarrollar alergias alimentarias durante la niñez. Aunque comentaron que son necesarios estudios posteriores para corroborar sus hallazgos, añadieron que este estudio apoya la decisión de revocar las recomendaciones de restricción de cacahuetes o frutos secos durante el embarazo o la lactancia.

Concluyen indicando que la mujer no debería restringir su dieta durante el embarazo. Por supuesto, las mujeres alérgicas a cacahuetes o frutos secos no deben consumirlos, pero el resto deben conocer los beneficios de comer una amplia variedad de alimentos durante su embarazo.