Categorías
Noticias

Dieta mediterránea y obesidad infantil

Un último estudio relaciona dos conceptos: dieta mediterránea y obesidad infantil y concluye que aquellos niños que siguen una dieta mediterránea tienen un 15% menos de probabilidad de desarrollar obesidad.

Después de atribuir varios beneficios a esta dieta mediterránea entre los que podemos citar la reducción del riesgo de sufrir diabetes tipo 2 o problemas arteriales, ahora debemos añadir una nueva buena noticia: los niños que siguen esta dieta tienen menos posibilidades de desarrollar sobrepeso u obesidad.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. El estudio

El estudio fue desarrollado por la University of Gothenburg en Suecia y presentado en el European Congress on Obesity de Sofia, en Bulgaria. En él se tomaron datos de ocho países europeos: España, Suecia, Alemania, Italia, Chipre, Bélgica, Estonia y Hungría.

Como seguro sabréis, la dieta mediterránea se basa en verduras, vegetales, cereales y legumbres, además de apoyar al pescado sobre la carne, especialmente la roja. A esto debemos añadirle una ligera actividad física diaria y la no menos importante compañía de amigos y familiares durante nuestras comidas.

El estudio se centró en una serie de entrevistas a los padres de los niños en el que se les preguntaba cuantas veces consumían una serie de alimentos. Tras hablar también con los hijos, se les realizaron unas medidas de peso, altura, perímetro abdominal y porcentaje de grasa corporal para determinar los resultados.

Tras esto, se estableció un sistema de puntuación dando mayor importancia a los alimentos típicos de la dieta mediterránea que antes hemos mencionado. De esta forma elaboraron un ranking con esta puntuación y obtuvieron unos resultados cuanto menos sorprendentes.

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta mediterránea y obesidad infantil. Los resultados

Y es que resulta que el país que obtuvo una mayor puntuación gracias a la alimentación de sus niños fue Suecia, mientras que un país en pleno Mediterraneo ocupó la última posición. En concreto fueron los chipriotas los encargados de situarse a la cola de la clasificación.

El resultado definitivo del estudio fue que los niños que siguen la dieta mediterránea tenían un 15% menos de probabilidades de sufrir sobrepeso u obesidad y menos posibilidades de aumentar de peso (entre un 10 y un 15 por ciento), así como de incrementar perímetro abdominal y grasa corporal.

Añadir que no se descubrió ninguna relación o diferencia por edad, sexo, país o clase social. Así que si tenéis niños y siguen una dieta mediterránea, enhorabuena. Y sino, no es mal momento para comenzar.

Categorías
Noticias

Proteína contra la obesidad. Un nuevo descubrimiento permitiría nuevos tratamientos

Según el Centers for Disease Control and Prevention (CDC) más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos. Según la FAO, en España este porcentaje baja al 24,1%. Para ayudar a reducir estos datos alarmantes, un nuevo estudio publicado en Journal of Neuroscience anuncia el descubrimiento de una nueva proteína contra la obesidad.

En concreto muestra como una proteína del cerebro regula la ingesta de comida y el peso corporal, lo que podría abrir una nuevo vía para los tratamientos contra la obesidad. Además este estudio podría explicar cómo algunos medicamentos provocan que sus consumidores ganen peso.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Proteína contra la obesidad. El descubrimiento

Los investigadores descubrieron que la proteína alpha2/delta-1, que no había sido asociada anteriormente con problemas de obesidad, ayuda a una función denominada BDNF (brain-derived neurotrophic factor o factor neutrófico derivado del cerebro).

Pues resulta que este BDNF es crucial en la supresión del apetito. Y, curiosamente, en este último estudio, el equipo de científicos encontró que bajos niveles de BDNF se asociaban a la reducción de la función de la alpha2/delta-1 en el hipotálamo, que es la zona del cerebro que juego un papel fundamental en la regulación de nuestro peso y la ingesta de alimentos.

Las pruebas se realizaron en ratones a los que se les suprimió la proteína alpha2/delta-1. Esto llevó a los roedores a consumir un 39% más de comida, con el lógico aumento de peso. Con esto se confirmaba la función de esta proteína contra la obesidad.

Por si esto no fuera prueba suficiente, cuando se le restauró la proteína al animal, los niveles de BDNF se redujeron, el ratón comía menos, ganaba menos peso y sus niveles de azúcar en sangre volvieron a la normalidad. Los ratones consumían entre un 15 y un 20% menos de alimento.

Tan sólo con restaurar la función de la proteína alpha2/delta-1, conseguían reducir desordenes metabólicos relacionados con la obesidad, como hiperglucemia o déficit de glucosa.

De esta forma, y dado que las deficiencias de BDNF también están asociadas a el desarrollo de obesidad en humanos, podrían desarrollarse nuevos tratamientos contra este problema basados en la proteína alpha2/delta-1 convirtiéndola en la nueva proteína contra la obesidad.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Proteína contra la obesidad. Medicamentos

Además este descubrimiento no irá sólo en beneficio de las dietas alimenticias, sino que esta proteína contra la obesidad también ayudará a todos aquellos que ganan peso debido a las medicaciones que toman.

Los investigadores creen que los medicamentos consiguen este aumento de nuestro peso inhibiendo la proteína alpha2/delta-1 en el hipotálamo, con lo que este descubrimiento puede llevar a realizar nuevos tratamientos que puedan detener este aumento de peso provocado por las medicaciones.

Pero esto no termina aquí, porque el equipo encargado del descubrimiento piensa averiguar la relación entre la sensación de saciedad con esta nueva proteína. Veremos como termina el estudio completo porque esta nueva proteína contra la obesidad tiene pinta de ser una revolución en varios aspectos relacionados con la obesidad y la ganancia de peso.