Categorías
Noticias

Una dieta rica en proteínas podría provocar problemas renales

Una dieta rica en proteínas como la famosa dieta Dukan se está convirtiendo en una alternativa cada vez más popular a la dietas que intentan reducir la cantidad de calorías ingeridas. Sin embargo, científicos de la Universidad de Granada han concluido, mediante estudios realizados en ratones, que una dieta rica en proteínas incrementa el riesgo de aparición de piedras en el riñón y de otros problemas renales.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta rica en proteínas. La dieta Dukan

La dieta rica en proteínas del Dr. Pierre Dukan ha tenido un tirón popular enorme en los últimos años debido a su seguimiento por parte de famosos como la Duquesa de Cambridge, que la utilizó para poder meterse en su vestido de boda, o Jennifer Lopez, que hizo lo propio para recuperar su figura después de ser mamá.

Para que os hagáis una idea, en Francia, país nativo del Dr. Dukan, cerca de dos millones de personas siguen esta dieta.

¿Que la siga tanta gente quiere decir que la dieta es buena? No, sólo que es popular. La dieta Dukan levanta multitud de sospechas. La British Dietetic Association la ha colocado como la dieta a evitar número 1 en los años 2010, 2011 y 2012.

La razón que dan es que el mismo Dr. Dukan ha avisado de los problemas de salud provocados por su dieta. Entre ellos encontramos falta de energía, constipado, deficiencia de vitaminas y minerales o mal aliento.

En 2012, se efectuó un estudio que demostraba que cuatro de cada cinco seguidores de esta dieta habían recuperado todo el peso perdido gracias a ella en un periodo de 3 años. Estos cambios de peso pueden llevar a provocar hipertensión, diabetes y problemas cardiacos.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta rica en proteínas. Nuevo estudio en Granada

En el estudio causante de esta noticia, los científicos granadinos alimentaron a diez ratas con una dieta que constaba de proteína en un 45%, mientras que otras diez ratas de control fueron alimentadas con niveles normales de proteína. Esta alimentación se llevó a cabo durante 12 semanas (equivalente a 9 años en términos humanos).

Durante este periodo las ratas que siguieron la dieta rica en proteínas perdieron un 10% de su peso. Pero el peso de los riñones en estas ratas se incrementó un 22%, los capilares que filtran sangre a los riñones incrementaron su tamaño en un 13%, y el colágeno alrededor de estos capilares aumentó en un 32%.

Los niveles de citrato en la orina de las ratas fueron un 88% inferior y su PH urinario un 15% más ácido.

Traduciendo, una baja cantidad de citrato en la orina y el engrosamiento de los riñones son factores de riesgo para la formación de piedras en el riñón. A esto hay que añadir el alto PH en la orina que es un síntoma de fallo renal.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Dieta rica en proteínas. Peligros para nosotros

A pesar de todos estos descubrimientos y de las similitudes fisiológicas y metabólicas entre ratas y humanos, los investigadores responsables del estudio han comentado que los resultados han de ser tomados con cautela.

Para evitar estos riesgos, la Dra. Aparicio, una de las responsables del estudio, recomienda comer grandes cantidades de fruta y verdura, que nos ayudarán a reducir el riesgo de formación de piedras en el riñón.

Además, aunque no indica o anima a dejar este tipo de dietas ricas en proteínas, recomienda a las personas que las siguen que hagan ejercicio de forma regular para incrementar el tejido activo, que reduce el efecto rebote que se produce al dejar de seguir una dieta.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Lo único que sacamos en claro es un motivo más para valorar si deseamos hacer este tipo de dietas o no. Hasta que no se demuestre algo claramente, la decisión de seguir una dieta rica en proteínas dependerá de cada uno. Y demostrar algo en el caso de las dietas cuesta. Y mucho.

Categorías
¿Sabías que...?

Barritas energéticas. ¿Qué te aportan?

Si hay algo que muchas personas buscan en su alimentación diaria, eso es la comodidad. Si podemos encontrar algo que nos aporte la energía que necesitamos, que nos haga estar menos cansados, aumente nuestra musculatura o nos ayude a perder peso de una manera fácil y rápida, podéis estar seguros que será el primer producto que desaparezca de las estanterías de nuestro supermercado. Esa es la razón de ser de las barritas energéticas y la responsable de que su mercado se haya disparado en los últimos años.

A todo lo anteriormente mencionado añádele un empaquetado atractivo y llamativo y tendrás el alimento perfecto. Eso si estuviéramos viviendo en un mundo ideal. En la realidad, cuando abres el envoltorio de una de estas barritas energéticas, te sueles encontrar poco más que azúcar, aceite y vitaminas y minerales añadidos. A esto súmale su alto precio y que en muchas ocasiones son poco más que golosinas de proteínas y estamos ante uno de esos alimentos que no se corresponden con lo que sugiere su nombre. ¿Nos acompañáis en un recorrido revisando sus verdades?

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Barritas energéticas. No hay tanta proteína como parece

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Muchas de estas barritas energéticas que se venden como sustitutivas de comidas no tienen tanta proteína como aparentan. En sus ingredientes puedes encontrar nombres como colágeno hidrolizado o gelatina hidrolizada. Son poco más que sinónimos para no indicar otros productos menos atractivos como pies de cerdo. El problema es que tanto el colágeno como a la gelatina hacen que las barritas energéticas tengan proteínas de menor calidad que otros productos que no los contengan debido a la ausencia de una aminoácido esencial para crear una proteína completa.

Aclarando que podemos encontrar barritas energéticas tanto de hidratos como de proteínas, si quieres unas barritas energéticas que te aporten proteína de calidad, busca alguna que incluya la caseína o proteína de suero de leche como primer o segundo ingrediente. Estas proteínas lácteas contienen todos los aminoácidos esenciales necesarios para tu musculatura. Investigadores de la Baylor University demostraron que las personas que tomaban una mezcla de proteínas de suero de leche y caseina tras su entrenamiento desarrollaban un 50% más de masa muscular que aquellos que no lo hacían.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Barritas energéticas. Alteraciones hormonales

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

En algunas barritas energéticas puedes encontrar el indicador de proteína natural. Normalmente esta proteína proviene de la soja, que, según varios investigadores, se ha mostrado como causante del aumento de las glándulas mamarias en los hombres, conocido como ginecomastia.

Todo esto provocado por dos componentes orgánicos: genisteina y daidzeina. Ambos son conocidos como fitoestrógenos o estrógenos producidos por plantas. Si te pasas con el consumo de estos ingredientes estarás cada vez más cerca de una catástrofe hormonal. Vigila el etiquetado.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Barritas energéticas. Azúcar y sus derivados

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Muchas barritas energéticas supuestamente saludables están repletas de azúcar o de algunos de sus derivados, que pueden contrarrestar cualquier beneficio que te otorguen el resto de los ingredientes. Aunque parezca contradictorio, si quieres estar seguro de lo que comes, sería preferible que las barritas energéticas contuvieran azúcar en baja cantidad antes que cualquier otro edulcorante artificial peligroso para nuestra salud.

Observa que el número de ingredientes no se dispare y recuerda que cuanto más larga es la lista y las palabras son más difíciles de pronunciar, más lejos está de ser comida real. A partir de cinco ingredientes empezarías a perder la pista de lo que realmente estás comiendo.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Barritas energéticas. No aumentan tu energía

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Muchas compañías se aprovechan de los significados que podemos asociar al concepto barritas energéticas. No son pocos los consumidores que esperan que esas barritas energéticas les hagan ser más productivos en su trabajo, en el deporte o en el resto de actividades diarias.

Nutricionalmente hablando, energía significa solamente calorías. Así que a no ser que necesites recuperarte de un esfuerzo titánico como un maratón o un entrenamiento muy intenso, quizás esa energía no sea para ti.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Barritas energéticas. Versiones light

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Las barritas energéticas bajas en azúcar o sin azúcar parecen dar la impresión de ser más saludables y rentables para sus fabricantes. Pues bien, en ocasiones encontramos ingredientes como el malitol o el sorbitol que son alcoholes del azúcar y que pueden provocar gases o diarreas cuando se toman en dosis altas.

Recomiendo a todos los aficionados a estas barritas energéticas light que observen detenidamente la información nutricional, ya que, en ocasiones, el indicador de baja en azúcar no quiere decir que tengan menos calorías que una versión normal. Por poner un ejemplo con los ingredientes anteriores, el malitol tiene un 75% de las calorías del azúcar, pero no es tan dulce como esta y se debe añadir más cantidad para obtener el mismo sabor.

[/symple_box]

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

En definitiva, si quieres consumir barritas energéticas, es recomendable optar por aquellas que tengan un menor número de ingredientes y con los nombres más claros y comprensibles. Sino, siempre te queda la opción de acudir al típico recurso de un bocadito de pan con queso.

 

Categorías
Noticias

Proteína contra la obesidad. Un nuevo descubrimiento permitiría nuevos tratamientos

Según el Centers for Disease Control and Prevention (CDC) más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos. Según la FAO, en España este porcentaje baja al 24,1%. Para ayudar a reducir estos datos alarmantes, un nuevo estudio publicado en Journal of Neuroscience anuncia el descubrimiento de una nueva proteína contra la obesidad.

En concreto muestra como una proteína del cerebro regula la ingesta de comida y el peso corporal, lo que podría abrir una nuevo vía para los tratamientos contra la obesidad. Además este estudio podría explicar cómo algunos medicamentos provocan que sus consumidores ganen peso.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Proteína contra la obesidad. El descubrimiento

Los investigadores descubrieron que la proteína alpha2/delta-1, que no había sido asociada anteriormente con problemas de obesidad, ayuda a una función denominada BDNF (brain-derived neurotrophic factor o factor neutrófico derivado del cerebro).

Pues resulta que este BDNF es crucial en la supresión del apetito. Y, curiosamente, en este último estudio, el equipo de científicos encontró que bajos niveles de BDNF se asociaban a la reducción de la función de la alpha2/delta-1 en el hipotálamo, que es la zona del cerebro que juego un papel fundamental en la regulación de nuestro peso y la ingesta de alimentos.

Las pruebas se realizaron en ratones a los que se les suprimió la proteína alpha2/delta-1. Esto llevó a los roedores a consumir un 39% más de comida, con el lógico aumento de peso. Con esto se confirmaba la función de esta proteína contra la obesidad.

Por si esto no fuera prueba suficiente, cuando se le restauró la proteína al animal, los niveles de BDNF se redujeron, el ratón comía menos, ganaba menos peso y sus niveles de azúcar en sangre volvieron a la normalidad. Los ratones consumían entre un 15 y un 20% menos de alimento.

Tan sólo con restaurar la función de la proteína alpha2/delta-1, conseguían reducir desordenes metabólicos relacionados con la obesidad, como hiperglucemia o déficit de glucosa.

De esta forma, y dado que las deficiencias de BDNF también están asociadas a el desarrollo de obesidad en humanos, podrían desarrollarse nuevos tratamientos contra este problema basados en la proteína alpha2/delta-1 convirtiéndola en la nueva proteína contra la obesidad.

[symple_divider style=”fadeout” margin_top=”20px” margin_bottom=”20px”]

Proteína contra la obesidad. Medicamentos

Además este descubrimiento no irá sólo en beneficio de las dietas alimenticias, sino que esta proteína contra la obesidad también ayudará a todos aquellos que ganan peso debido a las medicaciones que toman.

Los investigadores creen que los medicamentos consiguen este aumento de nuestro peso inhibiendo la proteína alpha2/delta-1 en el hipotálamo, con lo que este descubrimiento puede llevar a realizar nuevos tratamientos que puedan detener este aumento de peso provocado por las medicaciones.

Pero esto no termina aquí, porque el equipo encargado del descubrimiento piensa averiguar la relación entre la sensación de saciedad con esta nueva proteína. Veremos como termina el estudio completo porque esta nueva proteína contra la obesidad tiene pinta de ser una revolución en varios aspectos relacionados con la obesidad y la ganancia de peso.